Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Trabajo argentino, y a mucha honra...

Una vez más Cristina Fernández dejó claro bien a que se apuesta. Esta vez en un discurso en la convención anual de la Cámara de la Construcción.
No es un detalle menor que la presidenta resalte que el objetivo es "“ni un clavo importado, si fuera posible” , mucho menos si a continuación se resalta que se aspira a  “seguir creciendo, pero de forma armoniosa, pensando en los más vulnerables”. Esta doble apuesta marca una continuidad innegable aunque también una deuda pendiente: el objetivo es la sustitución de importaciones no sólo con el fin de equilibrar la balanza comercial sino con el fin de crear fuentes de trabajo. y no cualquier clase de trabajo: trabajo digno que asegure la inclusión social. La presidenta no se privó de señalar la posibilidad de las empresas reinviertan sus ganancias y así produzcan a nivel local lo que usualmente importan. Lo cierto es que faltan allí verdaderos interesados: la visión cortoplacista no permite tales cálculos.Las empresas constructoras no son en nuestro país un buen ejemplo de respeto de las condiciones laborales y la presidenta no dejó de mencionarlo.
Y resalto esto porque esa sustitución de importaciones no puede depender de la buena voluntad de las  multinacionales (y de empresas locales que siguen apostando al negreo). Ellas deciden donde les conviene producir y siempre elegirán a quien les permita pagar los sueldos más bajos, y las peores condiciones laborales. Esa forma de afincarlas no nos sirve. No van a cambiar por pura buena voluntad.
"Tengo trabajo, necesito un salario" no puede ser el lema de las nuevas generaciones.Allí falta algo más que un tirón de orejas: el ministerio de Trabajo y los gremios deberían plantearse como objetivo central terminar con el negreo e ir por salarios dignos y condiciones laborales de calidad para todos y no para unos pocos privilegiados (eso no impide seguir luchando por un derecho constitucional como es el reparto de la ganancias, se puede caminar y respirar al mismo tiempo).
También es de rescatar es su mención a la integración regional y sus exigencias de reciprocidad a Brasil en lo que se refiere a los contratos públicos para las empresas constructoras argentinas. Como es lógico los deseos de unidad  no borran de un plumazo la existencia de intereses contrapuestos y en ese sentido cada quién defiende lo propio.
El verdadero obstáculo para la integración argentino-brasileña no radica sin embargo tanto en la voluntad política como en las diferencias de desarrollo . Si no se palían, las únicas beneficiadas reales serán un puñado de empresas. O sea hay que combatir el negreo en Argentina pero también en Brasil. No se trata de competir en quién logra las peores condiciones laborales para sus trabajadores. Siempre es un riesgo confundir los intereses de un país con los de una empresa...

Invitación a Dropbox

En vista del éxito no conseguido y de que me encuentro con parte del disco duro dañado tomé la decisión de abrir una cuenta en Dropbox  (y otra en Ubuntu One) para ir salvando mis datos en caso de una pérdida (ya anunciada). Dropbox ofrece 2 Gb gratis de almacenamiento online, y 250 Mb extra por cada persona que invite (que acepte la invitación e instale Dropbox en su computadora). Esa persona también recibe 250 Mb extra así que empezaría con 2,25 Gb (ya parezco un vendedor callejero). Funciona tanto en Windows como en Linux (Gnu-Linux) y es muy fácil de configurar y usar (crea una carpeta especial donde uno copia el contenido y al sincronizar éste es subido online).
Si le interesa a alguien puede seguir este enlace.
Un poco de chantaje sentimental:
Si la deja afuera su computadora se pondrá triste (?!).

Por la Patria Grande

Todo nacimiento genera expectativas y este no será la excepción. Oficialmente la cita fundacional de la CELAC  (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) será el 2 y 3 de diciembre.
El profe ya ha escrito algunas cosas interesantes sobre el tema aquí y aquí  .
La iniciativa es valiosa en sí misma porque supone un esfuerzo de América Latina para pensarse desde adentro y apostar a la unidad como única forma de salir a flote en un mundo cada vez más hostil.
No es una apuesta fácil: las diferencias entre países son grandes no sólo en cuanto a nivel de desarrollo económico sino por la distinta mirada sobre el papel que han cumplir en la región y en el mundo. Ciertamente habrá en ella países como Colombia, México, Chile y Costa Rica que han apostado al seguidismo de la política estadounidense, países que buscan tener peso en la escena mundial como Brasil, países que apuestan a la integración como forma de luchar contra el imperialismo (como Venezuela) e incluso un país que fue excluido de la OEA (Cuba)  por la prepotencia del "gendarme mundial" muy preocupado por destruir todo lo que oliera a comunismo pero también cualquier rastro de disidencia o nacionalismo. Más aún hay una multitud de países que adoptan una posición intermedia. El hecho mismo de que estén todos apostando a la integración ya es positivo porque supone que al menos existe la visión pragmática de que mirar todo el tiempo al Norte no dará las respuestas necesarias y hasta puede ser contraproducente (Manuel Santos particularmente parece haber comprendido esta situación: sus palabras sugiriendo que la represión lisa y llana del narcotráfico no resuelve el problema van en esa dirección).
Las áreas a las que se apostará son cinco: política,energía,desarrollo social, finanzas, medio ambiente. En principio un plan muy ambicioso de desarrollo tendiente a desdolarizar, a crear infraestructura que facilite el comercio intrarregional y apostar al Banco del Sur como fuente de financiamiento antes que a otros organismo internacionales cuyo papel ha sido más bien nefasto para el desarrollo regional.Proyectos ambiciosos cuya consecución requerirá un férrea voluntad política de las partes comprometidas. Las hondas desigualdades existentes son un obstáculo para la integración y como tal deberían ser tratadas.De otro modo de corre el riesgo de convertirse en una franquicia útil para las multinacionales pero sin integración real:la solidaridad sólo funciona bien entre iguales: las asimetrías generan explotación o caridad pero no solidaridad.
La clave más allá de la buenas intenciones estará en que la integración sea una integración de pueblos y no solamente de cúpulas ( y mucho menos una integración de sucursales de multinacionales). Y que tenga a la política como guía de la economía: Europa está presente como advertencia viva de que la unión de los Bancos por encima de los pueblos no es la panacea sino todo lo contrario. No me gusta la autoreferencialidad pero hace ya algunos años discutí con un profesor de historia  y éste me planteó que el éxito de la Unión Europea se debía a haber ido directo a la integración económica sin preocuparse por cuestiones políticas y que el Mercosur debía imitarla. En realidad esto era falso en ese momento ya que los objetivos de la unión Europea era mucho más ambiciosos que  lograr un área de libre comercio con moneda común,y  dejarlos de lado era señal de fracaso, no de éxito. Hoy se hace más patente cómo dejar de lado la política puede resultar fatal. Pero probablemente mi profesor tenía razón: para Goldman Sachs ha sido un gran éxito...
¿Qué puede aportar la experiencia argentina a este proyecto? No diré que podemos dar un ejemplo al mundo: está claro que nuestra magnitud económica no da para tanto. Pero cuando el relato monocorde del ajuste se expande sin control el único lugar donde al menos se intenta cocinar algo nuevo es en estas tierras, en América Latina. Nuestra guía ya no pueden ser ni los países europeos, ni EEUU, pero tampoco los tan cacareados BRICS (aunque Brasil sea uno de ellos) donde las multinacionales hacen pata ancha a costa de la baja calidad de vida de los pueblos. Nuestra presidenta los planteó muy claramente: hay que apostar al  crecimiento con inclusión. Esa visión hay que trasladarla al Celac: no hay crecimiento sustentable sin inclusión y más importante aún, no hay integración duradera sin justicia social y sin genuina participación popular en las decisiones: no se puede pedir a las mayorías que sustenten un proceso que las arrolla. Tan absurdo es pedir poder sin responsabilidad  como exigir responsabilidad sin otorgar una tajada de poder ( ya sabemos que los poderes permanentes no se someten a consultas populares, pero siempre se puede disputarles un trozo).
América Latina con sus marchas y contramarchas plantea otro camino: no tiene el éxito garantizado pero habiendo tantos errores nuevos por cometer ¿para qué repetir los antiguos?

viernes, 25 de noviembre de 2011

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

Un pequeño aporte

Violencia es golpear, violencia es maltratar verbalmente, violencia es también pagar menos por el mismo trabajo, violencia es cosificar a un individuo y también invisibilizarlo, negando su existencia. Violencia es negar la posibilidad de un deseo propio independiente de la mirada ajena. Violencia es criminalizar el aborto mientras se obstaculizan la educación sexual y el acceso a los anticonceptivos.
La violencia a veces se disfraza de cortesía : hay que cuidarse de las jaulas de oro tanto como de las de acero. Una forma inteligente de insultar es atribuirle a una persona cualidades menores (peor aún cualidades que se vuelven menores al serles atribuidas) para negarle la posibilidad de las mayores. Un ejemplo es alabar la “intuición femenina” o hablar del “exceso de memoria” para luego negar la inteligencia femenina, otro es la pequeña trampa de decir que las mujeres pueden cocinar bien en casa pero jamás serán buenas cheffs. Suena bonito hablar de “complementariedad” pero salta a la vista el engaño cuando una de las dos partes siempre recibe la porción menos reconocida socialmente. Por decir algo ahora están de moda los “estudios” que muestran que en promedio que las mujeres tienen más facilidad para lo verbal y los hombres para las matemática, pero son interpretados como que las mujeres no deben o no pueden estudiar matemáticas sin que por ello los hombres hayan abandonado la oratoria o la escritura (de hecho durante siglos las mujeres tuvieron vedado el acceso a la escritura y debieron usar pseudónimos masculinos para publicar sus obras, y aún hoy se considera que las mujeres escriben principalmente de temas “femeninos” y los hombres de temas “serios”).
Los dobles estándares son una forma de opresión: si un atributo es una virtud en los hombres y se vuelve defecto al ser ejercida por una mujer algo anda mal. Las muchas conquistas que hacen triunfador a un hombre ¿vuelven puta a una mujer?... pero también la voluntad y el don de mando que si son utilizadas por una mujer son percibidas como confrontación , soberbia , autoritarismo...
La violencia contra las mujeres no es sólo un problema de las mujeres: no puede hablarse de una verdadera democracia si la mitad de la sociedad se ve privada de sus derechos, y más aún si desconoce la existencia de dichos derechos porque ha sido educada creyendo que calladita está más linda. El educador debe ser educado primeramente y en este terrible círculo las mujeres han interiorizado muchas veces el discurso que las condena (que nos condena). Pero la rebelión para ser eficaz debe venir de ambos lados: es tarea de la mujer levantar la cabeza y es tarea del hombre darse cuenta que al humillar a la mujer se pone el mismo en una posición absurda. El que se pone en posición de amo mal puede confiar en el amor de su esclavo.
Una mujer incapaz de hacer hacer nada sin consultarlo es también una mujer que jamás podrá darle una mano en una situación difícil. Hacer pequeña a la mujer no hace grande al hombre ya que el verdadero testimonio de grandeza es reconocer la grandeza ajena.
Luchar contra la violencia es hacerlo contra todas sus formas. No es por odio a los hombres, los queremos como iguales, a nuestro lado...
Luchar contra la violencia es hacerlo solidariamente: no vale salvarse sola, amiga, hermana, compañera.
Es un reto para todas y todos y sería de cobardes el eludirlo.

Unidos y dominados

En el siglo XIX se produjeron las declaraciones de independencia de las distintas repúblicas latinoamericanas. Digo declaraciones porque la independencia nominal no pudo transformarse en real.Nacieron divididas y débiles y como tal fueron el "bocatto di cardinale" para la  naciente potencia imperial de esos tiempos: Gran Bretaña, que por entonces iniciaba su proceso de industrialización y necesitaba compradores para sus productos.
Bolívar, Artigas,San Martín y muchos otros entendieron que solamente unidas las naciones sudamericana podían ser libres.Lucharon por ello, y perdieron. Los años de la colonia habían creado una clase social que vivía de espaldas a sus propios compatriotas, que  vivía más de comerciar tanto lícita o ilícitamente con Inglaterra, ya que sus metrópolis no tenían un desarrollo productivo suficiente ni siquiera para proveerlas de lo más básico,que de fomentar su propia producción artesanal o el consumo interno . Pero las colonias tenían oro y plata : Colbert había llegado a decir que cuanto más comercio tiene una nación con España más rica se hace, Francia no estaba tan industrializada como Inglaterra pero le vendía productos de consumo suntuario. Esa clase fue la que copió laboriosamente las constituciones para sus países y compró la idea del librecambio que coincidía con sus propios intereses, aunque no con los de los artesanos locales.En ese contexto la idea de una solidaridad latinoamericana parecía una entelequia: eran rivales que competían por ser "favorecidos" por la metrópoli de turno.
Fueron las guerras mundiales y la crisis del 29 las que favorecieron una tibia política de desarrollo industrial para sustituir lo que las importaciones no proveían. Desarrollo desigual que ni siquiera llegó a todas las naciones sudamericanas. Los grados de dependencia y de desarrollo económico eran variables y siguen siéndolo. El cambio no fue sólo económico sino también social, nuevos movimientos sociales que lucharon y obtuvieron representación política impulsarían  cambios de índole nacionalista pero también sudamericanista (la idea de la Patria Grande que no estaba definitivamente sepultada como parecía). Líderes como Perón en la Argentina, Getulio Vargas en Brasil volvían a levantar las banderas de la hermandad sudamericana. Pero los conflictos internos impidieron que el proceso avanzara y se consolidara.En verdad los movimientos populares en Latinoamérica fueron aplastados a sangre y fuego por una oligarquía que no se resignaba a perder privilegios, eso sí con la excusa de "combatir al comunismo" (lo que no impide recordar el triste papel jugado por el partido comunista argentino durante la dictadura del 55).
El desarrollo económico de los países centrales  vino a complicar aún más la situación: las empresas ya no se limitaban a exportar sus productos a los países menos desarrollados. Debido a las escasas leyes de protección laboral y los salarios más bajos, resultaba productivo radicarse allí y enviar sus ganancias a las casas matrices. Las medidas clásicas de proteccionismo ya no servían contra esta modalidad. Y entonces el "unidos o dominados" adquiere un nuevo significado: la unidad o al menos la coordinación de las políticas puede usarse para aumentar las ganancias de la multinacionales tanto como para mejorar la calidad de vida de las mayorías.
Un ejemplo de lo que no hay que hacer ha resultado ser la Unión Europea: a lo largo de sucesivos tratados se fue armando una estructura que tenía intenciones de ser un estado supranacional democrático con libre circulación de bienes y personas, y terminó siendo una unión de multinacionales para facilitar el flujo de riquezas desde los países menos industrializados del continente a los más industrializados. La moneda única, no sólo les quitó soberanía  al privarlos de política monetaria propia sino que les quitó competitividad y debieron endeudarse.La burbuja terminó por estallar y la interpretación retrospectiva de muchos es  que los griegos, españoles, y portugueses vivían por encima de sus posibilidades a costa de los alemanes y franceses. En verdad es al revés: resignaron soberanía para convertirse en compradores de los productos de estos países, sin alcanzar jamás los altos niveles de vida que sí tenían los habitantes de los países más ricos de Europa. La unión no hizo nada para corregir las desigualdades, más bien las acentuó. Y es que los capitales fueron libres pero no las personas.
La actual Unión Europea, endeudada hasta la médula, gracias a los bancos que decidió salvar por encima de todas las cosas (democracia incluida), y donde la solidaridad entre los países brilla por su ausencia debe servir de advertencia ya que no pudo servir de ejemplo.
Ahora que Sudamérica intenta marchar por la senda de la unidad deberá tomar en serio estas lecciones: las unión en la desigualdad sólo beneficia a las multinacionales que trabajan a escala continental, pero no a los pueblos. Sin compensaciones que fomenten el desarrollo de las zonas más pobres y sin apostar por el consumo de las masas, sustentado en trabajo asalariado bien pago, la unidad no es sustentable a largo plazo.
Lamentablemente la vieja Europa nos ha enseñado que se puede terminar unidos y dominados.

jueves, 24 de noviembre de 2011

La hipocresía mata

No es el primer caso de muerte por aborto inseguro, ni será el último. Mientras se usan la religión y las peculiares idiosincrasias locales como excusa las mujeres siguen abortando y muriendo como consecuencia de abortos mal hechos, en condiciones insalubres. Y la respuesta de la justicia, tradicional e hipócrita ha sido una vez más castigar a las víctimas.
La idiosincrasia que se opone a la educación sexual y al reparto de preservativos es en verdad la idiosincrasia de cerrar los ojos para no ver y los oídos para no oír. Es el murmullo de una sociedad que no se hace cargo de sus muertos y prefiere decir "por algo será".
Contra eso hay que luchar: por la vida y la dignidad de niñas y mujeres cuyo cuerpo no tiene que ser un campo de batalla en beneficio de  instituciones anquilosadas y antidemocráticas que siguen añorando la edad media.
Se trata de un tema sanitario y de desigualdad social y como tal debe ser tratado.El estado nacional y los estados provinciales (a través de sus tres poderes) tienen una responsabilidad que asumir que no pueden seguir postergando.
Ante tanta injusticia la respuesta es y sigue siendo: EDUCACIÓN SEXUAL PARA DECIDIR, ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR, ABORTO LEGAL PARA NO MORIR.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Día de la Soberanía Nacional

Noventa buques mercantes, veinte de guerra, dice la canción.Aquél día y en ese lugar del río, como ocurriría después en otros lugares río arriba se había puesto cadenas para impedir el paso de la flota anglo-francesa y de los mercantes que venían tras ellos.La orden de impedirles el paso era del propio Rosas en ese entonces gobernador de Buenos Aires y encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina.
Se trataba de una afirmación de la soberanía nacional sobre los ríos interiores y así lo entendió el general San Martín que le legó su espada a Rosas, aunque fue vista por muchos enemigos políticos de Rosas (refugiados en Montevideo y disponibles para entrar en cualquier componenda) como un "capricho" del "tirano". Más compleja aún era la situación para provincias como Corrientes cuyo gobernador Ferré siempre había pedido la libre navegación de los ríos desde una postura de federalismo. Pero eran dos temas distintos confusamente mezclados: los buques extranjeros (algunos de guerra) entrando sin permiso no constituían una muestra de federalismo sino del atropello que hace el más fuerte a los que considera más débiles. Lamentablemente a la hora de elegir el gobernador de Corrientes no lo hizo por la soberanía nacional.
Igualmente no le esperaba a la flota un paseo campestre,pasaron Vuelta de Obligado pero en diferentes tramos del recorrido los esperaba una resistencia que le fue subiendo los costos a una expedición que era ante todo comercial.La victoria anglo-francesa de vuelta de Obligado les resultó pírrica.
Hubo otra ironía digna de ser mencionada. Carlos Antonio López gobernaba Paraguay en aquel entonces. Sus relaciones con Rosas eran tensas porque este se negaba a reconocer la independencia del Paraguay considerando que debía permanecer como una provincia de la Confederación, y llegó a negociar tanto con los unitarios como con los brasileños . Debido a la posición mediterránea de Paraguay apoyaba la libre navegación de los ríos. Años después, vencido el "tirano"  y gobernado Paraguay el hijo del Carlos, Francisco Solano López cuando éste reclamó al gobierno argentino por el paso de buques de guerra brasileños por el Paraná en dirección a Paraguay (Argentina todavía era neutral en ese momento) le contestaron invocando la "libre navegación de los ríos". Los unitarios, ahora gobernantes, no habían olvidado nunca qué defendían realmente (no la soberanía nacional precisamente).
De estos episodios se pueden extraer lecciones, o no. Lo cierto es que las invasiones no siempre son tan solapadas, los ejércitos de "economistas" ,"asesores" de organismos internacionales y las ONGs de propósitos variopintos no llevan cañones ni misiles,pero son tanto o más eficaces para roer soberanía a una nación. Pero eso no significa que el pacifismo gobierne el mundo. Las invasiones del actual imperio (EEUU) a Irak, Afganistán, el bombardeo de la OTAN a Libia, las amenazas a Irán,sus bases militares desparramadas por el  mundo son la cara armada de un mecanismo mucho más complejo cuyo objetivo sigue siendo el mismo. Expoliar las riquezas a escala mundial : tal como ayer detrás de los buques de guerra, están los mercaderes.Y frente a eso es poco lo que un país pequeño puede hacer. En verdad aún no está comprobado que la Unasur toda pueda salir a flote , pero es la única oportunidad concreta que América del Sur tiene frente al mundo del que nunca dejó de pertenecer pero al cual no aspira a someterse... Y ayer como hoy los más peligrosos enemigos que tiene son internos, algunos inclusive bienintencionados pero no por eso menos perniciosos.

