Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

domingo, 20 de noviembre de 2011

Día de la Soberanía Nacional

Noventa buques mercantes, veinte de guerra, dice la canción.Aquél día y en ese lugar del río, como ocurriría después en otros lugares río arriba se había puesto cadenas para impedir el paso de la flota anglo-francesa y de los mercantes que venían tras ellos.La orden de impedirles el paso era del propio Rosas en ese entonces gobernador de Buenos Aires y encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina.
Se trataba de una afirmación de la soberanía nacional sobre los ríos interiores y así lo entendió el general San Martín que le legó su espada a Rosas, aunque fue vista por muchos enemigos políticos de Rosas (refugiados en Montevideo y disponibles para entrar en cualquier componenda) como un "capricho" del "tirano". Más compleja aún era la situación para provincias como Corrientes cuyo gobernador Ferré siempre había pedido la libre navegación de los ríos desde una postura de federalismo. Pero eran dos temas distintos confusamente mezclados: los buques extranjeros (algunos de guerra) entrando sin permiso no constituían una muestra de federalismo sino del atropello que hace el más fuerte a los que considera más débiles. Lamentablemente a la hora de elegir el gobernador de Corrientes no lo hizo por la soberanía nacional.
Igualmente no le esperaba a la flota un paseo campestre,pasaron Vuelta de Obligado pero en diferentes tramos del recorrido los esperaba una resistencia que le fue subiendo los costos a una expedición que era ante todo comercial.La victoria anglo-francesa de vuelta de Obligado les resultó pírrica.
Hubo otra ironía digna de ser mencionada. Carlos Antonio López gobernaba Paraguay en aquel entonces. Sus relaciones con Rosas eran tensas porque este se negaba a reconocer la independencia del Paraguay considerando que debía permanecer como una provincia de la Confederación, y llegó a negociar tanto con los unitarios como con los brasileños . Debido a la posición mediterránea de Paraguay apoyaba la libre navegación de los ríos. Años después, vencido el "tirano"  y gobernado Paraguay el hijo del Carlos, Francisco Solano López cuando éste reclamó al gobierno argentino por el paso de buques de guerra brasileños por el Paraná en dirección a Paraguay (Argentina todavía era neutral en ese momento) le contestaron invocando la "libre navegación de los ríos". Los unitarios, ahora gobernantes, no habían olvidado nunca qué defendían realmente (no la soberanía nacional precisamente).
De estos episodios se pueden extraer lecciones, o no. Lo cierto es que las invasiones no siempre son tan solapadas, los ejércitos de "economistas" ,"asesores" de organismos internacionales y las ONGs de propósitos variopintos no llevan cañones ni misiles,pero son tanto o más eficaces para roer soberanía a una nación. Pero eso no significa que el pacifismo gobierne el mundo. Las invasiones del actual imperio (EEUU) a Irak, Afganistán, el bombardeo de la OTAN a Libia, las amenazas a Irán,sus bases militares desparramadas por el  mundo son la cara armada de un mecanismo mucho más complejo cuyo objetivo sigue siendo el mismo. Expoliar las riquezas a escala mundial : tal como ayer detrás de los buques de guerra, están los mercaderes.Y frente a eso es poco lo que un país pequeño puede hacer. En verdad aún no está comprobado que la Unasur toda pueda salir a flote , pero es la única oportunidad concreta que América del Sur tiene frente al mundo del que nunca dejó de pertenecer pero al cual no aspira a someterse... Y ayer como hoy los más peligrosos enemigos que tiene son internos, algunos inclusive bienintencionados pero no por eso menos perniciosos.

2 comentarios:

  1. Estuve pensando mucho en estos días en los "enemigos internos". No solo no resignan su acción ante un 54% sino que han sumado esfuerzos por donde estén.

    ResponderEliminar
  2. Y es que están lejos de haber sido vencidos. Después de todo sus armas más importantes no son las de la democracia (a ella recurren como accesorio pero sin querer que el pueblo se la tome en serio).

    ResponderEliminar