Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 19 de noviembre de 2011

La propiedad de la tierra: su función social

Los tristes sucesos que culminaron en la muerte de un militante del Mocase no son los primeros ni serán los últimos.El profe ha hablado del crimen y los primeros pasos de la investigación. También Daniel Mancuso trató el tema. Pero yo tomaré otra faceta de la cuestión.Lo que verdaderamente está en juego es como se reparte un recurso limitado como es la tierra fértil.
Y digo limitado adelantándome a los curiosos accesos de ciencia ficción que aquejan a quienes para negarse a la regulación de la propiedad de la misma dicen que la tecnología puede acrecentar indefinidamente su productividad . No puede legislarse en función de tecnologías inexistentes. Las tecnologías reales aumentan la productividad en modo finito. Y no permiten un fraccionamiento indefinido de la tierra por lo que el número de posibles propietarios es finito también.
El fondo de la discusión es la concepción que tiene cada uno de la propiedad privada en general y de la propiedad de la tierra en general. Así como muchos pueblos indígenas desconocían la idea de que alguien pudiera ser dueño de la tierra, que era para ellos una diosa dadora de vida y muerte, otros manejan hoy en día un concepto absoluto de la propiedad privada. La ven como algo indivisible y no ven la posibilidad de un término medio.
Pero desde el punto de vista de una sociedad ese concepto de propiedad absoluto es peligroso: supone permitir al propietario inclusive destruir lo que posee si esto le resulta conveniente.
En la práctica un propietario toma decisiones que tienen consecuencias que lo exceden. Son consecuencias públicas, y como tales corresponde al estado intervenir. Claro que intervenir significa reconocer que ese derecho no es absoluto, ni puede serlo.
En verdad analizado en detalle el derecho a la propiedad es un conjunto de derechos que permiten tomar diferentes acciones y decisiones sobre dicha propiedad y como tal es susceptible de tener grados.
Yendo al tema más concreto de la propiedad de la tierra: se puede destinar al monocultivo, se puede practicar la alternancia, se puede alquilar la tierra a un pool de siembra y que este dedica que es más rentable, se la pueda dejar improductiva. Se puede usar mano de obra barata y temporal o un plantel estable, se puede recurrir a la tecnificación, se puede uno limitar a la producción primaria o intentar procesarla al menos parcialmente en origen... son decisiones que afecta directamente a la comunidad y al país todo. Un plan productivo rentable para el propietario puede ser perjudicial para el país que habita.
Lamentablemente falta mucho para que se asuma políticamente la necesidad de que la propiedad de la tierra cumpla una función social: ser la fuente de alimentos para los habitantes de nuestro país. No se trata de volver a la auto-subsistencia sino de recordar que de nada nos sirve a nosotros que engorden los chanchos chinos si tenemos gente que muere de desnutrición en nuestro país. No funciona la propiedad transitiva en la economía, por propiedad transitiva no llega el momento en que todos comen. Y digo lamentablemente porque los atropellos de los grandes propietarios existen en parte con la vista gorda del estado que no se decide a tomar partido por los más perjudicados (los jueces son parte del estado no lo olviden). No basta con cobrar impuestos a los propietarios (pero es un buen comienzo). También debe tomarse la decisión de que se quiere producir y con quienes, recordando que la expulsión de la mano de obra a las ciudades crea un nuevo problema. He aquí algo que es positivo para el propietario que trabaja a escala, y negativo para el país que  necesita que la gente tenga trabajo y pueda producir para poder consumir.No sé si eso se puede considerar "capitalismo en serio": el capitalismo da prioridad a la tasa de ganancia y no al bienestar de la sociedad, y aunque su tendencia a excluir ocasione al estado un número mayor de gastos (hay que reprimir a los excluidos) eso no es contabilizado en el debe porque jamás lo pagan los grandes empresarios.
En ese sentido el proyecto de ley de tierras es un primer paso necesario, pero no el único. Es todo un modelo agroalimentario que debería ponerse en cuestión:no basta con producir mucho,es importante también qué, quienes y como producen.La presidenta ha hablado muchas veces de la necesidad de agregar valor a la producción, yo agrego que eso permite emplear más mano de obra local que no necesita migrar: es llevar la fábrica a la población en vez de la población a la fábrica. Pero dentro de la lógica de la máxima ganancia eso no es rentable. Y así zonas enteras del país pueden ser declaradas inviables. Para que cambie el enfoque hace falta apoyar ( y apoyar activamente con más intervención del estado ,no menos) a los actores sociales que promueven ese nuevo enfoque, y esos actores no son los grandes sojeros precisamente.

4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo, muchas son las cosas que tienen que cambiar y creo que las más importante es la mentalidad de los terratenientes y como sabemos va a costar mucho.
    La tierra no es de nadie y es de todos, los que hoy son los propietarios de las tierras no son más que inquilinos y que de ella no se llevarán nada cuando se vayan, ella regala sus frutos y los hombres los comercializan le exigen a la tierra más frutos usando la tecnología que no está mal si la tierra es cuidada pero eso desgraciadamente solo depende del "inquilino" cuando el gobierno intercede -125- para empezar a cambiar gran parte de ese pueblo habla del respeto a la propiedad privada ¡ QUE VERGÜENZA!..
    SALUDOS

    ResponderEliminar
  2. Es que parten de la idea de que la propiedad privada es un absoluto.De todos modos yo no creo que pueda esperarse un cambio radical (en su significado original, de raíz, no de boinas blancas) de mentalidad por parte de los grandes terratenientes. Pero corresponde lograr que sus intereses se subordinen a los del conjunto, aunque se quejen (que no van a dejarlo de hacerlo, son pocos pero ruidosos).

    ResponderEliminar
  3. Pero esl tema es que la ley de tierras que ya viene demorada y esperemos salga en extraordonarias no trata el punto que mencionlas y entiendo yo que lo que se necesita es una reforma constitucional

    ResponderEliminar
  4. Por eso dije que es un paso necesario pero no el único.

    ResponderEliminar