Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

viernes, 2 de marzo de 2012

Sobre ferrocarriles, accidentes y porteñocentrismo, entre otras cosas

Recapitulando después de varios días (soy lenta para pensar y además anduve de viaje) me han quedado en claro un par de cuestiones de diferente importancia: una de ellas es que es muy difícil no enterarse de lo que sucede en Buenos Aires. Sobre todo cuando se trata de una tragedia como la acaecida en Once. Tuve la oportunidad de verlo porque hasta en la óptica donde compré mis anteojos ponen TN, y la forma con que machacaban con el tema era obscena.Fui a comprar un pendrive y el vendedor se quejó de que la presidenta tardó mucho en hablar. A la hora de elegir la medida real de porteñocentrismo no sé si nombrar primero el hecho de que los medios porteños de alcance nacional se denominen a sí mismos nacionales, que la gente de provincias lejanas sepa más del tránsito en la CABA que de los acontecimientos locales o las peripecias necesarias para viajar de una provincia a otra que no sea Buenos Aires y esté del otro lado del país (mis recursos no son tantos para recurrir a los aviones y además le tengo miedo a volar, aunque conociendo las estadísticas no entiendo como no me dan más miedo los colectivos de doble piso en los que suelo viajar).
La otra es que hay mucha tela para cortar en lo que se refiere al transporte público y al sistema de concesiones: no hay nada razonable en tener empresas que no invierten pero se la llevan con pala, pero tampoco hay que olvidar que denunciar siempre es más fácil que construir un sistema de transporte adecuado para un país federal, extenso, con una población muy concentrada en la pampa húmeda...y digo construir porque hay que sacarse de la cabeza la idea de que hubo una Argentina ideal que se perdió.
 Hubo un sistema ferroviario más complejo: lean al Mayolero que la tiene clara,( y este post muy bueno en lo de Gerardo) pero nunca dejó de ser  porteñocéntrico. El esquema de la mano abierta diseñado para facilitar el tranporte de materia prima al puerto y de distribución de las manufacturas hacia las provincias fue lo que destruyó y no fue en un día: costó más de cuarenta años destruirlo. No puede esperarse construir un esquema nuevo ,distinto, más federal, más apto para un país con desarrollo industrial.
Nunca tuvimos un país industrial con agregado de valor en origen: tuvimos un intento de desarrollar industrialmente al país durante 1946-1955 y que fue cortado de cuajo por la revolución del 1955 y por los gobiernos posteriores. El regreso de Perón en 1974 fue muy breve para gestar cambios estructurales y la destrucción prosiguió a pie firme luego del golpe del 76 y hasta el derrumbe del 2001.
Ahora tenemos otra vez la oportunidad de construir un país que no sea solamente un agroexportador compulsivo, con desarrollo industrial y con un sistema de transporte acorde: las palabras de la presidenta dan pie a pensar que ese es su objetivo, pero no pidamos soplar y hacer botellas. Llevará años, mucho más años de los que durará su mandato, probablemente tantos como los que llevó destruir el sistema anterior.
Tan compleja es la cuestión que aunque el problema de fondo sea que hay demasiada gente concentrada en una pequeña región las respuestas a corto plazo pasarán sí o sí por mejorar el transporte en esa zona. Porque no hay soluciones mágicas que logren que la gente decida radicarse en otras provincias  (pero ese debería ser el objetivo a largo plazo y detalles como las nuevas universidades que permiten estudiar más cerca de casa son un paso en la dirección correcta) ni la infraestructura de las demás provincias está lista para recibir un éxodo del conurbano bonaerense (aunque hayan mejorado mucho en los últimos años). No hace falta mudarse para vivir la experiencia de viajar como sardinas en lata (sin aceite) en un colectivo en horas pico: en Corrientes, Formosa o Salta también se consigue.
Conviene, pues, no perder de vista lo esencial y lo esencial no es invisible, ni son las boludeces que salen de la boca de Schiavi (que, espero, se recupere bien de la operación, estuvo enfermito) o de Nilda Garré (sí, la gente inteligente a veces dice tonterías). Hubo un error por parte del gobierno, un dormirse sobre los laureles y patear para adelante,pero también hay la voluntad de corregirlo. Ninguna otra fuerza política puede ofrecernos algo similar. Eso no invalida la crítica con fundamento que hubo, principalmente desde adentro: si señalamos los errores es porque confiamos en la capacidad de Cristina para asumirlos y resolverlos en beneficio de las mayorías. Lo que no se acepta es la chicana barata e hipócrita de quienes en su jurisdicción no asumen ninguna responsabilidad (Macri en la CABA, pero también el FAP en Santa Fe) o de quienes jamás han tenido jurisdicción pero actúan como los grandes maestros de la política, siempre puros e inmaculados gracias a su desapego de la realidad (troskeando que es gerundio).

2 comentarios:

  1. Brillante.
    Hace 10 años no podía con la angustia de recibir "la noticia" sobre que las provincias del NOA eran "inviables".
    Así nomás.
    Viste cuando te quedás tildado?
    Cómo? Pero si ese es mi país? Están adentro!
    Quién dice semejante cosa?
    Ya sabemos quien lo decía.
    Estoy leyendo que por allá ahora hay movimiento.
    Pero no se puede dar como gran noticia, porque resulta que ahora es natural.
    Es decir; vos te rompés el alma para levantar un país de las ruinas. Y ellos lo naturalizan pensando al unísono, como pueden voltearte y como pueden seguir succionando recursos.
    Espero que lleguemos a lo que tan bien planteás. Y espero que en ese momento no se piense que todo es natural, que crece solo como el pasto.
    Este país está lleno de desgraciados y de desagradecidos, que suenan parecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el elogio, Daniel (aunque debo estar haciendo algo mal ya que ninguna de esas criaturillas que usted menciona y que suelen pasear por la red pidiendo poco más o menos que la renuncia de Cristina ha caído en mi blogcito, usted en cambio tiene un par de esos de asiduos).

      Eliminar