Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

viernes, 13 de diciembre de 2013

Fábula superflua

Había una vez dos niños muy diferentes: uno de ellos era visto como el más bueno de todos, el otro como un niño revoltoso y problemático.
Sin embargo la realidad era un poco distinta. El niño bueno solía golpear al otro y todos decían que el otro lo provocaba. Cuando le devolvía los golpes los más ecuánimes decían que era una pelea en la que no había que meterse. Los otros defendían al bueno e incluso le daban algunos golpes al malo.
Cuando crecieron la situación empeoró. El bueno cometía delitos de los que era culpado el otro.
 Cuando se hicieron adultos el bueno cometió un asesinato y culpó al malo. Este fue preso. Cuando salió intentó matar al otro pero fracasó. Fue apresado. La gente pedía pena de muerte para él pero sólo fue preso.
La indignación fue mayúscula pero pronto llegó el festejo al ver que el malo se ¿suicidaba? en prisión.
 El bueno se encargó del panegírico y allí perdonó al malo apelando a su bondad esencial y generando simpatía en todos.
Gracias a eso el bueno tuvo una estatua mientras que el malo fue sepultado en una fosa común.

4 comentarios:

  1. ¡Este lo entendi!
    Las cosas nunca son como parece

    ResponderEliminar
  2. Todos los que tienen mas de 20 reglones, soy muy impaciente.
    Aprovecho para felicitarte, realmente escribís muy bien, no tengo mucho tiempo porque ademas del los blog tengo una vida, una familia y vivo en Argentina, pero en momentos donde por alguna razón fortuita, no hay ruido mis nietos no me piden a Mikey o el clasico-Me llevas al cole- me gusta leerte.
    Bueno...seguire pasando, polemizando y molestando, te dejo un beso¿puedo?

    ResponderEliminar