Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

domingo, 23 de septiembre de 2012

Casandra

Todo comenzó lentamente. Venían de noche, sin que nadie se percatara y se robaban los sueños.
Nadie lo notó salvo Casandra. Al día siguiente las personas afectadas lucían cansadas y agresivas…
Ella trató de advertirles pero nadie le creyó. La trataron de loca. Atribuyeron el mal humor a cuestiones personales, y el cansancio a pereza.
Los afectados aumentaron, y ahora la indiferencia por el prójimo y la competitividad fueron los síntomas principales.
Ella trató de advertirles pero la acusaron de desperdiciar el tiempo en boberías.Estaban muy ocupados tratando de superarse unos a otros.
Al fin todos estuvieron afectados, y fue entonces cuando ellos se mostraron. Llegaron un día y se apoderaron de todas las empresas y del gobierno.
Vendieron todo a compradores ignotos y destruyeron lo que no podían vender . Mientras tanto, les decían a la gente que esa era la prosperidad y la libertad.
Los compradores también se dedicaron a destruir lo recibido, y cuando no quedó nada por destruir se fueron.
Los recién llegados también se marcharon, prometiendo volver cuando “fueran mas eficientes”, diciéndose por lo bajo que eso nunca ocurriría porque eran inviables.
Sólo Casandra los escuchó, pero esta vez no dijo nada. Ya no le importaba…

No hay comentarios:

Publicar un comentario