Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

jueves, 26 de abril de 2012

Paso a paso

La votación en el senado fue contundente:63 votos a favor, 3 en contra y 4 abstenciones. Además el proyecto ya tiene dictamen en diputados. Todo esto marca un antes y un después en la historia argentina. El estado recobra protagonismo en un sector del cual nunca debió retirarse.
No se trata sólo de YPF (que no es poco). La ley incluye la declaración de interés público de toda la producción hidrocarburífera. El estado va recobrando una a una las herramientas perdidas durante el vendaval neoliberal.
No es una solución mágica. Ni supone que de un día para otro el país se autoabastezca, ni mucho menos que florezca de la nada una industria petroquímica destinada a abastecer el mercado interno.Pero forma parte del objetivo que la recuperada YPF, y su hermanita menor YPF-gas estén ahora al servicio de los intereses del país y no a los de una multinacional.
No se trata de privar a las empresas de ganancias sino subordinar esas ganancias al crecimiento del país: nada más y nada menos.
Y esta recuperación puede servir de impulso a otras cuestiones aún pendientes: YPF no es sólo petróleo o combustible. Con la adquisición de esas acciones el estado nacional adquiere participación en rubros como los fertilizantes, de tanta importancia para los productores agrícolas.
Y el combustible propiamente dicho ya no será tan fácilmente pasto de la especulación: con YPF como empresa testigo subir  los precios sin control ya no sólo generaría multas, pueden quedarse sin clientes a los cuales vender. No es extraño en este punto que hasta Biolcatti viera con simpatía la recuperación de YPF (el combustible es otro factor sensible para los productores rurales, junto, claro está que en diferentes proporciones, a empresarios del transporte, y usuarios de automotores).
Es una buena noticia, un paso adelante. Y puede preanunciar otros pasos más, ya que la construcción de un sistema de transporte acorde con las necesidades del país no es posible sin combustible a precios razonables y en cantidades abundantes.Por lo pronto, Aerolíneas Argentinas ya no será discriminada a la hora de recibir combustible para sus aviones.
Lo que sigue va a ser difícil, pero se está en el camino correcto. Y contrariamente a lo que muchos agoreros sueñan, cada medida del kirchnerismo amplía el campo de lo posible en vez de cerrarlo. Esta medida (que recogió apoyos en amplios sectores) no es una excepción.

2 comentarios:

  1. Bien que amplía. Por ejemplo, el dato que aportás sobre Aerolíneas lo demuestra.

    ResponderEliminar
  2. Lo había denunciado Cristina en el discurso al Congreso este año en el inicio de sesiones.

    ResponderEliminar