Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

lunes, 8 de octubre de 2012

Una victoria del Sur en el Norte

Hugo Chávez ganó con más del 54% y, como él mismo dijo, esta victoria lo es de Latinoamérica también.
Frente al fogoneo mediático que se ilusionaba con una posible derrota suya alegando supuestos empates técnicos (clima en el que cayeron opositores argentinos, que habían ido a ver una derrota que no fue, demostrando su nivel de desubicación personal y político), y teniendo a cuestas el desgaste propio de años de gobierno, Hugo Chávez mostró en las urnas , y con una altísimo participación popular, que su proyecto sigue siendo un proyecto de mayorías.
Su triunfo es la confirmación de un rumbo que lleva 13 años y que ha significado para Venezuela la posibilidad de un país más soberano, más justo y más igualitario.
 Ningún gobierno es perfecto y el de la república bolivariana arrastra deudas pendientes siendo la dependencia del petróleo, el ser importadores netos de alimentos y el alto grado de violencia urbano algunas de ellas. La falta de un sucesor para Chávez es un debilidad extra porque se depende demasiado de su salud y de su entrega personal.
 Pero su proyecto es el proyecto que disminuyó la pobreza y la desigualdad,promovió la organización popular,recuperó recursos estratégicos,terminó con el analfabetismo en Venezuela,impulsó la integración de Venezuela a Latinamérica y una larga lista de logros que hubieran significado el bronce para cualquier gobernante europeo pero que han llevado a que Chávez sea demonizado permanentemente...
El festejo (y las caras largas) trascienden Venezuela: Chávez es uno de los impulsores más lúcidos de la unidad latinoaméricana. Y no cualquier unidad (sirva la Unión Europea de advertencia) sino nada menos que la patria grande con la que soñaron Artigas, San Martín, Bolívar, Perón... Una unidad con justicia social e igualdad. Una unidad de pueblos y no sólo de mercados.
Por eso no es extraño que festejaran su triunfo en la región mientras  EEUU  pedía "respeto"  para los votantes de Capriles- a los que nadie atacó-ninguneando a la mayoría chavista.
No hay forma de que no renieguen de la victoria del que, junto con Néstor, les mando el Alca al carajo y que siempre cuestionó el rol de matones del mundo  de EEUU.
Latinoamérica ya no se resigna a ser el patio trasero del país sin nombre, y camina por su propio rumbo,con avances y retrocesos, pero sobre todo con esperanza: victorias como las de Chávez lo demuestran.

5 comentarios:

  1. Tal cual; ojo que hay un creciente autoabastecimiento de alimentos. Lento (y no tanto) pero parejo.

    ResponderEliminar
  2. Latinoamérica ahora o nunca, como diría el General!

    ResponderEliminar
  3. Justas sus palabras Iris. ¿Vio el dibujo de Eneko? http://blogs.20minutos.es/eneko/2012/10/08/sur/

    ResponderEliminar
  4. No lo había visto. Gracias por el aviso, Renegau.

    ResponderEliminar