Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

viernes, 10 de agosto de 2012

Los ni ni

Hace un par de días encontré en el blog de Artemio López este video sobre los ni ni, los jóvenes que no trabajan ni estudian y que según Artemio:
"Son unos 850.000 jóvenes entre 15 y 24 años que no estudian ni trabajan y presentan un serio problema para el desarrollo propio, el de sus familias y el país en el futuro inmediato"
La primera impresión que me da el vídeo es que no queda claro si el fenómeno afecta a las clases medias, medias bajas o sólo a los pobres. La mención a los nativos digitales parece apuntar más a la clase media y media alta, porque el acceso a las computadoras, necesario para ser un "nativo digital" sigue siendo desigual entre la población.
Por otra parte cuando se habla de que les falta disciplina para ser repositores queda claro que hablan de la clase media baja y baja...
Si nos dedicamos a este sector social y a la problemática de los ni ni (porque hay "ni ni" de clase alta pero la génesis del proceso es otra y las repercusiones sociales ,también) el planteo es que puede hacer la sociedad para contenerlos: han dejado la secundaria, y no consiguen, o no buscan trabajo estable.
La idea del tutor puede ser buena para casos puntuales pero no cuestiona el porqué abandonan la secundaria.
Lo que les falta a estos jóvenes es la idea de futuro: la escuela secundaria pretende prepararlos para un mañana justo a ellos que no tienen ninguna esperanza de ese mañana sea mejor.
Basta oír a Daniel Arroyo: necesitan disciplina para ser repositores, cajeros,recolectores de aceitunas (más allá de la ensalada que se hace confundiendo la AUH, que es el salario familiar para los que no lo tienen, con un seguro de desempleo, que se pierde al conseguir trabajo, aunque sea temporal). No es una perspectiva muy grata de futuro para nadie. No es extraño de que ,si pueden, huyan de ello.
No existe secundaria que prepare para el trabajo en negro, los bajos salarios, las condiciones abusivas de trabajo, por razones obvias.
Son esas condiciones de trabajo las que debieran ser discutidas y no naturalizadas. De otro modo no es extraño que un porcentaje de la juventud descubra que vive mejor de changas que trabajando en Mac Pato.
¿Qué contenidos hay que enseñar? Depende de para qué:
La secundaria tipo bachillerato (por llamarla de algún modo) prepara para la Universidad o los institutos (ese al menos fue su objetivo por mucho tiempo), la escuela técnica forma para el trabajo calificado que necesita la industria.
Los empleos no calificados necesitan también de conocimientos básicos que debería cubrir la EGB y que podría complementar una secundaria nocturna que ampliara la oferta académica para capacitar para tareas manuales. Que no todos han de ser literatos en nuestro país...
Hay programas para la reinserción escolar  y para ayudar a terminar la secundaria a los que no pudieron completarla, pero son insuficientes ante esta realidad. La idea de los tutores y el seguimiento que plantean en el vídeo no están mal, pero yo agregaría que dejar el asunto a particulares de variopinta formación no es seguro: hacen falta equipos multidisciplinarios para abordar tan compleja problemática: trabajadores sociales, psicólogos, docentes,etc.
En lo que si concuerdo es en la gravedad del problema y en que no va a resolverse solo. La generación que fue abandonada por el neoliberalismo no debe ser abandonada una vez más.


10 comentarios:

  1. Tampoco hay como antes, escuelas buenas de oficios. Esto tendría que ser casi que masivo.
    Habría que ir por los estímulos necesarios, después de todo el ser humano se dirige indefectiblemente a lo que le interesa.
    Hay mucho programa también para terminar la secundaria, incluso algunos que parecen un chiste de ágiles y (demasiado) rápidos; y aún así muchos de los pibes le huyen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo entendido que recién están volviendo las escuelas técnicas, hay mucho por reconstruir por allí.
      Y por más fáciles que sean, si los pibes sienten que la escuela no les sirve para nada es difícil que se metan en esos programas.

