Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

domingo, 17 de junio de 2012

Gracias a mi padre

Con mi padre no nos ponemos de acuerdo casi nunca.
No nos gusta la misma música, ni el mismo club de fútbol. Y en política es recontraantipolítico. Cree que todos los políticos son malos y corruptos y (eso sí) que los militares eran igual.
Sólo coincidimos parcialmente en literatura (nos gusta Isaac Asimov) y en películas (detestamos el destroce que se hizo de sus libros en el cine), lo que pensándolo bien no es poco.
Pero siempre he podido contar con él. En las situaciones más difíciles, él ha estado ahí.
Tal vez suene oportunista escribir esto en el día del padre, pero se lo debía.
No he sido precisamente una hija modelo, y le he causado muchos problemas, pero por eso mismo le agradezco el que siempre haya podido contar con él.
En el futuro quizá los papeles se inviertan y sea yo quién deba cuidarlo. Espero estar a la altura de las circunstancias.
Por ahora, debido a unos problemas de salud que he tenido todo este año , ha sido él quién estuvo al pie del cañón y le agradezco por ello.
Sé que hay muchos que son padres sólo de nombre y que eluden toda responsabilidad más allá de un pago mensual (y a veces ni eso). No es el caso de mi viejo.
El siempre fue un padre a tiempo completo.
Por eso en un día como hoy quisiera saludarlo y saludar a todos los que como él son padres toda la vida.

sábado, 16 de junio de 2012

16 de Junio: prohibido olvidar

Este es un día para no olvidar: cambian los nombres, la ropa o las armas, pero el odio que tanta muerte y destrucción sembró, no cambia.
Se creían los dueños del país y no toleraban que esos negros que tanto despreciaban no les tuviesen miedo.
No toleraban que el cambio de una patria para pocos a una patria para todos los dejara con menos privilegios.
Sus descendientes piensan igual. No cuentan con las fuerzas armadas pero sí con el mismo odio.
Tal vez haga falta un Picasso que nos refresque la memoria.
Memoria que no es deseo de venganza, pero sí advertencia.
Sin verdad y sin justicia no se construye nada firme.
El presente se proyecta indefectiblemente sobre nuestros recuerdos del pasado: la bandera de "Cristina devolvé el país" es hija de la creencia de que el país debe ser de pocos y para pocos. Igual que ese bombardeo que pretendía sacar a un hombre del poder.
Esa era la excusa. También en Chile se movilizó en 1973 un ejército contra un sólo hombre.
El verdadero enemigo de ellos era, es y será el pueblo. No toleran que levante la cabeza. No toleran que sepa que tiene derechos.
No dejemos que nos gane el olvido. No bajemos nuestras banderas de soberanía, justicia social e independencia económica.Recordemos, como dijo Bayer que mientras haya villas miseria no hay democracia (plena).
Porque el huevo de la serpiente sigue allí, listo para abrirse y liberar a la bestia apenas nos descuidemos.
No quieren negociar...no buscan que se les comunique cada uno de nuestros pasos. Quieren destruir todo lo logrado. Como siempre... como en aquellos años.
Y recurrirán a las armas que tengan a mano: multimedios cómplices, corridas bancarias, gente de fácil acomodo a dos puntas ansiosa por complacerlos, la jerarquía eclesiástica que como en aquellos años siempre bendijo a los verdugos...aún a costa de entregar a los mejores de los suyos.
Todo esto mientras mantienen el hipócrita discurso de que los violentos son los pobres, sobre todo los peronistas. Gente con finos modales (aunque ya se sabe adonde se van esos modales a la primera de cambio) y manos manchadas de sangre acusa a pueblo de violento y llama persecución a que se los nombre y se denuncie sus tropelías.
Los de ahora no tienen tanques y por eso parecen menos violentos (al chico que apalearon tal vez no le pareció así) pero rezuman el mismo odio.
Y cuanto más se avance sobre sus privilegios más odiaran. Pero ese no es motivo para retroceder. Todo lo contrario. Nuestra debilidad los fortalece.
Hay que seguir yendo por más justicia, por más distribución del ingreso, por más igualdad, y dejando que su impotencia los domine.

