Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

viernes, 25 de noviembre de 2011

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

Un pequeño aporte

Violencia es golpear, violencia es maltratar verbalmente, violencia es también pagar menos por el mismo trabajo, violencia es cosificar a un individuo y también invisibilizarlo, negando su existencia. Violencia es negar la posibilidad de un deseo propio independiente de la mirada ajena. Violencia es criminalizar el aborto mientras se obstaculizan la educación sexual y el acceso a los anticonceptivos.
La violencia a veces se disfraza de cortesía : hay que cuidarse de las jaulas de oro tanto como de las de acero. Una forma inteligente de insultar es atribuirle a una persona cualidades menores (peor aún cualidades que se vuelven menores al serles atribuidas) para negarle la posibilidad de las mayores. Un ejemplo es alabar la “intuición femenina” o hablar del “exceso de memoria” para luego negar la inteligencia femenina, otro es la pequeña trampa de decir que las mujeres pueden cocinar bien en casa pero jamás serán buenas cheffs. Suena bonito hablar de “complementariedad” pero salta a la vista el engaño cuando una de las dos partes siempre recibe la porción menos reconocida socialmente. Por decir algo ahora están de moda los “estudios” que muestran que en promedio que las mujeres tienen más facilidad para lo verbal y los hombres para las matemática, pero son interpretados como que las mujeres no deben o no pueden estudiar matemáticas sin que por ello los hombres hayan abandonado la oratoria o la escritura (de hecho durante siglos las mujeres tuvieron vedado el acceso a la escritura y debieron usar pseudónimos masculinos para publicar sus obras, y aún hoy se considera que las mujeres escriben principalmente de temas “femeninos” y los hombres de temas “serios”).
Los dobles estándares son una forma de opresión: si un atributo es una virtud en los hombres y se vuelve defecto al ser ejercida por una mujer algo anda mal. Las muchas conquistas que hacen triunfador a un hombre ¿vuelven puta a una mujer?... pero también la voluntad y el don de mando que si son utilizadas por una mujer son percibidas como confrontación , soberbia , autoritarismo...
La violencia contra las mujeres no es sólo un problema de las mujeres: no puede hablarse de una verdadera democracia si la mitad de la sociedad se ve privada de sus derechos, y más aún si desconoce la existencia de dichos derechos porque ha sido educada creyendo que calladita está más linda. El educador debe ser educado primeramente y en este terrible círculo las mujeres han interiorizado muchas veces el discurso que las condena (que nos condena). Pero la rebelión para ser eficaz debe venir de ambos lados: es tarea de la mujer levantar la cabeza y es tarea del hombre darse cuenta que al humillar a la mujer se pone el mismo en una posición absurda. El que se pone en posición de amo mal puede confiar en el amor de su esclavo.
Una mujer incapaz de hacer hacer nada sin consultarlo es también una mujer que jamás podrá darle una mano en una situación difícil. Hacer pequeña a la mujer no hace grande al hombre ya que el verdadero testimonio de grandeza es reconocer la grandeza ajena.
Luchar contra la violencia es hacerlo contra todas sus formas. No es por odio a los hombres, los queremos como iguales, a nuestro lado...
Luchar contra la violencia es hacerlo solidariamente: no vale salvarse sola, amiga, hermana, compañera.
Es un reto para todas y todos y sería de cobardes el eludirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada