Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

miércoles, 8 de febrero de 2012

El origen del mundo

Ella bajó cautelosamente: tenía muchos poderes  pero se sabía vulnerable fuera de su territorio. Sueños oscuros le habían advertido del peligro de bajar a las tinieblas del Caos, pero una mezcla de curiosidad y aburrimiento la impulsaron a visitar esa extraña región.
Una vez allí jugó y bailó (al fin y al cabo, a pesar de sus eones era una niña). Su brillo iluminaba las tinieblas que parecían acurrucarse, buscando refugio ante su presencia.
Pero la luz llamó la atención de uno de los Cazadores que acudió rápidamente en busca de su presa...
No era un Cazador muy hábil y por eso le habían dado un ultimátum: si en esta ocasión no conseguía una presa no ingresaría jamás a la escuela de Demiurgos y permanecería para siempre como un perro de presa de estos.
Bien es sabido que sin la carne y la sangre de las Brujas no se puede fabricar un buen universo (el examen de ingreso en cualquier buena escuela de Demiurgos consiste en eso), pero estas suelen ser escurridizas y desconfiadas. El sólo las había visto de lejos.
Hasta este momento: ella se había descuidado y él se acercó a ella sigilosamente,aprovechando que había bajado la guardia.
Sólo cuanto lo tuvo frente a sí ella descubrió que estaba en peligro, pero fue tarde. Intentó huir, pero el Cazador la atravesó con su espada. Mientras moría oyó las palabras del Cazador que murmuraba:
-Gracias a ti seré un Demiurgo, el número 365...todos me adoraran...
Y procedió a descuartizarla pronunciando las fórmulas rituales correspondientes...

2 comentarios:

  1. A lo mejor le explotó la mezcla: era muy chapucero :)
    No se lo tome muy en serio. Sólo jugué un poco con algunas concepciones gnósticas y también mezclé partes del mito chino y del babilónico acerca del origen del mundo.

    ResponderEliminar