jueves, 14 de junio de 2012

La dignidad de un pueblo, la prepotencia de un imperio (decadente)

Hoy es un aniversario de tristes reminiscencias: el día en que quienes mandaron a la muerte a jóvenes conscriptos se rendían  luego de una guerra corta y criminalmente mal planeada y ejecutada.
Pero ni siquiera en una día como hoy debemos olvidar que la prepotencia británica lleva más de un siglo  y sigue manifestándose de la manera más descarada.La hipocresía de Cameron es manifiesta: habla de autodeterminación de un enclave colonial cuyos habitantes jamás han pedido la independencia y son ciudadanos británicos implantados (ni hablar de la base militar que los británicos tienen allí y es casi la razón de ser del resto de la población)
El reclamo por la soberanía de las Islas Malvinas es una causa nacional y así lo ha tomado nuestra presidenta. Lástima que el pequeño bicialcalde no lo entienda así. Claro que pedirle un gesto de grandeza en favor de la soberanía argentina es pedirle duraznos al ombú.
Es una parada difícil. Aún con el apoyo de Latinoamérica toda es poco lo que Argentina puede hacer. Gran Bretaña ha mostrado que puede incumplir cuanta resolución de la ONU que le indique negociar (que no ceder ) la soberanía de las mismas.
Pero es un reclamo justo y corresponde que todos los argentinos estemos detrás de él. Que no es un reclamo que vaya en contra de los isleños ni encierra sentimientos xenófobos (no de parte nuestra al menos). Nadie les exige que se vuelvan argentinos sino que reconozcan nuestra soberanía sobre un territorio que nos usurparon echando a sus habitantes. Tan simple como eso.
Y el reclamo se hace de manera pacífica y acudiendo a las instancias internacionales correspondientes. Nada más alejado de la prepotencia británica que insiste en desconocer la legalidad internacional basándose en que son más fuertes militarmente. El clásico "vae victis".
No es el reclamo de un partido político: es el reclamo del pueblo argentino.Y seguirá vigente hasta que se le haga justicia.

domingo, 10 de junio de 2012

El último escrito

Dicen que Galois pasó su última noche escribiendo teoremas que ni siquiera tenía tiempo para demostrar.
La vida se le escapaba con cada hora (al amanecer se batiría a duelo y moriría) y el sólo pensaba en escribir aquella obra que era su legado.
La última noche es un tema recurrente de muchas historias. Ya sea como algo individual o algo colectivo: el esquivo fin del mundo que siempre se predice.
Vean sino este cuento de Bradbury en el blog de Nilda .
Pero como diría Dolina la muerte no tiene la cortesía de dejarnos hacer un punto y seguido en nuestro discurso. Por su naturaleza es antiartística aunque sin ella el arte sería insulso o inexistente.
Y entonces sabemos que nuestra última noche podría ser cualquiera y que probablemente no elegiremos nuestras últimas acciones o nuestras últimas palabras.
Pero si estuviéramos sentados frente al teclado sabiendo que con el amanecer llegará el fin ¿Qué palabras acudirían a nuestra mente? ¿Palabras de enojo, ira, angustia, decepción?
¿Meditaríamos cada palabra o escribiríamos sin pausa y maldiciendo internamente los errores que nos obligan a corregir cuando hay tan poco tiempo?
¿Serían esas palabras un cuento, un poema de amor, un teorema no demostrado?
Claro que escribir ya es una opción poco común:hay tantas otras. Beber hasta caer en coma, mirar tv, tener sexo con quién esté dispuesto/a y presente en ese momento, cocinar, llorar desconsoladamente,etc.
Un apocalipsis tiene algo de glorioso: el universo entero llega a su fin y nosotros con él ...motas de polvo en medio de la devastación. Nos hermana...
La muerte en cambio nos deja solos: aún cuando tus parientes todos hagan guardia junto a tu cama eres tú quién se muere...
Y todas las palabras que forman tu ser se desvanecen como un libro al que borran dejando  únicamente páginas en blanco, que nada significan.
Contra ese olvido luchas cada día de mil maneras, incluso, mientras aporreas el teclado tratando de que alguien te lea y te escuche cuando ya no puedas hablar...
Pero esas palabras, una vez leídas , revelarán tu ausencia. Nunca estarás en ellas, ya que ellas dirán que te has ido...
Así que ¿qué palabras podrían ser esas?
Y más aún ¿las leerá alguien o pasaran desapercibidas como muchas otras tantas palabras que ya han sido dichas para no ser oídas?
Son sólo palabras en una noche de insomnio que espero despertar, con preguntas que no responderé...