sábado, 19 de noviembre de 2011

La propiedad de la tierra: su función social

Los tristes sucesos que culminaron en la muerte de un militante del Mocase no son los primeros ni serán los últimos.El profe ha hablado del crimen y los primeros pasos de la investigación. También Daniel Mancuso trató el tema. Pero yo tomaré otra faceta de la cuestión.Lo que verdaderamente está en juego es como se reparte un recurso limitado como es la tierra fértil.
Y digo limitado adelantándome a los curiosos accesos de ciencia ficción que aquejan a quienes para negarse a la regulación de la propiedad de la misma dicen que la tecnología puede acrecentar indefinidamente su productividad . No puede legislarse en función de tecnologías inexistentes. Las tecnologías reales aumentan la productividad en modo finito. Y no permiten un fraccionamiento indefinido de la tierra por lo que el número de posibles propietarios es finito también.
El fondo de la discusión es la concepción que tiene cada uno de la propiedad privada en general y de la propiedad de la tierra en general. Así como muchos pueblos indígenas desconocían la idea de que alguien pudiera ser dueño de la tierra, que era para ellos una diosa dadora de vida y muerte, otros manejan hoy en día un concepto absoluto de la propiedad privada. La ven como algo indivisible y no ven la posibilidad de un término medio.
Pero desde el punto de vista de una sociedad ese concepto de propiedad absoluto es peligroso: supone permitir al propietario inclusive destruir lo que posee si esto le resulta conveniente.
En la práctica un propietario toma decisiones que tienen consecuencias que lo exceden. Son consecuencias públicas, y como tales corresponde al estado intervenir. Claro que intervenir significa reconocer que ese derecho no es absoluto, ni puede serlo.
En verdad analizado en detalle el derecho a la propiedad es un conjunto de derechos que permiten tomar diferentes acciones y decisiones sobre dicha propiedad y como tal es susceptible de tener grados.
Yendo al tema más concreto de la propiedad de la tierra: se puede destinar al monocultivo, se puede practicar la alternancia, se puede alquilar la tierra a un pool de siembra y que este dedica que es más rentable, se la pueda dejar improductiva. Se puede usar mano de obra barata y temporal o un plantel estable, se puede recurrir a la tecnificación, se puede uno limitar a la producción primaria o intentar procesarla al menos parcialmente en origen... son decisiones que afecta directamente a la comunidad y al país todo. Un plan productivo rentable para el propietario puede ser perjudicial para el país que habita.
Lamentablemente falta mucho para que se asuma políticamente la necesidad de que la propiedad de la tierra cumpla una función social: ser la fuente de alimentos para los habitantes de nuestro país. No se trata de volver a la auto-subsistencia sino de recordar que de nada nos sirve a nosotros que engorden los chanchos chinos si tenemos gente que muere de desnutrición en nuestro país. No funciona la propiedad transitiva en la economía, por propiedad transitiva no llega el momento en que todos comen. Y digo lamentablemente porque los atropellos de los grandes propietarios existen en parte con la vista gorda del estado que no se decide a tomar partido por los más perjudicados (los jueces son parte del estado no lo olviden). No basta con cobrar impuestos a los propietarios (pero es un buen comienzo). También debe tomarse la decisión de que se quiere producir y con quienes, recordando que la expulsión de la mano de obra a las ciudades crea un nuevo problema. He aquí algo que es positivo para el propietario que trabaja a escala, y negativo para el país que  necesita que la gente tenga trabajo y pueda producir para poder consumir.No sé si eso se puede considerar "capitalismo en serio": el capitalismo da prioridad a la tasa de ganancia y no al bienestar de la sociedad, y aunque su tendencia a excluir ocasione al estado un número mayor de gastos (hay que reprimir a los excluidos) eso no es contabilizado en el debe porque jamás lo pagan los grandes empresarios.
En ese sentido el proyecto de ley de tierras es un primer paso necesario, pero no el único. Es todo un modelo agroalimentario que debería ponerse en cuestión:no basta con producir mucho,es importante también qué, quienes y como producen.La presidenta ha hablado muchas veces de la necesidad de agregar valor a la producción, yo agrego que eso permite emplear más mano de obra local que no necesita migrar: es llevar la fábrica a la población en vez de la población a la fábrica. Pero dentro de la lógica de la máxima ganancia eso no es rentable. Y así zonas enteras del país pueden ser declaradas inviables. Para que cambie el enfoque hace falta apoyar ( y apoyar activamente con más intervención del estado ,no menos) a los actores sociales que promueven ese nuevo enfoque, y esos actores no son los grandes sojeros precisamente.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Por un estado laico

Trataré de plantear la necesidad de un estado laico y lo haré partiendo de la cuestión de que la Argentina no tiene un estado laico y no lo tiene porque en el artículo 2º de la Constitución Nacional se declara sostener al culto católico apostólico romano. Mientras eso no se modifique habrá que bregar al menos por una interpretación restrictiva del mismo.
Pero ¿Qué es un estado laico? Un estado laico es aquél que permite la existencia de todas las religiones sin privilegiar a ninguna, ni convertir a ninguna de ellas en culto oficial.Supone poner en igualdad de condiciones a los creyentes y a los no creyentes.Contrariamente a los que algunos religiosos plantean, un estado laico no es un estado ateo, no supone promover activamente el ateísmo, pero sí (y esto les molesta) implica que el ateísmo es tan válido como postura ante la vida como cualquiera de las religiones, sean mayoritarias o no.
¿Por qué el estado no debería tomar partido como lo hace en otras cuestiones?Porque no hay forma de elegir racionalmente. Todas las religiones pretenden ser la única  verdadera. Pero el fundamento de esa afirmación es la fe y la fe es personal, no corresponde imponerla a quienes carecen de ella. 
¿No puede entonces tomar partido por la mayoritaria? En la Argentina hay una mayoría de la población bautizada como católica. De hecho el estado ha tomado partido  por ella al financiarla y poner esa obligación en la constitución. Pero eso ha sido pasar por encima el principio de igualdad ante la ley. Además del peligro que supone que la iglesia católica pretenda imponer a creyentes y no creyentes normas que son socialmente perjudiciales y discriminatorias (recordemos que la iglesia católica, aunque no ella únicamente, se opone a la educación sexual en las escuelas, al reparto gratuito de anticonceptivos, ,se opone al uso de preservativos incluso para prevenir las enfermedades de transmisión sexual,se opuso en su momento al matrimonio igualitario,tiene concepciones acerca del rol de la mujer que la mantienen en una posición de inferioridad respecto del hombre (aunque quieran suavizarlo hablando de complementariedad) y un largo etc que comparte con las demás religiones monoteístas, pero recordemos que ninguna está tan imbricada con el estado como la católica.
Aquí algunos dirán que hay líneas internas que se oponen a esa visión. Pero la iglesia católica es jerárquica y la postura oficial no es precisamente la  de la Teología de la Liberación. Hay curas piolas  y  la lista de cosas positivas hechas es larga, pero no se trata de impedir que continúen con ellas. Se trata de que dejen de tener privilegios y que dejen de usar esos privilegios para reducir derechos de minoŕias o incluso de mayorías (la población femenina es ligeramente superior al 50% del total). Se ha hablado mucho de los subsidios a Casinos pero una gran subsidiada es la iglesia católica. Y lo es como secuela del abandono del estado en la década de los 90. La Iglesia católica y las ONGs tomaron el lugar del estado ausente. Es hora de que el estado recupere su función . La  educación pública debe ser realmente pública (quitando esos engendros que son las privadas subsidiadas, muchas de ellas confesionales donde el estado pone la plata pero no controla). El combate contra la pobreza y la desigualdad son funciones indelegables del estado que no pueden reemplazarse con caridad por más cristiana que sea.
Ni siquiera es totalmente cierto que todos los bautizados en cuyo nombre se habla acuerden con las posiciones de la iglesia. Cuando se sacan a relucir porcentajes del 90% para arriba se olvida que en la argentina los católicos se divorcian, tienen relaciones prematrimoniales, algunos son homosexuales, hay católicas que toman anticonceptivos y católicas que abortan. La posición de la jerarquía no es la de todos los creyentes. Quizá ni siquiera de la mayoría. ¿Porqué privilegiar entonces a esa jerarquía sobre la masa de los creyentes?
¿Sería más justo si se subsidiara a todas las religiones? Más allá del hecho evidente de que los recursos del estado no son infinitos, seguiríamos dejando afuera a los agnósticos y ateos. ¿Porque el creyente debe tener un rédito económico por serlo? ¿No es la fe su propia recompensa?
Insisto, un estado laico da total libertad de ejercicio (libertad que no incluye el privilegio de no ser criticados como pareció entender la diputada Hotton) de las creencias personales sean religiosas o no , pero no privilegia ninguna. Y es algo deseable porque supone un avance de la democracia al hacer desaparecer un privilegio injusto (cuyo origen se remonta a unas expropiaciones de la época de Rivadavia, es como si todavía tuviéramos que seguir pagando el empréstito Baring) para una institución que asume posiciones corporativas . Es la iglesia católica (en verdad todas las iglesias) la que debe adaptarse a la democracia y no al revés.
Más aún , es una obligación que hemos asumido en tratados internacionales que son supra-constitucionales y hablan de no discriminar en función de sexo, raza, credo, etc. Conste además que establecen el derecho a asumir cualquier creencia pero no la obligación, como a veces parece interpretarse.
Da miedo enfrentarse a las corporaciones y la  iglesia es un muy poderosa porque cuenta con amplias herramientas de difusión y adoctrinamiento, pero la sociedad misma es más laica que  los gobiernos y  muestra el camino a   seguir. El proceso empezado en 2003 no dudado en plantar cara a los poderosos .Sería triste que arrugáramos tan luego ahora en el entrevero.

