Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

domingo, 15 de abril de 2012

Las Dos Américas

Por sonrisas que se prodiguen en la foto final, la VI Cumbre de las Américas mostró que EEUU no busca ni acepta aliados, sólo quiere imponer su agenda. Como siempre...
Pero algo ha cambiado en Latinoamérica. No tanto porque mandatarios cuya negativa a concurrir había sido repetida varias veces (como Correa que afirmó que no asistiría a una Cumbre sin Cuba) o cuya ausencia era esperada (Chávez, por problemas de salud), estuvieran ausentes, sino porque la postura de pedir el regreso de Cuba fue compartida inclusive por países cuyo alineamiento con los intereses estadounidenses era hasta hace poco absoluto, como Colombia y México.
En esas condiciones no había acuerdo posible. Una Latinoamérica unida es posible, pero EEUU (con Canadá dando el sí) estará siempre enfrente, porque no conoce otra forma de relación que la subordinación de los otros.
Por más que Obama le sonría a Cristina (y nuestra presidenta le corresponda con formal diplomacia), no nos ve, ni nos verá como iguales.
Las Malvinas son una causa latinoamericana; Cuba, también... no puede seguirse tolerando la prepotencia yanqui que la excluye. No cuando es el propio presidente de Colombia (conservador astuto si los hay) el que dice que no puede haber otra cumbre sin Cuba...
Haití es una herida abierta. Destruida sistemáticamente por el neoliberalismo y el imperialismo antes que por el terremoto cuyas ruinas aún no terminan de levantar.
Haití es un país a construir,porque había muy poco construido antes...Pero es inútil pedir a EEUU que encabece el proceso: ellos comenzaron la destrucción antes que el terremoto. La solidaridad debe ser latinoamericana y no discursiva, sino real y tangible, tan real y tangible como lo es la ayuda de Cuba, la excluida de la Cumbre...
Mientras tanto, no hay declaración final y los yanquis juegan infantilmente a que el siglo XX que los hizo hegemónicos no existe. No es un juego inocente, es su forma de imponer su agenda olvidando o más bien negando los problemas reales y actuales de América Latina que no son precisamente el terrorismo, ni la obsesión norteamericana de que la culpa de que sus ciudadanos se droguen deben pagarla los países productores, que EEUU militariza sin disminuir por ello el narcotráfico. Ellos ponen la nariz, pero nosotros los muertos. Esa lección la conocen muy bien mexicanos y colombianos, verdaderos narcoestados donde hasta los conservadores lúcidos como  Manuel Santos se empiezan a preguntar si no hay otra opción aparte de la prohibición, postura que EEUU sostiene contra toda prueba negándose a oír siquiera los argumentos en favor de la legalización del consumo.
Por eso lo de las Dos Américas, cuyos intereses difieren diametralmente. Una, nuestra América Latina que lucha por combatir las desigualdades, las asimetrías, que busca crecer en paz...  la otra, la que impone sus intereses a fuerza de batallones de soldados y de economistas, estos últimos más destructivos que las bombas.
Por más que Obama nos sonría, Argentina es Latinoamericana, y nuestra lealtad está con esa América, no con la América de los bombarderos y los privilegiados. No olvidemos eso (aunque nuestros cipayos de opereta piensen lo contrario)...

4 comentarios:

  1. Lo de Haití es incalificable. Era el ejemplo que sostenía el FMI. La vaciaron, la fundieron; luego, el terremoto y los personajes para la foto prometiendo una ayuda que jamás llegó.
    Es como la escena de tres empanadas para dos en Esperando la carroza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vi esa película, pero lo de Haití es vergonzoso por demás. Ni después del terremoto EEUU se priva de inundar el endeble mercado haitiano con arroz subsidiado, cuando volver a producir alimentos para su población es uno de los caminos indispensables que tiene por delante Haití: sin producción no hay consumo sustentable, y las maquilas no son un sustituto adecuado por más que EEUU las presente como un "aporte al crecimiento".
      Y es que es un país que necesita ser construido más que reconstruido: falta infraestructura para producir, transportar, etc. Pero lo primero es dejar de destruir, y más allá de los discursos edulcorados eso es lo que EEUU continúa haciendo con sus medidas.Y no olvidemos la ocupación militar in aeternum.

      Eliminar
  2. http://www.youtube.com/watch?v=MX24bb1-ncg
    está comiendo una de esas tres que quedaban.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el enlace. Y sí, es una escena muy acorde. Por lo de la empanada, pero más por la continua alusión a la "pobreza digna" y "miseria digna". Son frases dignas de canallas que naturalizan la pobreza (para los otros, claro,no es que quieran ser pobres ellos).

      Eliminar