Adiós a mi madre

Llevaba años sin verla...pero no esperaba algo así. Mi tía había sido excesivamente optimista en la descripción de su estado.
En verdad, ni siquiera puede decirse que mi madre quisiera verme. Fue mi tía quién interpretó eso.
Está muy flaca y muy vieja...pero eso era de esperarse.
Lo que no esperaba es que estuviera totalmente destruida física y psíquicamente.
El título es un eufemismo: nunca podré despedirme de ella y que me entienda.
Sigue con vida pero ya no es ella...y ni siquiera puedo extrañarla realmente porque nunca la conocí.
Ahora sólo quedan las visitas protocolares y el cumplir con el deber...nada más vacío y aterrador que eso.
Haga lo que haga a partir de ahora, sé que me arrepentiré. Como me arrepiento de no haberla buscado cuando aun había alguien que encontrar...
Si ella no fue mi madre tampoco puede decirse que yo intentara ser su hija...
Así que digo adiós, aunque esto no haya terminado...en cierto modo jamás empezó.

lunes, 4 de junio de 2012

Cuestión de prioridades

Una vez más la divisoria de aguas está clara. Como dice Serrat: entre esos tipos y yo hay algo personal .
No se trata de negarles el derecho a reclamar, es todo suyo y lo han ejercido, incluso propasándose y agrediendo periodistas. Claro que eran de 6-7-8 y eso hace que ciertos hipócritas que por mucho menos hablaron de tener miedo y de que el gobierno era como la dictadura, miren para otro lado o culpen a las víctimas...
 Tienen derecho a quejarse, como Biolcatti tiene derecho a pedir pagar impuestos al valor de hace 20 años...otra cosa es que haya que satisfacer sus petitorios.
Su egoísmo no es nuestra prioridad.Y el de los lobbystas que los azuzan ,mucho menos.
Hay todavía gente sin trabajo o con trabajo en negro, el sistema de salud y el sistema educativo son archipiélagos de diversa calidad según la provincia y según el poder adquisitivo del que accede a ellos. Falta un sistema de transporte realmente acorde con las necesidades del país. En todo eso, este gobierno ha ido avanzando pero falta, y nuestra prioridad debe ser ir por más.
Hay una crisis terrible allá afuera que hay que afrontar sin que paguen sus consecuencias los que menos tienen...
Todo eso es mucho más prioritario que los caprichos de unos privilegiados ansiosos por salvarse a costa del país.
No estamos hablando de reclamos por más derechos de minorías, que no contradicen para nada la existencia de mejoras para la mayorías. Que se puede caminar y respirar al mismo tiempo, por decirlo de otro modo.
No, aquí hablamos de lobbys que especulan con una devaluación y que juegan a causar miedo a sectores sociales muy sensibles a esas presiones, gracias a su sempiterno gataflorismo.
Ellos pueden perder, pero los que los empujan siempre ganan. Y lo irónico es que en su odio visceral jamás encuentran los culpables entre quienes los han usado y desechado. No, para estos sectores sociales la culpa de todo la tienen los pobres por querer asomar los pelos por encima del agua o el gobierno que lo hizo posible...
No podemos dar el brazo a torcer ante esto: lo que está en juego es la posibilidad de la política  como herramienta para mejorar la vida de las mayorías: nada menos que eso.
Corresponde mostrarles que no les será tan fácil hacer sus golpes de mercado. Hay un pueblo detrás de este proyecto que sabe muy bien donde está el enemigo y que se juega en esta parada.
Que las cacerolas no nos tapen el bosque...