      Eliminar
    2. Bocadillo:
      En una época, en las mismas Escuelas Técnicas, funcionaban ciclos profesionales. En este momento no recuerdo el nombre que tenían. Era una buena solución. Los chicos tenían la teoría necesaria para resolver cuestiones prácticas y el título los habilitaba para auxiliares en la especialidad.
      Las técnicas nunca dejaron de estar. En la época de Ibarra, había un proyecto genial. En las escuelas técnicas, se hacían trabajos para la comunidad. Los pibes de técnicas químicas (la 27, la 33) hacían productos de limpieza e higiene que vendía la cooperadora. La 33, también es metalúrgica y hacían las rejillas de los resumideros que por algún motivo faltaban en las calles. La técnica en óptica, de Villa del mParque, hacía los anteojos para los niños de las escuelas primarias de la zona con un costo casi nulo... Los pibes tenían una garra en la actividad!!!! porque veían la utilidad de lo que hacían.

      Eliminar
  2. Estamos hablando de lo pibes que eran púberes en 2001. Me refiero a los "ni ni"
    No hablo de la clase alta, aunque en los barrios cerrados, el problema es el mismo. Pero los "ni ni" tienen plata para tomar, drogarse, tener auto, salir y que papá los retire del "encierro" cuando los agarran por desorden o conducir alcoholizados (el otro día murió un nene de 14 años cuyo padre le había regalado el auto)
    Los que nacieron en la época del neoliberalismo descarnado, nacieron en todas las clases sociales. En todas sufren el "síntoma". Lo resuelven según sus posibilidades... No todos tienen posibilidades de resolverlo. En las clases populares, para sobrevivir, muchos debieron optar "por largar la cría a la calle"... Solos, tenían más posibilidades de conseguir algo para comer... Estos chicos, tienen características especiales porque fue singular su infancia. ¿Tenemos cómo enmendar "cimientos mal construidos"? Muchos de ellos iban a la escuela y en el contraturno "cartoneaban con sus padres". ¿Cómo podemos establecer un sistema educativo para ellos? están "formados" en changas, pertenecen a una generación donde sus padres y abuelos quedaron desocupados. ¿Sistema educativo formal? lamentablemente pienso que les queda "grande". Habría que establecer formalmente estudios de poco tiempo, poca carga horaria que ellos "puedan resistir" de acuerdo a cómo fueron formados.
    Algo similar pasó con las clases medias bajas... tal vez no "cartonearon" pero salieron a vender esponjitas o trapos rejillas... El producto es el mismo pero con TN en el medio...
    Son pibes que "tienen calle" ¿podrán mirar la nuca del que está sentado adelante en una clase de 45 minutos?
    Los "ni ni" tendrán integración, pero con mucho esfuerzo estatal y social... Será muy lento, casi casi debemos pensar en que tenemos que "trasculturalizarlos"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, estamos hablando de toda una generación que fue dejada a su suerte. Realmente integrarlos puede ser una tarea de años y sin garantía de éxito.
      Pero sirve de advertencia sobre las secuelas a largo plazo que dejan las orgías neoliberales.

      Eliminar
  3. Muy buen post.
    Había leído una entrevista a Arroyo, y pensado en subirla, en la que menciona a los "ni ni". De hecho lo viene haciendo desde 2010, y Artemio también.

    ResponderEliminar
  4. Daniel Arroyo, fue Ministro del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires, donde yo trabajo. En su gestión se prendió la máquina de impedir que era un no, no no no no, o más bien era un ni, ni (si, pero no) Tal vez de ahí sacó la graciosa onomatopeya. Ahora habla por los medios... andá a lavarte las partes, Danielito.
    Iris...su entrada está impecable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Lo de Arroyo es el síndrome de los ex-funcionarios, que fuera del cargo, tienen un satori y descubren todo lo que hay que hacer...

      Eliminar