Las "ciudades perdidas"

Un anciano rodeado de chiquillos contaba diferentes relatos supuestamente basados en sus recuerdos.Algunos creían que tenía una memoria prodigiosa, otros en cambio decían que se inventaba todo y que estaba loco de remate.
Tenía 80 años y era el único hombre de esa edad en su comunidad, la mayoría moría joven. Si bien no tenía ninguna enfermedad grave no podía realizar ningún trabajo pesado y era despreciado por eso por los demás hombres y por las ancianas (que sí había, aunque ninguna tan vieja cómo él) que lo odiaban porque a diferencia de ellas se limitaba a estar sentado mientras ellas debían trabajar muy duro para poder recibir su ración de alimentos. Sólo la indulgencia de las mujeres jóvenes lo salvaba del abandono total. Al ver que el tipo se prestaba a mantener entretenidos a sus hijos contándoles cuentos mientras ellas hacían las tareas domésticas, le daban una parte de su ración y así le permitían subsistir.
Una de las historias preferidas del anciano era la de las "ciudades perdidas". ¿Cómo se pierde una ciudad? Bueno, decía el anciano, por extraño que parezca, eso sucede. De un día para otro una ciudad que llevaba años en un sitio se esfumaba. No quedaba nada en pie, ni  siquiera ruinas.
—Pero ni siquiera las bombas más poderosas pueden hacer eso —, protestó una niña en una ocasión. Los demás niños se rieron de ella y bajó la vista, avergonzada.El anciano sonrió y respondió:
— Hay una fuerza más poderosa que las bombas, pequeña. Y es el olvido. Nada escapa a ella, ni los hombres, ni las ciudades.Una anciana que pasaba por allí le dijo socarronamente:
— La Ciudad siempre ha existido y siempre existirá, y sabes bien que es ella la que hace que las ciudades y las gentes desaparezcan, no es magia,  ni es el olvido.
— Yo recuerdo como mi madre me narró cómo fundaron la ciudad, antes de eso no existía.
— ¡Bah! Seguro te lo has inventado.Yo no recuerdo eso.
—Eso porque eres una cabeza hueca, incapaz de recordar nada que no trate acerca de ollas y platos sucios.
— Al menos sirvo para algo útil, no como tú— dijo la anciana y se fue a continuar con sus tareas sin esperar respuesta.
— La Ciudad también desaparecerá — comentó melancólicamente el viejo— ni siquiera ella se librará del destino natural de las cosas y las personas.
Los niños protestaron pidiendo otro cuento y él dejó sus divagaciones para continuar con su relato.
Meses después la Ciudad mandó una de sus "misiones de paz" a esa región. Arrasaron todas las construcciones, cuidando que no quedara ningún sobreviviente y borraron toda referencia a sus habitantes en los registros históricos. Incluso el nombre de la ciudad que allí había se eliminó de todos los mapas.Así fue como realmente todos desaparecieron sin saber que estaba sucediendo ni porqué.A lo lejos un funcionario de la Ciudad sorbía una copa de buen vino y sonreía. El sabía o al menos creía saberlo...y eso era lo único que importaba.
Ese día las acciones de la Grace Company aumentaron un 400% su valor.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Un échantillon de cómo el estado puede ser el idiota útil de las corporaciones

Un poco tarde,  debo decir, pongo aquí un par de enlaces acerca de SOPA, un intento de censurar internet  (la ley se vota en EEUU pero se aplica en todo  el mundo no hay que engañarse),con la ya clásica excusa de combatir la piratería. Las grandes empresas hacen muy eficaz lobby poniendo al estado a defender intereses privados ( y el estado neoliberal responde).
Aquí una explicación de qué es SOPA, y su estado actual (el enlace es de ayer).

miércoles, 16 de noviembre de 2011

El rol del estado: segunda parte.

Y aquí es donde la cuestión se vuelve compleja. ¿Cómo debe intervenir el estado?
Una forma de hacerlo es a través del sistema impositivo: como decía un profesor de historia que tuve (un verdadero canalla, pero a veces decía cosas interesantes) , el Estado es lo que recauda. El sistema impositivo puede ser "equitativo" o sea cobrar a todos por igual sin importar su capacidad contributiva (regresivo porque proporcionalmente pagan más los que menos tienen), puede cobrar más a los que más tienen (progresivo) o puede (incluso) cobrar más a los que menos tienen (regresivo). En el medio hay una serie de graduaciones en una u otra dirección.Si lo que se quiere es redistribuir de los que más tienen a los que menos tienen y así disminuir la desigualdad, ciertamente sólo puede lograrse con un sistema impositivo progresivo. El sistema impositivo argentino sigue siendo regresivo pero se han tomado algunas medidas para hacerlo más progresivo (aún falta).
Pero claro, no basta con saber que el estado recauda. Es necesario saber para qué recauda. Es decir, en qué gasta lo recaudado. Si se limita a devolver en forma de beneficios que favorezcan principalmente a quiénes más tienen no hay redistribución de la riqueza posible. Entonces la siguiente pregunta es en que se gasta la recaudado.¿Debe limitarse a proporcionar, que no es poco, salud y educación pública para todos (tan poco no es, que a pesar de los avances obtenidos desde el 2003 hasta la fecha, seguimos sufriendo las consecuencias del abandono del estado en estas áreas que se concretó en forma de una provincialización sin traspaso de recursos y que permitió que la iglesia aumentara sus privilegios en el ámbito educativo y el florecimiento de las prepagas en el ámbito sanitario) y en el ámbito económico regular a las privadas? Esas solas medidas causan ya por sí mismas un sinfín de resistencias en las empresas acostumbradas a recibir beneficios del estado pero no regulaciones.
El estado cuenta además con otra herramienta: las empresas públicas. Y aquí viene otra cuestión ¿Qué función deben tener las empresas públicas?¿Sólo ser una fuente de ingresos del estado?¿Éstas deben ser dirigidas con el mismo criterio que las privadas, o sea la máxima rentabilidad, o deben pensar en brindar el mejor servicio a la mayor cantidad posible de personas? Más aún, puede pensarse:¿Debe haber empresas estatales? ¿Sólo de servicios o también productoras de bienes?¿es preferible recurrir a las cooperativas en tanto que estas representan a la propia comunidad organizada para satisfacer una necesidad? ¿o apelar a las pymes locales (algo sobrevaloradas, hay que decirlo, todo el mundo quiere hablar bien de ellas)? ¿Tal vez combinar todas estas opciones en un régimen mixto?
El ejemplo de la URSS mostró como a la sombra del estado puede surgir una clase (la burocracia) que lo usufructúa en beneficio propio. La necesidad de un estado  democrático se hace más patente cuanto mayor intervención tenga el estado en la vida de la gente.
Desde esa perspectiva tal vez parezca que lo más democrático es limitar al estado para evitar el riesgo de un despotismo o una tiranía.Pero eso sería olvidar que el poder en el mundo no está, ni siquiera principalmente, en manos de los estados. Si las grandes decisiones están en manos de corporaciones transnacionales , la posibilidad de control que tienen las mayorías sobre ellas es prácticamente nula. No hay elecciones para elegir el CEO de estas compañías. En un estado democrático hay un mínimo de control (y debe aspirarse a ampliar el control que el pueblo tiene sobre sus representantes). Es justamente lo contrario de lo que  los estados neoliberales hacen actualmente: con la excusa de poner el destino del país en manos de técnicos de dudosa sabiduría, se escamotea el control que los ciudadanos debían tener para que los representantes sean realmente representantes del pueblo y no de un puñado de empresas.
Pero mi objetivo no es dar una respuesta definitiva: en primer lugar no todas las áreas de la economía son igual de estratégicas, ni tienen el mismo grado de complejidad. Una cooperativa puede brindar energía eléctrica a un pueblo, o tener un canal local o una radio local, pero difícilmente pueda encargarse del suministro eléctrico de todo el país (no sin convertirse en un empresa común y corriente donde un directorio decide todo y la mayoría de los socios no pincha ni corta). Hay consideraciones estratégicas también, ¿Es conveniente que el suministro energético esté en manos de empresas extranjeras cuyo interés no tiene porqué coincidir con el del país? ¿Y el ahorro interno? ¿Y el comercio exterior?
Como se ve es un cuestión delicada y admite variadas respuestas porque ante todo es una discusión de grados (hasta donde, cuando sí y cuando no),pero lo importante es que la decisión que se tome sea avalada por las mayorías y no un resultado de una receta de manual impuesta a la fuerza con las consecuencias desastrosas que eso conlleva.
Todo esto está dicho para el nivel estado-nación porque es la categoría actualmente vigente. En caso de que se dé un proceso de integración política genuina que desplace definitivamente a los estados nacionales  creando estados supranacionales,un estado supranacional tendría los mismos desafíos y obligaciones aunque en diferente escala (un ejemplo de como no hacerlo ha resultado la Unión Europea: una integración eficaz para los  bancos pero que aplastó a los países que la constituyen).

