Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 7 de julio de 2012

Sin integración no hay independencia ¿Y con ella?

El registro histórico dice que en 1816 la república Argentina declaró su independencia de España y de toda potencia extranjera.
Pero decir es más fácil que hacer y nuestro país ha vivido durante el colonialismo británico primero y norteamericano luego, durante gran parte de su existencia.
Luego del ascenso de  las multinacionales (que contra lo que dice Galeano no tienen patria, sólo usan a los países poderosos en su defensa) una independencia auténtica nacional se ha vuelto inalcanzable.
Contra monstruos cuyo PBI supera el de los países sudamericanos resulta difícil hacerles frente e imponer regulaciones, ni hablar de contener el flujo de divisas hacia sus sedes centrales.
Aún los países ricos tienen dificultades para regularlas ya que trasladar sus plantas a países más laxos como China es una amenaza cumplida con creces.
En ese contexto la integración puede ser un camino siempre y cuando el resultado sea la formación de un estado supranacional con más atribuciones y no un mercado que sea coto de caza para las multinacionales como fue la Unión Europea.
La cuestión como se ve, no es integración sí o integración no, sino como se hace esta.
Más allá de algunos caballos de Troya como la oligarquía paraguaya reacia a una integración y propicia a los coqueteos con EEUU (ya pasa de coqueteo lo suyo, en verdad)  el verdadero peligro para el Mercosur, la Unasur y la Celac son los que aspirar a una integración a la medida de las multinacionales y no en beneficio de los pueblos.
No basta con aumentar la producción y el comercio intrarregional. Hay asimetrías tremendas para corregir: a países como Paraguay no han llegado un real crecimiento económico ni mucho menos el desarrollo de sus capacidades productivas.
Es una buena noticia la incorporación de Venezuela al Mercosur. Ojalá sea un comienzo de una integración más política, y porque no económica pero entendida como de desarrollo de todos y no solo de las multinacionales. En ese sentido los estados, las pymes, y las cooperativas deben tener un rol central y diferente del de una mera división del trabajo.
Sólo así podrá superarse el peligro de una integración que lleve a más dependencia.


6 comentarios:

  1. Es cierto, el modelo de integración europeo dejó hace rato de ser un modelo a seguir. Su órgano máximo (concejo de europa) es un ámbito tecnocrático más vinculado a las multinacionales financieras que a los Estados. De ahí se opera la desfiguración de las soberanías, y de ese modo la depreciación de la participación democrática.
    Bueno, lo de Paraguay, ya no es coqueteo... rumbea más para el lado del sexo explícito y desenfrenado.

    ResponderEliminar
  2. Auch; un latigazo este post. Me dejaste con mucho para meditar a cuestas. Hay mucho que hacer realmente y si de algo desde siempre estoy convencido es de afianzarnos en la dirección correcta. En esa huella la cosa pasaría entonces por marcos menos formales y más decididos en integrarnos fuerte y solidariamente. De donde según bien decís, estamos lejos, o mejor, al costado de las riendas que habría que tomar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es mi intención pretender que no se ha hecho nada. Pero la amenaza está latente y la verdad es que resulta difícil para países pequeños como Paraguay o Uruguay sentirse parte real del Mercosur si sólo ven filiales de Coca cola o Crush. La solidaridad en la integración no es sólo necesaria desde el punto humanitario. Lo es desde una perspectiva pragmática.

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo , las contradicciones entre Mercosur y Unasur que vimos frente al golpe en Paraguay , incluida la renuncia de Pinheiro Guimaraes como delegado , hablan de que estamos lejos de la integracion que necesitamos y la propuesta de fusionar Mercosur y Unasur como dijo Mujica va en el sentido que se necesita en el camino de Bolivar Y san Martin , sino no quiero ninguna

    ResponderEliminar