Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 24 de marzo de 2012

24 de marzo: varios días en uno

¿Qué decir en un día como hoy que ya no haya sido dicho miles de veces? La originalidad está sobrevaluada pero eso no es excusa para sumar lugares comunes...
No tengo vivencias directas debido a mi edad y en mi familia no se habló nunca del golpe. A lo sumo alguna referencia a que "los militares también eran corruptos" o la afirmación de algún familiar de que los desaparecidos eran "terroristas", o una rápida mención a la teoría de los dos demonios seguida de un rápido corte al debate con la frase "podés decir lo que quieras pero no estoy de acuerdo".
Tengo, eso sí, la anécdota familiar de que mis padres se conocieron el 24 de marzo de 1976, gracias a que no hubo clases ese día.
Como se ve hubo muchos 24 de marzo: uno de ellos aquél que marcó el inicio de una dictadura terrible. Sobre eso tengo una grabación de Halperín que viene a cuento:

Después están las vivencias individuales:relatos dramáticos, cómicos, sentimentales...
Pero yo quiero recordar otro 24 de marzo. El 24 de marzo del 2004. Porque ese día cambió el sentido de la fecha. Néstor lo hizo (no se asusten, no es una referencia a Menem). De un día que nos recordaba la impunidad de los criminales y la indiferencia de una parte de la sociedad pasó a ser un día para no tener miedo, para creer que es posible un país con memoria, verdad y justicia.
Aunque eso no les guste a quienes pintan paredes hablando de "venganza montonera". Digno del país del revés del que cantaba Elena Walsh, que justo ellos nos acusen de venganza.
 "No es rencor ni odio, lo que nos guía y me guía", dijo Néstor y tenía razón: el objetivo fue,es y será, justicia y lucha contra la impunidad. Nada más y nada menos que eso.
Pero no fueron ese único gesto, ni ese solo día: fueron años de políticas encaminadas en esa dirección que él y Cristina llevaron a cabo.
Por eso en un día como hoy, en un país muy diferente de aquel con la impunidad de los poderosos garantizada (aunque queden aún muchas batallas por afrontar), resulta bueno poder seguir diciendo, como lo dijo él, que somos hijos y nietos de las madres y abuelas de Plaza de Mayo,y que,como tales, agrego yo, seguiremos trabajando y luchando para ser dignos de ese título.

13 comentarios:

  1. Hubo que haber vivido aquella época para saber lo que fue.
    Mi vivencia de aquel 24 de marzo fue haberme sentado en la mesa de una vereda de un bar en Pueyrredón y La Heras la mañana del 25, ver la tapa del diario y decirme para adentro: -"Cagamos".
    Y cagamos de verdad.
    Yo tenía 18 años y había vivido los días más que revueltos de los '70. Pero esto era otra cosa, lo sabía íntimamente. Cuando chico pasó el golpe de Onganía, el de Lanusse. Pero esto era otra cosa. Lo sabía, y no me equivoqué, desgraciadamente.
    La Triple A para mi había sido suficiente muestra. El agravante era que ahora cerraban toda la cancha. Y nos ponían en la mira de un revolver implacable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uh! esta vez lo siguió un troll, Daniel. Fíjese.
      Por cierto, creo que no le gustan los tuxes (el wallpaper se llama tux-army). Cosas que pasan...

      Eliminar
    2. Gracias por comentar, Daniel. Aunque lo sigan trolls, usted tuvo más visión que mis padres.

      Eliminar
  2. Si Daniel, seguramente que pasó lo que contás. Seguramente que fue así, que dijiste "cag..." (no quiero escribir la palabra entera porque yo no soy de decir malas palabras.) Seguramente que sabías lo que iba a pasar desde el principio, que ni por un segundo se te cruzó un pensamiento a favor del golpe militar.
    Ahora nadie apoyó la dictadura, nadie estuvo de acuerdo con la guerra de Malvinas, hay videos que muestran la plaza llenísima de gente vivando a Galtieri, pero es en realidad un montaje hecho por inescrupulosos, en realidad Galtieri estaba solo y borracho declarándole la guerra a Inglaterra. Tampoco nadie votó a Menem... Y así.

    iris, hola, cómo estás? Es la primera vez que entro a tu blog. Es simpático el diseño, aunque quizás un poco... infantil.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo no dije que no me gustaran los tuxes, no se cómo se puede llegar a esa conclusión a partir de lo que dije, estoy perplejo. Simplemente me pareció un diseño infantil, no se cuál será su edad, calculo que 59, por ahí. Pero dicho estilo de diseño está en sintonía con sus ideas políticas iris, que son básicamente infantiles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de tratarme de vieja, su análisis tiene la profundidad de un charco en la vereda. Toda una clase magistral ¿Eh?

