Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

miércoles, 22 de febrero de 2012

Los indispensables

Esto no es una referencia a Bertold Brecht,aunque podría serlo.Para empezar ¿existen las personas indispensables? ¿qué significa ser indispensable? 
Queda bien decir que nadie es indispensable, un concepto muy industrial de las personas, que hace menos referencia a nuestro carácter de seres mortales y falibles que a la idea de piezas intercambiables entre sí.Una aplicación del concepto de "obsolescencia programada" a los seres humanos. Llame ya: adquiera su nuevo ejemplar de celular y su nuevo líder... 
Aunque hay que decir que la obsolescencia programada no es un invento original por parte del ser humano. Ya existía en la naturaleza: todos los seres vivos son una muestra de una cierta obsolescencia programada en acción. Hechos para morir podría ser la etiqueta. 
Hay varias cuestiones relacionadas con este tema: una de ellas, la más cruda, es que los líderes envejecen, se mueren y el recambio generacional es inevitable. La incertidumbre está en la calidad del recambio, no en su posibilidad. No se puede depender de una sola persona, ni de dos.En ese sentido indispensable es aquella persona cuya pérdida genera daños difíciles de reparar a corto plazo.
Encarar esa realidad ,sin embargo, es más difícil cuando se trata de gobiernos que enfrentan poderosos intereses que para quienes los sirven. Ellos no necesitan patear el tablero, les basta con mantener todo más o menos como está. Un gerente es más fácilmente sustituible que un estadista...aunque en realidad la derecha no se ha privado de tener sus "indispensables", a los cuales nunca se les cuestionó la permanencia continuada en los cargos. 
Más complicado es aceptar que aquellos que considerábamos indispensables pueden haber cruzado una línea de la cual ya no puede volverse (además, la línea de quién promueve el egoísmo y el afán de lucro es más flexible, más fácil de correr que la del que busca la justicia social o defiende los derechos humanos). La lealtad pasada no justifica la traición actual y los liderazgos se renuevan todos los días. Es triste ver los pies de barro de los ídolos pero mucho peor es terminar justificando cada una de sus acciones hasta convertirnos en quienes criticábamos. Tal como puede reconocerse el gesto noble del enemigo debe rechazarse el gesto ruin o peligroso del que sentíamos como propio.No valen las justificaciones por la vía de las intenciones, ni el mentar que el enemigo es peor a la hora de jugar sucio: las reglas de juego no pueden bajarse al nivel de más tramposo o el más cruel. 
Y sí, a veces se pierde contra lo peor: a los que añoran justicia no les quedará más que levantarse y seguir luchando porque la causa no deja de ser justa sólo porque el único que hasta ahora parecía tener las agallas para llevarla a cabo haya fallado. 
Un última cuestión de estas palabras que pueden sonar oscuras,tal vez debido al quilombo que reina en mi cabeza: a la hora de decidir un rumbo,se sigue al mejor líder disponible (en cualquier ámbito de la vida) y se lo abandona si aparece uno mejor, aunque suene cruel. Y digo disponible porque no es juego limpio comparar personas reales con entelequias, ni querer reemplazar una realidad por una fantasía por más buenas intenciones que se tenga.

5 comentarios:

  1. Crudas palabras . Me gustaria entender que kilombo pasara por tu cabeza porque es el mismo que debe pasar por la mia

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no te gustaría, Javier. Realmente mi cabeza es un lío. Ese post fue motivado por cuestiones tan disimiles como lo sucedido en Entre Ríos con la chiquita que no pudo acceder al aborto no punible al que tenía derecho, mi preocupación por la sucesión de Cristina, la salud de Hugo Chávez, la situación de Baltazar Garzón (y esto muy triste, por cierto, sobre todo)

      Eliminar
  2. Por supuesto hablas de Mauri ...Esta semana se me hizo indispensable para reirme con los tw q se escribieron de él y para q se agigante la figura de los líderes q admiro q son pocos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin menospreciar las capacidades histriónicas diferentes del tragabigotes debo decirle Mabel que siempre hay reemplazos para ellos. Mire sino lo que pasó con la mentalista Carrió: Stolbizer asumió su reemplazo sin problemas.

      Eliminar
  3. La mía también y por motivos similares . Me sorprende ver que a algunos el contexto actual los entusiasme

    Un beso

    ResponderEliminar