Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

jueves, 10 de noviembre de 2011

La gradualidad del conocimiento

O, al horizonte no  se llega de un salto

Isaac Asimov escribió hace muchos años un librito titulado "la relatividad del error" . En él se planteaba que el acercamiento al conocimiento es gradual y acumulativo, que se va puliendo lentamente y en cada acercamiento el error es menor. Es decir que entre dos hipótesis erróneas puede determinarse que una es más errónea que otra , contrariamente a la recurrente creencia de que la falsedad y la veracidad son conceptos absolutos.
¿Porqué esta introducción? Estuve escuchando el programa de "Argentina tiene historia" del día 21 de octubre. En él se hablaba de los enemigos del voto popular y lo relacioné con las declaraciones de Beatriz Sarlo del viernes pasado, por Radio Mitre, en el programa de Marcelo Zlotowiazda: allí decía que los pueblos no están capacitados para analizar la economía.
Cada vez que alguien propone alguna forma de voto calificado la base de su argumento es que hay gente incapaz de tomar de decisiones acerca de su futuro y el futuro de la comunidad a la que pertenece. Pero cuando se discuten políticas económicas ese prejuicio se exacerba: los que aceptan, un poco a regañadientes, que las mayorías voten para elegir a sus representantes políticos se atrincheran detrás de la noción de que las decisiones económicas son coto de caza de "especialistas" y no debe ser mancillado por la participación popular.
Y la raíz de este escamoteo que se le hace a la voluntad popular está en la creencia de que los conocimientos son absolutos y se los tiene o no se los tiene. Y la realidad es que los conocimientos se adquieren por acumulación (y también por contraste): un estudiante de la licenciatura en Ciencias Económicas no se vuelve economista el primer día de clases, pero no puede decirse que lo ignora todo hasta aprobar la defensa de su tesis (como tampoco puede decirse que lo sabe todo después de graduarse).
Más aún, el grado de conocimiento que se necesita para tomar una decisión acerca de una política económica no es el mismo que el que se requiere para diseñarla.De hecho existe en la medicina un concepto que podría ser aplicable a estas cuestiones: se llama "consentimiento informado". Supone que el paciente debe recibir todos los datos necesarios para tomar una decisión, pero la decisión, en última instancia, es suya.
En el  caso de las políticas económicas aplicadas a países como Grecia no se trata de debates puramente teóricos: el pueblo griego está sufriendo en carne propia las consecuencias de la medidas neoliberales que se le aplican. Tiene un conocimiento empírico de lo perjudiciales que son,y de hecho hay otros ejemplos históricos que lo demuestran. Contrariamente a la opinión  sarliana (aunque ella no es la única) son los supuestos especialistas los que muestran una mayor reticencia a registrar las consecuencias reales de la soluciones que proponen.
Un criterio dolinesco sería señalar que en las elecciones no se resuelve una ecuación sino que se decide un rumbo político. Pero ese criterio adolece del defecto de creer que la decisión de ese rumbo es arbitraria y no puede validarse científicamente.
Lo cierto es que no todos los modelos económicos son  igualmente sustentables a mediano y largo plazo. Aún la decisión de disminuir la desigualdad puede defenderse racionalmente y no sólo con argumentos sentimentales: hay evidencia de que una brecha amplia entre ricos y pobres resulta perjudicial tanto en el aspecto económico como en lo social .
Pero el tomar la decisión de votar un gobierno que plantee la necesidad de disminuirla con políticas activas no requiere la comprensión total de todas las características del tema tal como la decisión de tomar un medicamento no requiere saber sintetizarlo (pero sí se debe conocer si causa reacciones alérgicas).
Claro que la mar de fondo es la disputa por el poder: permitir que los griegos o los españoles o  los irlandeses o un largo etcétera, decidan sobre las cuestiones que los afectan es cederles (devolverles en verdad) algo de poder . Está claro que las corporaciones y sus representantes  (declarados o no) no lo harán gratuitamente. Habrá que conquistarlo: a eso apuntan las protestas y las manifestaciones. Veremos si lo logran.

8 comentarios:

  1. Excelente. Hasta yo, que no soy un votante calificado, pude entenderlo(y disfrutarlo).

    ResponderEliminar
  2. No te parece que en Europa se esten repitiendo los acontecimientos de principios del siglo 20 , digo yo veo fachismo y violencia crecientes y la explosion de la UE puede prenunciar nuevas guerras entre los paises

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el elogio ernguti.
    Javier, ojalá pudiera ver claro en lo que sucede en Europa. Por ahora lo único que me queda claro es que los mercados les están torciendo el brazo a los pueblos a pesar de las movilizaciones y eso es muy jodido.

    ResponderEliminar
  4. Lo gracioso es que después, los excelsos economistas liberales, aconsejan escuchar a "Doña Rosa" que es la que hace las compras y tiene la real realidad de la cosa a mano.
    Oh! qué argumento más populista.
    Fijate que cuando Papandreu amenazó con que el pueblo decida plebiscitariamente (más allá que es posible o no dentro de los cánones que impone la UE), se pudrió todo.
    Justo ahí, en la llaga quería meter el dedo!
    Cada día me convenzo más (por esto del conocimiento gradual y acumulativo) que el liberalismo es la madre de las farsas.

    ResponderEliminar
  5. "Doña Rosa" les sirve porque repite (como Eco) argumentos ajenos:los argumentos neoliberales. Pero como no está no tan seguros de que las mayorías estén formadas por "doñas Rosas" (o temen que se les haya ocurrido comenzar a pensar por su cuenta), prefieren acallarlas.

    ResponderEliminar
  6. Es más fácil (económico diría) conformar a un grupo de "expertos" (economistas, periodistas, publicistas) que conformar todo un pueblo. En criollo: Cuesta menos guita alquilar las voces de los "especialistas" que darle bienestar al pueblo entero...

    ResponderEliminar
  7. A corto plazo, puede ser. Pero después esos mismos "expertos" no dudan en dejar en la estacada al "aconsejado" para que el pueblo lo linche.Total, siempre puede conseguirse un reemplazante.

    ResponderEliminar
  8. Así es Iris y los medios de comunicación se encargan de tapar las barbaridades dichas en el pasado por eses mismo "expertos" y "periodistas" ¿Vieron que Santo Biasatti ya se olvidó de Cabezas?

    ResponderEliminar