Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

lunes, 9 de julio de 2012

La independencia es un plebiscito constante


, dijo nuestra presidenta el 25 de mayo de este año. Seguimos construyéndola sería la frase para hoy.
No cualquier patria: no la del albúm de figuritas de Billiken, ni la patria liberal para unos pocos, sino una patria que incluya a los cuarenta millones y pico de argentinos.
Tiene algo de épica y mucho de rutinario esa construcción. Se hace en el día a día y es a largo plazo, muy a largo plazo.
Tanto que cada paso que se da supone el peligro del retroceso porque los enemigos de esa patria no descansan ni dan tregua.
No es una caricatura ni una lucha entre demonios rojos y ángeles celestes. Pero sí hay dos bandos y dos proyectos de país claramente demarcados. Más que nunca. 
En un momento en que la crisis mundial arrecia nuestro país sigue apostando al consumo y al mercado interno. No es un detalle menor.
Como no es un detalle menor que antiguos aliados hayan tomado la decisión de cambiar de carril. 
Lo que falta lo sabemos muy bien. Cualquiera puede enumerarlo: sigue habiendo un alto índice de trabajo en negro, las multinacionales siguen usando al país para extraer utilidades y reinvierten poco (los empresarios locales, también), falta industrialización en origen, nuestro sistema de salud no es federal sino fragmentado, el sistema de transporte no responde a las necesidades del país...
Pero lo hecho también cuenta y cuenta más si tenemos en cuenta que el kirchnerismo siempre redobla las apuestas. Sobre todo en las crisis.  Paso a paso vamos recobrando nuestra soberanía económica y política y a la vez apostando a la integración regional.
Por eso hoy festejamos. Ya lo dijo nuestra presidenta: tenemos patria.


2 comentarios:

  1. Perfecta síntesis.
    Nuestro aparato conciente funciona por grabaciones; cuanto más se hace huella en algo, más resueltamente se irá por allí.
    Esta construcción se avanzó en tanto hubo que cambiar un camino surcado demasiado tiempo, en el que se insertaba el mensaje de que era el único e inevitable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mensaje único que por otra parte hoy es más dominante que nunca en el mundo salvo , honrosa excepción América del Sur (y no todos los países)

      Eliminar