Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

viernes, 31 de agosto de 2012

Votar a los 16

Comienzan  a discutirse proyectos en Senado y Diputados sobre la posibilidad de que los jóvenes de entre 16 y 18 años puedan votar.
No carece de interés esta, por lo pronto, ampliación de derechos...no sólo por la magnitud de la población abarcada sino por tratarse de un grupo etario que comienza a mostrar temprano interés en la política como se vio en los episodios de tomas de colegios entre otras cosas. Claro que esa es una minoría intensa y no puede decirse que toda la juventud viva pensando en la política. Pero lo mismo puede decirse de los adultos comprometidos en la política.
¿Tienen la madurez necesaria? En ese sentido la situación es variopinta: algunos jóvenes a los 16 trabajan, son padres o madres y otros viven como niños bajo el ala protectora de los padres. Pero dicho en general un adolescente si bien no es adulto, tampoco es un niño. La responsabilidad se fomenta ejercitándola, no aparece de repente. Si está dispuesto a asumir el papel de votante y la responsabilidad que ello conlleva, ha comenzado el camino a la adultez.
¿Son más manipulables que los adultos? No está comprobado y menos en cuestiones políticas donde muchos adultos compran opiniones prestadas. En todo caso fomentar el interés por la política es la mejor forma de protegerlos de las opiniones en conserva, ya preparadas de antemano.
Sobre las quejas que hablan de oportunismo mejor ni hablar : no hay medida del oficialismo que no reciba ese calificativo. Lo que importa es lo que este proyecto puede aportar al incorporar  a la democracia a estos jóvenes: no porque sean más maduros que nosotros a los 16, cosa que dudo, sino porque ellos aprenderán más pronto que nosotros a sentirse ciudadanos y a vivir la democracia como algo natural de la que son parte y no meros observadores.
Eso es lo verdaderamente positivo de la propuesta. La democracia también se aprende y no hay forma más eficaz de aprenderla que poniéndola en práctica.
Por eso no vendría mal también un proyecto que reglamente los plebiscitos que ya figuran en la constitución y de los cuales lamentablemente no se hace uso.
O la elección de los jueces por voto popular...
Pero por lo pronto esta propuesta es un pequeño aporte a la democracia. Ojalá pueda concretarse. No es tan difícil porque hay muchos opositores que podrían votar a favor, aún golpeándose el pecho por las "intenciones" del proyecto. Ya se verá...

9 comentarios:

  1. Iris; está perfecto tu artículo. No puedo contradecirlo. Sin embargo, me cuesta estar de acuerdo con el tema. Pienso que a esa edad no se tiene la madurez suficiente para comprender el hecho. Y claro, vos apuntás muy bien que hay gente mucho mayor y sin embargo sigue siendo inmadura. Pero no me cierra, que le voy a hacer, es lo que siento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sí, es una cuestión opinable. Yo creo que esa experiencia los va ayudar a aprender a vivir en democracia. Pensa que cuando se instituyó el voto femenino también había quienes dudaban de la capacidad de la mujeres para votar.

      Eliminar
  2. Coincido y está buena la propuesta si bien no todos los pibes tienen capacidad de entender la política como parte de la vida misma, como herramienta para integrar una sociedad, como vos decís poner en practica el aprendizaje sería mucho más eficaz para los futuros ciudadanos adultos, creo que es un paso mas para que el "ciudadano común" participe y no solo critique, cuando se sabe de que se está hablando, el diálogo puede ser productivo para todos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Debo confesar que te había escrito un comentario tan largo que decidí hacerlo post.
    Las disculpas del caso.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos por sus comentarios.

    ResponderEliminar
  5. Iis, ¿El voto a los 16 años, no se contradice con "la prolongación de la edad de la adolescencia?
    ¿No vendrán después con eso de bajar la edad de inimputabilidad?
    No lo siento como lo planteás, si bien es cierto que hay adultos cronológicamente que son tan inmaduros como un chico de 16 pero eso es algo de lo cual no puedo hacerme cargo.
    De todas formas aceptaré el debate y el resultado de mayorías.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Tal vez, pero quienes plantean la baja de la edad de imputabilidad lo harán con o sin ese proyecto porque ven a los jóvenes como delincuentes potenciales. No necesitan razones, tiene excusas.
    Lo de los post-adolescentes es un tema más complejo de orden socioeconómico y cultural y afecta a quienes tienen la vida resuelta, no a los pobres: la sociedad se da el "lujo" de postergar el momento de la independencia económica de algunos de sus miembrosd ya sea porque necesita trabajadores más especializados, o porque no los necesitan. Son consumidores sin ser productores. El tema de los derechos electorales no modifica eso.

    ResponderEliminar