Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

martes, 31 de julio de 2012

Mercosur: paso a paso

No todo es miel sobre hojuelas  en el Mercosur y la tensión entre Argentina y Uruguay lo demuestra.
Pero la incorporación de Venezuela es un paso adelante. No sólo por lo que este país puede aportar: sus importantes reservas de petróleo y un interesante mercado interno. Su deseo de unirse muestra que el Mercosur está vivo, nadie quiere entrar en un proyecto muerto.
Se trata de un primer paso ya que Venezuela deberá adaptar su legislación a las normas del bloque, pero existe la voluntad de hacerlo, así que es sólo cuestión de tiempo.
Será cuestión de seguir limando las asimetrías regional todavía muy visibles. Pero Venezuela puede y debe complementar su economía con la del Mercosur: tiene petróleo y necesita alimentos, tecnología, que Argentina y Brasil, sobre todo, pueden aportar.
El paso atrás es la postura desdeñosa de Paraguay, con Franco haciendo especulaciones de poco vuelo pretendiendo reducir la incorporación de Venezuela a una mera cuestión electoral de Chávez.
Es un toque de atención que Paraguay desconfíe tanto del Mercosur: las asimetrías regionales hacen que los países más pobres no vean claro los beneficios que puede tener la integración.
En ese sentido la respuesta tiene que venir por más integración y no menos, lo que no quita que los golpistas no deben recibir reconocimiento ya que esto sería alentar procesos similares en la región.Ojalá Lugo logre reorganizar sus fuerzas para que el nuevo gobierno sea favorable a una integración regional y no a los TLC.
Volviendo a la noticia del ingreso de Venezuela hay que decir que su aporte no se detiene en lo económico. Su demonizado y carismático presidente es uno de los activistas más lúcidos en pos de una integración de pueblos y no sólo de mercados, que busque ante todo mayor bienestar para sus habitantes.
Ese debe ser el norte: sin una mayor equidad entre los miembros del MERCOSUR, este no será sustentable en el tiempo. La economía sin justicia social ya mostrado en Europa lo destructiva que puede ser.
Por ahora nos toca decir ¡Bienvenida, Venezuela!, te estábamos esperando.


4 comentarios:

  1. Está demás decir que la incorporación efectiva de Venezuela se hizo por la salida de Paraguay, quien generaba escollos para su aprobación. (no de Lugo, si no de los sectores que lo derrocaron)
    Veremos que pasa con Ecuador, que hizo su presentación formal para ser miembro pleno.
    La integración al Mercosur, en principio, es cosa de mercados. Lo que se ha planteado como integración cultural, viene fallando.
    La integración cultural (identidad, ciudadanía, política) es más una cuestión de la UNASUR.
    Lo que sucedió, me parece, no ha tenido la cobertura mediática adecuada, por la importancia económica concreta, además de simbólica. Pero su advertencia en relación a las asimetrías es perfecta. Es un tema a atender. Brasil miembro del consenso de Pekín, de las BRICS (Brasil, India, China y ahora Sudáfrica), es como Alemania en la Unión Europea.
    Nos leemos, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente la oposición de la oligarquía paraguaya representada por el senado demoró un montón la incorporación de Venezuela. Irónicamente hay que agradecerle al Cobos paraguayo el ingreso de Venezuela como miembro pleno del Mercosur.
      Espero que Ecuador no pase por tantos escollos (y que Bolivia presente también su solicitud formal).
      Por otra parte es verdad que la Unasur es un marco más político y por eso más proclive a una mirada no tan economicista.
      Y sí, hay que insistir con el tema de las asimetrías porque su existencia conspira contra la sustentabilidad del Mercosur y de la integración. La Unión Europea ya nos dio el ejemplo de lo que no hay que hacer.
      ResponderSuprimir

      Eliminar