El rol del estado

Dolina dijo en una ocasión que uno de los problemas de la discusión política es que se termina hablando de cuestiones secundarias, tales como el color de la corbata de un diputado o la marca de una cartera,y eso es malo no sólo porque entorpece cualquier desarrollo posterior de la discusión sino porque uno se queda sin saber si el dueño de la corbata roja (muestra de agresividad según algunos analistas políticos yanquis, no se rían) es un partidario de la reforma agraria o el más acérrimo defensor del lema "patria, familia, tradición y propiedad").
Y uno de esos temas centrales es el estado, su existencia misma y el rol que debe jugar.
No han faltado a lo largo de la historia grupos que han propugnado su eliminación total : algunos desde posiciones de izquierda viendo en el estado sólo un instrumento de opresión de la clase dominante, y confiando en que la sociedad podría proveer a las necesidades de sus miembros mediante una organización horizontal, sin opresores ni oprimidos (sería la tesis anarquista,el socialismo proponía que el proletariado tomara el control de estado para luego proceder a su eliminación gradual como parte de la construcción del comunismo). Otros desde posiciones de derecha, oponiéndose al estado por considerar que "mantiene vagos", pero también porque le quita libertad al individuo al imponerle reglas, limitaciones, etc, en beneficio del conjunto de la sociedad  (los liberales extremos niegan la existencia de la sociedad a la que consideran como un conjunto de individuos aislados por lo que niegan también la existencia de intereses colectivos).
El liberalismo clásico le ha dado un rol subsidiario: debe ante todo garantizar el ejercicio de la propiedad privada y no intervenir en el libre juego de la oferta y la demanda. El neoliberalismo ha ampliado el ámbito reservado al mercado incluyendo a la educación como bien de mercado, por ejemplo.
El Welfare State y los llamados "populismos" propugnan diversos grados de intervención del estado en la economía para garantizar un piso de derechos para la mayoría.
No se trata de una discusión meramente teórica, hay conflictos de intereses muy concretos a la hora de decidir si debe haber más o menos estado y sobre todo para qué y en beneficio de quienes.
A pesar de su vocación antiestatista el neoliberalismo práctico recurre activamente al estado: lo hace por medio de las fuerzas armadas y la policía con el fin de mantener bajo control a los descontentos por las consecuencias de las medidas que impulsa, y para abrir a tiros mercados renuentes , pero también favorece la redistribución de la riqueza de los más pobres a los más ricos con leyes laborales flexibles, con sistemas tributarios regresivos que incluyen exenciones a los ricos, y asumiendo las pérdidas de las empresas mientras deja vía libre para las ganancias extraordinarias.
Usar el estado para distribuir la riqueza desde los que más tienen a los que menos tienen es otra opción, pero más compleja porque los afectados son los dueños de los resortes del poder (que no reside únicamente, ni siquiera primordialmente en estado) en el mundo. Lo hizo el Welfare State de las socialdemocracias europeas bajo el acicate del "comunismo" (más bien colectivismo burocrático) de la URSS. Lo hacen actualmente los "populismos" latinoamericanos en diferente grado.
Los resultados son ciertamente mensurables: la apuesta al neoliberalismo en Europa está diezmando el colchón de derechos construido durante el "estado de bienestar" mientras aumentan el desempleo y la conflictividad social pero también las ganancias extraordinarias de las empresas. En cambio los países latinoamericanos (Argentina es uno de ellos) que apuestan a un rol activo del estado en favor de los más pobres  han logrado disminuir la pobreza, y capear el temporal de una crisis económica mundial que parece interminable.
Pero una vez establecido que es positivo que el estado intervenga activamente para lograr la redistribución de la riqueza, debe establecerse cuanto y cómo debe intervenir.



Continuará...

viernes, 11 de noviembre de 2011

Quiera el pueblo votar (esta vez sí)

Cuando se habla de sufragio universal en la Argentina generalmente se evoca a  la Ley Sáenz Peña. Eso no es exacto: el 10 de febrero de 1912, se sancionó en el país la Ley Nº 8.871, conocida como Ley Sáenz Peña,que estableció el sufragio secreto y obligatorio para todos los varones argentinos mayores de 18, y el sistema de lista incompleta. Con esa ley se abría la posibilidad de que el voto popular se expresara, aunque en principio la intención era dar lugar a un minoría que diera legitimidad al régimen conservador con su presencia en el Congreso. Habiendo aceptado Hipólito Yrigoyen dejar la vía revolucionaria y permitir que candidatos de la UCR se presentaran a elecciones, se suponía que esa minoría sería el radicalismo.
No es extraño entonces que Juan B Justo se mostrara desconfiado hacia esa ley.
Las palabras del presidente Roque Saenz Peña al presentar el proyecto al Congreso fueron estas:
“He dicho a mi país todo mi pensamiento, mis convicciones y mis esperanzas. Quiera mi país escuchar la palabra y el consejo de su primer mandatario, quiera el pueblo votar”
La realidad fue un poco distinta a lo planeado: el radicalismo era una fuerza que aspiraba a ser mayoritaria y lo consiguió a poco de iniciado el recorrido de la Ley Saenz Peña. La ley que debía servir para aligerar tensiones permitiendo adornar el congreso con algunos diputados radicales permitió la llegada a la presidencia de Hipólito Yrigoyen , el peludo, como le decían principalmente sus detractores. Fue el primer presidente con respaldo popular, ya que entonces la UCR era el partido de masas en la Argentina (más allá de sus claroscuros de los que ningún partido está exento)
Pero lo cierto es que la mitad de la población no estaba  incluida en ese esquema. El pueblo que podía votar eran sólo los hombres.
Tal como en otros países en la Argentina había habido un movimiento sufragista y mujeres ilustres  como Alicia Moreau de Justo,Elvira Rawson Dellepiane,Carolina Muzzili, Fenia Cherkoff  y Cecilia Bierson habían militado en favor del voto femenino. Incluso había habido un proyecto presentado por Alfredo Palacios en 1938 que no fue tratado.
Si se la compara con otros países en Argentina se había llegado temprano al sufragio para todos los hombres nativos mayores de 18 años pero iba lenta en lo que a sufragio femenino se refiere. 
Australia fue el primer país en establecer el sufragio universal (1893), y el Latinoamérica el país pionero fue Uruguay (1917).
Uno de los motivos de este retraso fue el conservadurismo de la clase dirigente que afectaba inclusive a los líderes populares de la época como el propio Yrigoyen. El único apoyo político que había encontrado el voto femenino provenía del socialismo cuya representación política en el Congreso era testimonial.
Eso cambió con la llegada de Perón al Departamento de Trabajo y su inicio de un proyecto político popular. Irónicamente se le opusieron quienes habían bregado por años en vano sin ser escuchados: las mujeres sufragistas y el socialismo. Pudieron más el odio y el desprecio que sentían hacia el pueblo peronista que las coincidencias ideológicas y programáticas que tenían.
 El papel de liderazgo de las mujeres obreras lo asumió Eva Perón, ya que las mujeres sufragistas optaron por la militancia de clase antes que por la solidaridad con sus congéneres menos afortunadas, social y económicamente. En ese papel y sin tener la preparación intelectual de la las sufragistas, Eva Perón ejerció un feminismo pragmático y defendió con fervor el derecho de la mujer al voto.
Lo que no se logró durante el gobierno de facto de Farrel, se logró en 1947 con un gobierno democrático, luego de pasar por la obstinada oposición de radicales, conservadores,socialistas y aún de algunos peronistas. La mujer podía votar y al fin podía hablarse de sufragio universal. El llamado de Saenz Peña a votar ahora incluía a todos los argentinos mayores de 18 años, realmente podía decirse "quiera el pueblo argentino votar".
En palabras de Eva Perón: "Mujeres de mi Patria:
Recibo en este instante, de manos del Gobierno de la Nación, la ley que consagra nuestros derechos cívicos. Y la recibo, ante vosotras, con la certeza de que lo hago, en nombre y representación de todas las mujeres argentinas. Sintiendo, jubilosamente, que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria (...)"
En las siguientes elecciones presidenciales las mujeres votaron y lo hicieron en su mayoría por el peronismo. Perón fue reelecto y se convirtió en el primer presidente electo por el voto popular de hombres y mujeres. También ingresaron las primeras legisladoras nacionales de la mano del partido peronista. El radicalismo no presentó candidatas ese año.
Mucha agua ha pasado bajo el puente desde entonces, la ley del cupo femenino vino a intentar corregir la escasa representación que tenían las mujeres en los partidos políticos. Se han conquistado los derechos civiles para la mujer, existe la ley de divorcio. El camino comenzado no ha llegado a su fin: el salario femenino sigue siendo inferior al masculino por igual trabajo, las tareas domésticas siguen recayendo primordialmente sobre la mujer, los derechos reproductivos de la mujer siguen siendo obstaculizados por prejuicios religiosos y aún los partidos buscan triquiñuelas para eludir el cupo femenino (igual que con el reparto de la riqueza vamos por el fifty-fifty).
Pero tenemos una presidenta ( la primera mujer electa por el voto popular para ese cargo en la Argentina y la primera reelecta) que ha mostrado valor , inteligencia y liderazgo, y su ejemplo debe servirnos de acicate . Recordemos que una democracia verdadera es aquella en la que los hombres y mujeres tengan igualdad de derechos positivos: hacia eso vamos.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Ciencia para todos

