Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

miércoles, 16 de noviembre de 2011

El rol del estado

Dolina dijo en una ocasión que uno de los problemas de la discusión política es que se termina hablando de cuestiones secundarias, tales como el color de la corbata de un diputado o la marca de una cartera,y eso es malo no sólo porque entorpece cualquier desarrollo posterior de la discusión sino porque uno se queda sin saber si el dueño de la corbata roja (muestra de agresividad según algunos analistas políticos yanquis, no se rían) es un partidario de la reforma agraria o el más acérrimo defensor del lema "patria, familia, tradición y propiedad").
Y uno de esos temas centrales es el estado, su existencia misma y el rol que debe jugar.
No han faltado a lo largo de la historia grupos que han propugnado su eliminación total : algunos desde posiciones de izquierda viendo en el estado sólo un instrumento de opresión de la clase dominante, y confiando en que la sociedad podría proveer a las necesidades de sus miembros mediante una organización horizontal, sin opresores ni oprimidos (sería la tesis anarquista,el socialismo proponía que el proletariado tomara el control de estado para luego proceder a su eliminación gradual como parte de la construcción del comunismo). Otros desde posiciones de derecha, oponiéndose al estado por considerar que "mantiene vagos", pero también porque le quita libertad al individuo al imponerle reglas, limitaciones, etc, en beneficio del conjunto de la sociedad  (los liberales extremos niegan la existencia de la sociedad a la que consideran como un conjunto de individuos aislados por lo que niegan también la existencia de intereses colectivos).
El liberalismo clásico le ha dado un rol subsidiario: debe ante todo garantizar el ejercicio de la propiedad privada y no intervenir en el libre juego de la oferta y la demanda. El neoliberalismo ha ampliado el ámbito reservado al mercado incluyendo a la educación como bien de mercado, por ejemplo.
El Welfare State y los llamados "populismos" propugnan diversos grados de intervención del estado en la economía para garantizar un piso de derechos para la mayoría.
No se trata de una discusión meramente teórica, hay conflictos de intereses muy concretos a la hora de decidir si debe haber más o menos estado y sobre todo para qué y en beneficio de quienes.
A pesar de su vocación antiestatista el neoliberalismo práctico recurre activamente al estado: lo hace por medio de las fuerzas armadas y la policía con el fin de mantener bajo control a los descontentos por las consecuencias de las medidas que impulsa, y para abrir a tiros mercados renuentes , pero también favorece la redistribución de la riqueza de los más pobres a los más ricos con leyes laborales flexibles, con sistemas tributarios regresivos que incluyen exenciones a los ricos, y asumiendo las pérdidas de las empresas mientras deja vía libre para las ganancias extraordinarias.
Usar el estado para distribuir la riqueza desde los que más tienen a los que menos tienen es otra opción, pero más compleja porque los afectados son los dueños de los resortes del poder (que no reside únicamente, ni siquiera primordialmente en estado) en el mundo. Lo hizo el Welfare State de las socialdemocracias europeas bajo el acicate del "comunismo" (más bien colectivismo burocrático) de la URSS. Lo hacen actualmente los "populismos" latinoamericanos en diferente grado.
Los resultados son ciertamente mensurables: la apuesta al neoliberalismo en Europa está diezmando el colchón de derechos construido durante el "estado de bienestar" mientras aumentan el desempleo y la conflictividad social pero también las ganancias extraordinarias de las empresas. En cambio los países latinoamericanos (Argentina es uno de ellos) que apuestan a un rol activo del estado en favor de los más pobres  han logrado disminuir la pobreza, y capear el temporal de una crisis económica mundial que parece interminable.
Pero una vez establecido que es positivo que el estado intervenga activamente para lograr la redistribución de la riqueza, debe establecerse cuanto y cómo debe intervenir.



Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario