Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

lunes, 26 de diciembre de 2011

Helena

Ella ordena mis recuerdos en pequeños cajones. Limpia el desván de mi mente, pone orden en el caos...
No sé de donde viene. No sé qué o quién es ella.Yo no la he creado. Vino un día y se ha quedado en mi mente sin que sepa como sacarla de allí. Realmente no sé si podría vivir sin ella.
Ella no existe, pero es más real que nadie. La llamo Helena, aunque ese no es su verdadero nombre.
No sería capaz de describirla. Describir es comparar con cosas y personas que ya existen, pero ella no se parece a nada ni nadie que conozca.
Cuando estoy triste ella jamás está conmigo. Nunca me ha consolado. Solo aparece a limpiar los pedacitos de mis sueños rotos. 
Cuando escribo ella mira por encima de mi hombro, no dice nada. Espera el momento de juntar las ideas que descarto.
Helena no conoce la tristeza, pero tampoco la alegría. Es puntual , meticulosa y cumple siempre con su deber.Quisiera verla sonreír, aunque fuera por única vez. Creo que se vería hermosa si lo hiciera, aunque no estoy segura.
Hay días en que la odio y deseo verla llorar. Pero en seguida me invade la culpa y le pido perdón, aún a sabiendas de que es inútil, porque  su perfecta indiferencia no se ve afectada por mis emociones.
A veces no la encuentro y comienzo a buscarla entre mis pensamientos, desesperada. Tarde o temprano, siempre aparece.
Otras veces quiero destruirla. Sospecho que ella tiene mi alma en sus manos y no quiere confesarlo. Luego recuerdo que yo jamás he tenido un alma y que cuando la conocí le pregunté si podía darme una. En realidad, le pedí que me hiciera inmortal. En aquella ocasión ella me miró fijamente a los ojos, pero no dijo nada.
Helena guarda todos mis secretos y en ocasiones temo que los revele. Pero nunca habla con nadie: yo misma apenas la he oído hablar en un par de ocasiones.
Sospecho que me oculta algún secreto y he tratado de sonsacarla varias veces. No me atrevo sin embargo a insistir mucho pues podría ser que ese secreto sea el único motivo por el cual ella está conmigo...
Ella ha venido una vez más: esta vez tendrá mucho trabajo, me digo mientras sonrío, y la veo  trabajar, tranquila e impasible como siempre...

2 comentarios:

  1. Iris que tengas muchas felicidades y empieces bien el 2012

    Un beso

    ResponderEliminar