Tomando como punto de partida un artículo que leí en el blog del profesor que habla sobre la presentación del último libro de Paenza este miércoles 9 de noviembre y la presencia de Cristina en dicho evento, y resalta la importancia de que desde el gobierno se ha dado a la educación y a la investigación científica. Importancia reflejada no sólo en discursos sino en inversiones constantes y sonantes.Y creo que eso es lo esencial, lo que marca la existencia de un punto de inflexión en la historia de nuestro país. Paenza es doctor en Matemáticas y con sus obras ha aportado mucho a la divulgación de la misma. Pero eso en sí mismo, sin desmerecerlo, no es una novedad.En nuestro país hemos tenido figuras excepcionales en diferentes campos científicos pero por desgracia han faltado, salvo contados períodos siempre interrumpidos abruptamente, políticas públicas que fomentaran tanto la generación de nuevos conocimientos como su divulgación entre amplias capas de la sociedad.
El proyecto político iniciado en el 2003 ha apostado decididamente por la educación y por la producción de conocimientos. Cito al profesor: "Lo que respalda estas palabras de la Presidenta y las convierte de un discurso en una política de efectos reales es el hecho que éste, el gobierno kirchnerista, entre otras cosas, ha  triplicado en ocho años el presupuesto destinado a la educación y el desarrollo científico y tecnológico, ha puesto en marcha innumerables emprendimientos tecnológicos, ha renovado el apoyo a los proyectos que sobrevivieron a la destrucción menemista y de la alianza, ha repatriado a centenares de científicos brindándoles un espacio apropiado para que puedan contribuir con sus conocimientos."
Allí está la clave. No dejar ni a la educación, ni a la ciencia y a la tecnología al arbitrio de los caprichos del mercado, porque por ese camino sólo podremos, a lo sumo, proporcionar investigadores a universidades de EEUU y Europa y a las multinacionales, que beneficiarán a los países centrales (en rigor de verdad favorecerán principalmente las finanzas de dichas multinacionales) pero no al nuestro.
Aclaro desde ya que estoy en contra del sistema de patentes y que desconfío enormemente de que éste sirva para incentivar la investigación y los descubrimientos. Más aún dada la forma en que se construye el conocimiento científico: este se beneficia del intercambio de ideas y no de su atesoramiento.
Pero comprendo que los años del inventor de entrecasa, que con muy poco hacía mucho, han pasado. Como en la explotación de una mina de oro, las vetas más superficiales se han agotado y para seguir buscando no basta con un pico, una pala y un poco de suerte.Hace falta mucho dinero para financiar las investigaciones. Claro que las empresas pueden aportarlo, pero a largo plazo es arriesgado subordinar el rumbo todo de una ciencia al criterio más bien miope y cortoplacista del mercado.
Por eso es que el Estado debe tener un rol activo, tanto en la educación como para fomentar la investigación básica, muchas veces desdeñada por poco rentable, como para favorecer la investigación en proyectos de gran interés social a largo plazo. Pero eso no basta: la ciencia debe estar presente en la vida de todos no sólo en forma indirecta a través de sus derivados tecnológicos y la educación no puede consistir sólo en combatir el analfabetismo. ¿Por qué digo esto? Porque la sociedad en la que vivimos es de una gran complejidad y sólo puede ser sustentable si una buena porción de la sociedad conoce y comprende los fundamentos básicos de las tecnologías de las cuales depende.
Y más aún que la ciencia básica lo que debe llegar a las escuelas es el método científico: para acercar al pueblo a la ciencia y que deje de verla como algo inalcanzable o como una amenaza, hay que enseñar lo que es el corazón mismo de la ciencia, lo que la hace una herramienta tan versátil. Tal como para aprender a cocinar hay que agarrar las ollas, para pensar científicamente hay que conocer su método.
El método científico no es otra cosa que una combinación de empirismo con pensamiento crítico: como tal es una escuela de humildad y escepticismo (entendido como la necesidad de tener pruebas antes de aceptar las afirmaciones como verdaderas, no en su sentido original de escuela filosófica). Ayuda enormemente a tomar decisiones y a distinguir "fraudes" y "cuentos del tío". No es un dato menor en un mundo inundado de publicidad que apunta al pensamiento mágico y de seudo especialistas que insisten en vender propuestas económicas de probada ineficacia como auténticas panaceas.
Contrariamente a lo que plantea el prejuicio, no sólo no va en contra del interés de un gobierno popular tener un pueblo instruido y con pensamiento crítico sino que puede ser esencial para su supervivencia en un mundo donde las políticas antipueblo se hacen tragar endulzadas con campañas que apuntan a la irracionalidad, y al miedo.

La gradualidad del conocimiento

O, al horizonte no  se llega de un salto

Isaac Asimov escribió hace muchos años un librito titulado "la relatividad del error" . En él se planteaba que el acercamiento al conocimiento es gradual y acumulativo, que se va puliendo lentamente y en cada acercamiento el error es menor. Es decir que entre dos hipótesis erróneas puede determinarse que una es más errónea que otra , contrariamente a la recurrente creencia de que la falsedad y la veracidad son conceptos absolutos.
¿Porqué esta introducción? Estuve escuchando el programa de "Argentina tiene historia" del día 21 de octubre. En él se hablaba de los enemigos del voto popular y lo relacioné con las declaraciones de Beatriz Sarlo del viernes pasado, por Radio Mitre, en el programa de Marcelo Zlotowiazda: allí decía que los pueblos no están capacitados para analizar la economía.
Cada vez que alguien propone alguna forma de voto calificado la base de su argumento es que hay gente incapaz de tomar de decisiones acerca de su futuro y el futuro de la comunidad a la que pertenece. Pero cuando se discuten políticas económicas ese prejuicio se exacerba: los que aceptan, un poco a regañadientes, que las mayorías voten para elegir a sus representantes políticos se atrincheran detrás de la noción de que las decisiones económicas son coto de caza de "especialistas" y no debe ser mancillado por la participación popular.
Y la raíz de este escamoteo que se le hace a la voluntad popular está en la creencia de que los conocimientos son absolutos y se los tiene o no se los tiene. Y la realidad es que los conocimientos se adquieren por acumulación (y también por contraste): un estudiante de la licenciatura en Ciencias Económicas no se vuelve economista el primer día de clases, pero no puede decirse que lo ignora todo hasta aprobar la defensa de su tesis (como tampoco puede decirse que lo sabe todo después de graduarse).
Más aún, el grado de conocimiento que se necesita para tomar una decisión acerca de una política económica no es el mismo que el que se requiere para diseñarla.De hecho existe en la medicina un concepto que podría ser aplicable a estas cuestiones: se llama "consentimiento informado". Supone que el paciente debe recibir todos los datos necesarios para tomar una decisión, pero la decisión, en última instancia, es suya.
En el  caso de las políticas económicas aplicadas a países como Grecia no se trata de debates puramente teóricos: el pueblo griego está sufriendo en carne propia las consecuencias de la medidas neoliberales que se le aplican. Tiene un conocimiento empírico de lo perjudiciales que son,y de hecho hay otros ejemplos históricos que lo demuestran. Contrariamente a la opinión  sarliana (aunque ella no es la única) son los supuestos especialistas los que muestran una mayor reticencia a registrar las consecuencias reales de la soluciones que proponen.
Un criterio dolinesco sería señalar que en las elecciones no se resuelve una ecuación sino que se decide un rumbo político. Pero ese criterio adolece del defecto de creer que la decisión de ese rumbo es arbitraria y no puede validarse científicamente.
Lo cierto es que no todos los modelos económicos son  igualmente sustentables a mediano y largo plazo. Aún la decisión de disminuir la desigualdad puede defenderse racionalmente y no sólo con argumentos sentimentales: hay evidencia de que una brecha amplia entre ricos y pobres resulta perjudicial tanto en el aspecto económico como en lo social .
Pero el tomar la decisión de votar un gobierno que plantee la necesidad de disminuirla con políticas activas no requiere la comprensión total de todas las características del tema tal como la decisión de tomar un medicamento no requiere saber sintetizarlo (pero sí se debe conocer si causa reacciones alérgicas).
Claro que la mar de fondo es la disputa por el poder: permitir que los griegos o los españoles o  los irlandeses o un largo etcétera, decidan sobre las cuestiones que los afectan es cederles (devolverles en verdad) algo de poder . Está claro que las corporaciones y sus representantes  (declarados o no) no lo harán gratuitamente. Habrá que conquistarlo: a eso apuntan las protestas y las manifestaciones. Veremos si lo logran.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Recordando a Carl Sagan