      Eliminar
  4. Excelente entrada!!!
    Iris, muy bueno el audio.
    El golpe "se venía anunciando" aunque creo que ninguno podía presentir siquiera lo que viviría después. Ya habrás visto grabaciones de la época...
    Estar transitando por una calle y que aparecieran de la nada gente de civil que te apuntaba, coches circulando sin patente, con personas en su interior usando anteojos negros, sacando medio cuerpo por la ventanilla y empuñando armas, era de todos los días, de cada rato.
    En una oportunidad, esperando el micro de larga distancia, resolví tomar un café ya que tenía 15 minutos... Entran al bar uniformados armados apuntando a todos, retiraron los documentos de todas las personas presentes y se los llevaron. En vano les quise explicar que debía tomar el ómnibus porque tenía un familiar enfermo... Aparecieron media hora después con los documentos. No pude viajar.
    Esto es mínimo, simplemente una anécdota para los más jóvenes...
    Un abrazo, no te preocupes por los cálculos de edad... resulta complicado ya que hay que hacer muchas cuentas y tenemos sólo 20 dedos -de los cuales 10 suelen estar tapados. Buena fecha para comenzar una relación tus padres!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por relatar tu vivencia, Hilda.
      Y sí, Halperin hizo un análisis muy interesante. El audio es del 2009, creo.
      Ah,eso,menuda fecha para conocerse. Pero es que además se conocieron porque ese día no hubo clases y como papá vivía lejos de su lugar de trabajo decidió quedarse en casa de un amigo suyo, el hermano mayor de mamá. Él los presentó.

      Eliminar
  5. Y si, ni por un segundo se me pasó. Muchos apoyaron la dictadura, más bien. Muchos que no lo van a decir.
    A mi no se me pasó ni por un segundo apoyarla.
    No era tan difícil.
    Había ocurrido el golpe de Pinochet, los milicos de aquí estaban envalentonados, la Triple A. No había que ser un iluminado para darse cuenta.
    Si vos la apoyaste mamerto, no proyectes en los demás. Algunos jamás lo hicimos y tampoco es ninguna hazaña.

    ResponderEliminar
  6. Qué la parió Iris!... En el 76 tenía 7 años. No me acuerdo del 24 de marzo. Pero si de lo que siguió al poco tiempo. Mi viejo, separado de mi vieja desde que yo era un bebé, dejó de visitarme. Tuvo que migrar a Europa. Su exilio nunca terminó. Sus cartas llegaban abiertas. En fin. El proceso "desapareció" a mi padre, aunque no fue secuestrado ni asesinado. Pero como dijo Charly, los dinosaurios van a desaperecer. Mientras escribo esto tengo como banda sonora en el marulo Plateado sobre plateado.
    http://www.youtube.com/watch?v=e7l1rO0tM9c&feature=related

    ResponderEliminar
  7. No se me enoje, Renegau. Yo ni había nacido en esa época.Por eso mismo me interesan los testimonios de lo que sí la vivieron.
    Gracias por el enlace al video y por su testimonio familiar.

    ResponderEliminar
  8. "Qué l@ parió!" es una expresión que uso de puro feliz. A veces las palabras no logran expresarme, y "qué lo parió" reemplaza a "genial!", "buenísimo!", "no podría haberlo dicho mejor!", etc. Como todas estas expresiones están medio vaciadas, uso esta frase de Inodoro Pereyra, del cual también extraigo mi renegadez sudaca. Así que no se extrañe que la enyene de queloparioses y NUNCA será un enojo. :) (Disculpe si la incomodé, pero debo advertirla pal futuro)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me disculpo entonces por haberlo malinterpretado. Tomaré nota para la próxima.
      Y le agradezco el elogio.

      Eliminar