Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

jueves, 8 de noviembre de 2012

Sobre el 8 N

Decía Catalina, la grande, emperatriz de todas las Rusias, que los filósofos escribían sobre papel, que resiste todo, mientras que ella escribía sobre piel humana, que era mucho más sensible.
Pero hay pieles más sensibles que otras y esas son las que no acostumbran a ser rozadas siquiera, como lo demuestra el fogoneo mediático, más que la movilización en sí del 8 N.
El multimedios  que siempre se creyó intocable juega a que el pueblo está allí y no en el 54% que confirmó a Cristina Fernández en la presidencia.Los malos perdedores (aunque les queden muchos cartuchos) no suelen aceptar las reglas del juego democrático...
¿Qué piden los caceroleros? Lo que hay,lo que pide cualquiera (pero rechazando los medios para lograrlo) y lo que no se les puede dar.
Libertad, que tienen de sobra ( por eso pueden manifestarse a piacere) siempre que no se la confunda con comprar dólares para fugarlos o ponerlos bajo el colchón en un país que no emite dólares sino pesos.
Democracia, que hay, y  que se manifestó en las urnas con un 54% de apoyo al actual proyecto.
Contra la corrupción, que están todos. Incluso hay quienes estamos en contra de los empresarios corruptos que eluden las leyes en su beneficio  gracias a su fortuna e "influencias".
Por más seguridad, lo que, en boca de ellos, significa mano dura y policía autogobernada, en vez de más inclusión social y menos gatillo alegre, y terminar con la connivencia de policías con delincuentes.
Contra la inflación, pero pidiendo soluciones mágicas y no control sobre las cadenas de producción y distribución, más oferta por parte de las Pymes, menos concentración en pocas manos de la comercialización de los productos, un estado más activo... No pueden pedirlo porque repudian la acción del estado.
No se les puede dar el terminar con todo lo bueno hecho por este gobierno: su grita contra la inclusión por medio del empleo, la AUH, la reconstrucción del estado, el rol activo a nivel internacional y de fomento de la integración regional, no pueden ser oídos. No representan a la mayoría que es la que gobierna. Si quieren neoliberalismo puro deben ganar en las urnas. Como lo hizo Macri, todo hay que decirlo.
Pero no tienen representación política ni la quieren...a pesar de algunos colados entusiastas.
Lo de la re-reelección no existe así que se oponen de balde.
No se trata de no tener críticas contra el kirchnerismo: hay cosas que hacen mal y cosas que faltan. Si fuera por pedir pediría: Reforma constitucional inspirada en la del 49 que incluya claramente los derechos sociales, re-nacionalización de los recursos del subsuelo argentino, y separación de la Iglesia y el estado; la renuncia al CIADI, más intervención del estado en las cadenas de formadores de precios, fomento de las Pymes para el agregado de valor a la producción minera y agraria,reforma impositiva progresiva, sistemas de salud y educación nacionales en vez de los múltiples provinciales,nueva ley de educación universitaria, aborto legal seguro y gratuito, entre otras cosas. Pero sé que la política no es soplar y hacer botellas y que cada paso cuesta luchas y ganarse enemigos. Ellos no parecen saberse esa lección ya que esperan torcer brazos con sólo golpear budineras.
Nada de eso piden los caceroleros: son privilegiados temerosos de perder su status, no gente que lucha por más derechos. Eso explica su ira. Tienen derecho a estar enojados y a decirlo. No significa que hay darles lo que piden.
No es que tengan unidad real de consignas, la vaguedad de las mismas muestra un esfuerzo por parecer unidos. Pero lo que realmente los une es la creencia de ser ellos la Argentina, la patria toda, excluyendo de ella y de los derechos a la mayoría.
Es hora de que busquen expresarse en las urnas y que vean así su real fuerza. Lo otro es autoengaño.
Los apoyaron quienes no saben representarlos: tal vez sea hora de que les reclamen a ellos esa representación, porque este gobierno no puede representarlos ni va a irse antes del 2015. Ya deberían saberlo.


8 comentarios:

  1. Qué buena agenda, che. Yo la firmo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me salió mi lado pedigüeño. Pero lo bueno del kirchnerismo es que te hace agenda lo que parecía utopía : ahora vamos por la regulación de los mercados.

      Eliminar
  2. Un postazo, Iris. Me lo llevo a la mesita de luz.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó, Iris. Exhaustivo, analítico, autocrítico, incisivo. En fin. Me gustaría leer estas cosas en los diarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El verdaderoa pueblo se expresó, nada de dádivas, nada de clientelismo, nada de planes sociales, el auténtico pueblo que no está esclavizado por el clientelismo y el fraude electoral.
    Sos unos karaduras... el día del juicio final se aproxima, la mentira caerá a pedazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siga soñando Alcides. Cristina no se va y el proyecto nacional y popular continúa por más que paseen sus ollas y budineras.Si quieren imponer el neoliberalismo ganen en las urnas en el 2015. Lo demás es verso.

      Eliminar