Hoy Carl Sagan hubiese cumplido 77 años. Eso en sí mismo dice poco. Su prematura muerte (hace ya  15 años) privó a la ciencia de un gran divulgador, y a la humanidad de un gran tipo.No puedo decir ,como muchos otros, que le deba mi acercamiento a la ciencia. En mi caso fue al revés: a poco de comenzar a estudiar la carrera de Bioquímica , una serie de menciones en páginas de divulgación científica me llevaron a buscar y a leer sus libros.
Personalmente lo considero una especie de contracara de los filósofos como Miguel de Unamuno , que veían en la ciencia algo descorazonador de lo cual había que huir.
Carl Sagan era un enamorado de la ciencia y eso se notaba en su discurso. Quién vea los capítulos del documental Cosmos (hace un tiempo lo pasaron por canal Encuentro) o lea sus libros no puede dejar de notar que no la veía como una simple profesión o como un pasatiempo de señores de bata blanca (esos físicos que Ernesto Sábato comparaba con "dentistas" y que  lo escandalizaban tanto. De hecho su odio por la ciencia era apenas un poco menor que su odio al peronismo). Veía en la ciencia y, sobre todo en el método científico una herramienta preciosa que no sólo no deshumanizaba, como insisten en achacarle, sino que hacía al ser humano más consciente de sus limitaciones al no proponer jamás certezas absolutas.
En este mundo post  9-11-2001 donde el miedo ha vuelto ha ser una herramienta de disciplinamiento social ,un mundo donde las supersticiones tienen un revival muchas veces con ropaje seudocientífico (¿Qué es sino el neoliberalismo a ultranza, aplicado y recomendado contra todo prueba?) y se busca un chivo expiatorio, una vez más en el otro, en el diferente, resulta importante recordar las palabras de Sagan (El mundo y sus demonios,:
(...)" La causa de la miseria humana evitable no suele ser tanto la estupidez como la ignorancia, particularmente la ignorancia de nosotros mismos. Me preocupa, especialmente ahora que se acerca el fin del milenio, que la seudocientífica y la superstición se hagan más tentadoras de año en año, el canto de sirena más sonoro y atractivo de la insensatez. ¿Dónde hemos oído eso antes? Siempre que afloran los prejuicios étnicos o nacionales, en tiempos de escasez, cuando se desafía a la autoestima o vigor nacional, cuando sufrimos por nuestro insignificante papel y significado cósmico o cuando hierve el fanatismo a nuestro alrededor, los hábitos de pensamiento familiares de épocas antiguas toman el control.La llama de la vela parpadea. Tiembla su pequeña fuente de luz. Aumenta la oscuridad. Los demonios empiezan a agitarse".
La ciencia no ofrece una solución mágica a nuestros problemas. De hecho no ofrece una solución mágica a ningún problema, pero es como la débil llama de la vela que en la oscuridad nos permite ver dónde estamos situados, que no es poco.
En palabras de Carlitos (¿será muy atrevido que lo llame así?):
"Es mucho lo que la ciencia no entiende, quedan muchos misterios todavía por resolver. En un universo que abarca decenas de miles de millones de años luz y de unos diez o quince miles de millones de años de antigüedad,quizá siempre será así. Tropezamos constantemente con sorpresas. Sin embargo, algunos escritores y religiosos de la «Nueva Era» afirman que los científicos creen que «lo que ellos encuentran es todo lo que existe». Los científicos pueden rechazar revelaciones místicas de las que no hay más prueba que lo que dice alguien, pero es difícil que crean que su conocimiento de la naturaleza es completo.
La ciencia está lejos de ser un instrumento de conocimiento perfecto.Simplemente, es el mejor que tenemos. En este sentido, como en muchos otros, es como la democracia. La ciencia por sí misma no puede apoyar determinadas acciones humanas, pero sin duda puede iluminar las posibles consecuencias de acciones alternativas.
La manera de pensar científica es imaginativa y disciplinada al mismo tiempo. Ésta es la base de su éxito. La ciencia nos invita a aceptar los hechos, aunque no se adapten a nuestras ideas preconcebidas. Nos aconseja tener hipótesis alternativas en la cabeza y ver cuál se adapta mejor a los hechos. Nos insta a un delicado equilibrio entre una apertura sin barreras a las nuevas ideas, por muy heréticas que sean, y el escrutinio escéptico más riguroso: nuevas ideas y sabiduría tradicional. Esta manera de pensar también es una herramienta esencial para una democracia en una era de cambio."
Esto es apenas un échantillon. Para que el quiera saber más recomiendo la lectura de todos sus libros, en especial "El mundo y sus demonios", del cual tomé estas citas.
Además de explicar de modo sencillo y ameno cuestiones complejas, Sagan sabía transmitir en todo momento que la ciencia es algo apasionante (que no divertido, eso es otra cosa) y sobre todo algo muy alejado de la rutina memorizadora de los colegios, una cualidad que no todos los divulgadores alcanzan.
¿Porque insistir en la importancia de la ciencia y más que nada en la necesidad de una buena divulgación?
Porque durante años (siglos) se ha disfrazado al conocimiento con ropajes aterradores para mantener al pueblo alejado de él. Para que no tome decisiones o las tome guiado por el miedo.No son los políticos a secas los que logran poder (ellos mismos sufren a veces de esa ignorancia), sino los de siempre, que sí saben o creen saber. Con la excusa de que el conocimiento lleva a la tristeza o a la rebeldía,  se olvida que un mundo habitado por 7 mil millones de personas es una gran responsabilidad que solo puede afrontarse con conocimiento científico: ningún cuento de hadas multiplicará los panes ni los redistribuirá para evitar unos pocos  se queden con todo.
Por eso es que este día me permito recordar a un hombre que no dudó que la ciencia debía estar al alcance del hombre común, no sólo como acto de buena voluntad por parte del científico sino como una suprema necesidad de la sociedad de la que ambos forman parte...



sábado, 5 de noviembre de 2011

Los ladrones de almas


Continuando la serie de cuentos laterales :

Los ladrones de almas.
En las ciudades de la Confederación, y también en algunas “ciudades libres” se hizo popular entre los niños una historia. La contaban las abuelas y se fue modificando a medida que se la relataba, de un modo tal que, dos años después de su invención, ya existían cinco versiones distintas.
Según las abuelas, todos los niños al nacer reciben un alma: una luz pequeñita y casi invisible. Hay que observar con mucha atención para percibirla y aún así, muchos no la ven.
Cuando los niños crecen, sus almas no crecen con ellos, por lo que se conservan pequeñas y se hacen más difíciles de observar.
Se suele pensar que las almas brillan más intensamente cuando la persona está feliz, pero también hay quienes creen que las almas de los enamorados son las más brillantes obviamente son versiones contrapuestas. No falta quien dice que el sufrimiento es el que templa las almas y les da mayor resplandor ( esta versión se parece demasiado a la anterior... tal vez sea otra forma de expresarla)
Las almas son muy frágiles y además se pueden perder muy fácilmente. Sobre lo que ocurre con las personas que pierden su alma, las versiones difieren. Algunas dicen que las personas no pueden vivir sin alma y mueren poco después de perderla. Otras en cambio afirman que los desalmados sobreviven sin dificultades aparentes, pero se vuelven despiadados e insensibles. Se ha llegado a decir que se esconden durante el día y salen a la noche a robar las almas de los incautos, con el fin de resarcirse de la pérdida sufrida. Claro que esto último resulta inútil porque las almas sólo pueden entrar en los cuerpos de los recién nacidos.
Sea como sea, sucede que todas las noches rondan los alrededores de las ciudades los ladrones de almas. Nadie que los haya visto sobrevive para contarlo, pero se cree que roban las almas para usarlos de luminarias. Al parecer, viven en un lugar muy oscuro,pero no resisten la luz intensa. En vez de ello utilizan las tenues luces que emiten las almas.
Ahora bien, la luz de las almas es variable: puede debilitarse o incluso apagarse, así que siempre necesitan más.
Para evitarlo las abuelas aconsejan a los niños no salir nunca de noche, y aún los adultos toman muchas precauciones, no sea cosa que los encuentren desprevenidos...
Cuando alguien está enfermo se los acompaña permanentemente porque en ese momento es más vulnerable que nunca.
Se dice con algo de malicia, que los habitantes de la Ciudad nacen sin alma y que por eso son despiadados y crueles. También hay quien supone que los corroe la envidia hacia aquellos que todavía tienen un alma. Opiniones más benévolas insisten en que todos tienen alma al nacer y que los habitantes de la Ciudad la pierden después, de puro descuidados.
Tampoco hay acuerdo acerca de lo que pasa cuando las personas mueren. Hay quienes suponen que las almas de los recién fallecidos se reunen con las de los seres queridos que los precedieron y forman enjambres luminosos, como bichitos de luz. Otros afirman que las almas esperan que alguien nazca para ocupar su cuerpo e iniciar una nueva vida. También hay quienes dicen que todas las almas de los muertos caen en poder de los ladrones de alamas, que las mantienen cautivas para siempre.
Finalmente, hay una versión que no es popular pero que me gusta mucho: es la que dice que las almas se van apagando lentamente a medida que sus dueños mueren, hasta que se apagan por completo. Una vez que se apagan no pueden volver a encenderse, tal como sucede con las estrellas cuando dejan de brillar...
Algún día la última de estas luces se habrá apagado y entonces el universo aunque nadie lo note será un poco menos luminoso, estará un poco más vacío...
Relámpagos fugaces en una noche eterna, eso son nuestras pequeñas almas. Por eso debemos cuidarlas. Quizá toda precaución sea inútil: si las mismas estrellas están destinadas a apagarse ¿Cómo podría ser distinta la suerte de tan frágiles llamas?
Sin embargo ese es el verdadero motivo para seguir resistiendo. Detrás de nuestras endebles murallas tratando de ganarle al menos un partido de ta-te-tí a la muerte. Nada más digno de ser defendido que aquellas causas que no tienen ninguna chance. Cualquiera lucha en un guerra que sabe que puede ganar; sólo los valientes combaten en aquellas que están perdidas de antemano...

jueves, 3 de noviembre de 2011

Cristina en Cannes:las dos lógicas

El discurso de nuestra presidenta fue otra pieza maestra de oratoria ( nos tiene un poco malacostumbrados)  y da bastante material para el análisis.
De los puntos que abordó en su discurso hubo 3 que quiero resaltar:
Primero su abordaje acerca del tema mundial de la urbanización creciente debido a la expulsión de la mano de obra rural debida al progreso tecnológico. Ella propuso como forma de combatir  ese despoblamiento rural el generar valor agregado en origen evitando así largos transportes desde el lugar donde se genera la materia prima hasta su industrialización. No es un detalle menor: en la Argentina Enrique Mario Martínez (titular del INTI) ha hablado mucho de la necesidad de descentralizar la producción como forma de lograr un verdadero federalismo económico (que no todos los lácteos se procesen en el litoral, que haya mataderos y frigoríficos en Formosa,etc)
Segundo: la afirmación casi al pasar pero contundente de revisar el tema de las patentes de los medicamentos que afecta a los países más pobres haciendo que gente muera de enfermedades evitables por no poder pagar los medicamentos.
Tercero: su enésimo pedido de regular al sistema financiero mundial para que la riqueza se genere produciendo mercancías y no en la timba de la especulación. En esa dirección fue su pedido de un "capitalismo en serio"
Los resalto porque en esos planteos hay un choque de lógicas que no es inocente y que está en la raíz misma de la crisis económica actual: cuando ella habla de que es "un problema de competitividad" el  "trasladar mis materias primas a determinados kilómetros para poder industrializarlas" habla desde la perspectiva del productor ,y  también, porque no, del país al que este pertenece. Es importante para el productor agregar valor a su producción y tener a quién venderle, claro está. Para el país (y para el estado) es importante que la gente tenga empleo y consuma y pague impuestos.Los excluidos del circuito del trabajo y el consumo son una fuente de conflicto (ni hablar de la deshumanización que supone para ellos) y a largo plazo generan más costos que beneficios para los estados.No es la lógica de las multinacionales que logran mayores ganancias con las economías de escala,creando polos de desarrollo que centralizan las actividades con el menor número de empleados posibles. No está en su interés descentralizar, industrializar en origen o generar empleo. Como tampoco está en su lógica ampliar el acceso a los medicamentos a todos quienes los requieran.Como no está en su interés aceptar regulaciones al sistema financiero, porque las pérdidas jamás recaen sobre ellas (sí las ganancias extraordinarias).
La lucha de estas lógicas existe porque lo que es bueno para el capitalismo financiero (el capitalismo realmente existente por poco serio que parezca) no lo es necesariamente para la población mundial; y no lo es porque se pierde de vista el objetivo más básico de la economía: satisfacer las necesidades de la población con bienes escasos ( y que la tecnología permite incrementar la producción, pero no crear nuevos planetas, los recursos siguen siendo limitados) mientras que el objetivo del capitalismo es incrementar la tasa de ganancia por el medio que sea.
¿Las regulaciones pueden combatir esta tendencia y lograr un "capitalismo con rostro humano" ¿Ha llegado la hora de plantear una transición a un "socialismo en serio"?. Por bonitas que resulten, estas preguntas no son relevantes: lo relevante es la puja de poder que se está dando en el mundo por imponer una de dos lógicas, una que pone a la economía al servicio de la humanidad y otra que pone a la humanidad al servicio de las multinacionales y llama a eso economía. Una mayoría en nuestro país (y en varios países de América del Sur) parece haber preferido la primera.Por el momento en el mundo está ganando la segunda. El sistema resultante será el producto de la lógica que triunfe finalmente más allá de las elucubraciones teóricas que se hagan.
Heller suele decir que el ajuste tiene como límite la capacidad de resistencia de los ajustados. Por ahora la reacción no ha sido suficiente para mover la balanza en los sitios de poder...
Lo que lanzó nuestra presidenta es un desafío a los mandatarios del mundo: un llamado a comenzar a hacer política ( y política en favor de las mayorías, nada menos). Espero ansiosa el día que recojan el guante (con acciones mejor que con palabras) un presidente norteamericano o francés, una mandataria alemana, o un líder  japonés . Porque entonces podremos decir que la política ha retornado para ocupar su lugar en el mundo,que no es precisamente el de Cenicienta de las corporaciones.


miércoles, 2 de noviembre de 2011

Potencia vs acto

He aquí un tema espinoso: el aborto. Y es dificultoso de abordar no tanto por sus connotaciones éticas (que son complejas) como por el alto grado de chantaje emocional con que se juega a esconder las palabras detrás de otras palabras.
Los opositores a la  despenalización del aborto y a su legalización para circunstancias especiales dentro de ciertos plazos se autodenominan "pro-vida". Nada más acertado en la búsqueda de impacto emocional. Nadie quiere ser llamado "asesino". Es algo que duele: pero hay que hacer un esfuerzo de poner en calma la cabeza, porque eso no es lo central.
Volvamos a la palabra "pro-vida". Descartamos de cuajo que se trate de una asociación de veganos o  de monjes jainistas. Hablan exclusivamente de la vida humana.
¿Por qué? Porque parten del supuesto de que el hombre es la cumbre de la creación, dueño de un alma inmortal que lo diferencia del resto de las bestias. Una creencia que se basa en la fe y no puede imponerse (o no debería imponerse) a quienes carezcan de ella.
¿Hay un motivo más genérico para dar preeminencia a la vida humana? Sí, el interés. Como miembros de una especie conviene  poner nuestro bienestar  como prioridad, aunque sin tensar tanto la cuerda que terminemos barriendo al resto de las especies del globo.
¿Entonces hay un basamento práctico no religioso para su postura? Sí y no. El problema es que partimos de un concepto que sigue siendo demasiado genérico tanto que nos oculta el tema central: ¿Defienden estos grupos la vida humana en general? ¿Son grupos pacifistas que se oponen a toda guerra? ¿Son férreos opositores a la pena de muerte? ¿Promueven una enérgica redistribución de la riqueza que permita a toda la población mundial un nivel de vida digno e incluso un aumento de su promedio de vida?¿Promueven la búsqueda de nuevos tratamientos que prolonguen la vida y su disponibilidad para todos? ¿Promueven los tratamientos contra la infertilidad para favorecer que parejas que no tienen hijos puedan tener hijos biológicos?Algunos en forma particular, tal vez. Pero no suele ser el motivo aglutinante  de estos grupos.
En verdad su leiv motiv son los embriones: de ahí que no sólo se opongan al aborto sino también a la fecundación in vitro y a la investigación con células troncales de origen embrionario.
En apariencia eso sería contradictorio porque  el objetivo de estas prácticas es dar lugar a nuevos nacimientos y  buscar tratamientos médicos que curen a personas enfermas.Ah! Pero se destruyen embriones.
Hemos tocado el punto sensible: un conflicto de intereses ocultado bajo una prédica sentimental.De un lado la vida de células humanas que aún no alcanzan consciencia ni están conectadas a sistema nervioso alguno frente a personas contantes y sonantes que sufren, temen y que pueden morir mientras se debate si es asesinato destruir un embrión.
¿Estamos matando al futuro Mozart?¿a un futuro Bush? Eso no lo sabremos, como no sabremos que hubiera sido de la vida de cada embrión abortado en forma espontánea.
Lo que está en juego increíblemente no es el carácter humano del embrión, sino una confusión entre potencia y acto. Se le atribuyen a un embrión las características que poseerá si se de dan un conjunto de circunstancias favorables, pero al precio de minimizar el valor de una persona ( la mujer embarazada) cuyas cualidades ya están en acto.
Y entonces el plato está servido: pasan imágenes de fetos casi a término destrozados y hablan de torturar "niños", saltándose todo viso de realidad. La sensibilidad se dedica a denostar a "asesinas" de "niños" pero no a preguntarse ¿porqué abortan las mujeres? No lo hacen sólo en contextos favorables legalmente. Lo hacen incluso cuando es riesgoso, socialmente descalificador, penado por ley y deja el sentimiento de culpa...
Porque tanto remachar sobre el embrión olvidamos a la mujer que lo lleva. Que es diferente genéticamente de él pero que no depende de él para continuar con vida como sí ocurre con el embrión. Su falta de autonomía es práctica,  no ocurre lo mismo en etapas más avanzadas del embarazo y ese es el límite pragmático que rige el establecimiento de plazos. Hay un cambio cualitativo en las primeras etapas del desarrollo que se complementa después con crecimiento cuantitativo. Hasta el punto de que en las primeras etapas existe la posibilidad de que el cigoto se divida y de lugar a dos gemelos univitelinos: su potencialidad es tal que puede dar lugar a dos, uno o ningún individuo en el futuro
Pero las potencialidades de la mujer también están en juego, y la trampa es que ella decide aunque se le niegue esa posibilidad. Lo hará con más o menos riesgo pero lo hará.
Y allí es cuando la discusión se vuelve bizantina: no se está discutiendo introducir una práctica nueva, prístina.Se está hablando de si hay que meter presas a las mujeres que abortan o no, si las mujeres pobres caerán en manos de carniceros y las ricas abortaran con seguridad en clínicas privadas. Si una mujer que llega con una sepsis producto de un aborto incompleto debe ser denunciada o no. Si una mujer puede llegar a morir porque se le niega un aborto terapéutico en medio de amparos, chantaje emocional y la más completa indefensión para la mujer (curioso que insistan en poner a la mujer en esa condición mientras se escandalizan  de la indefensión del embrión) .Ese es el statu quo.
Defender el statu quo es eso. Quienes aspiran a modificarlo no creen que abortar sea algo feliz, no por nada el lema es "educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir" . El aborto es una última instancia a la que hay que tratar de no llegar, pero debe existir como opción, legal y gratuita, para que ya no sea fuente de más desigualdad.
No hay soluciones mágicas:hay que lograr que la sexualidad sea vista como algo placentero que no necesariamente conduce  a la fecundación.Falta un largo camino para comprender de una vez por todas que cuidarse es cuidar al otro también.Que la igualdad no es contra nadie sino a favor de todos ( y todas). Hace falta mucha educación y librarnos de siglos de carga de lo establecido. El debate por la despenalización del aborto es un eslabón indispensable pero no el único en este proceso, proceso que necesita ser asumido por hombres y mujeres para florecer...allá vamos...