Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

martes, 31 de julio de 2012

Mercosur: paso a paso

No todo es miel sobre hojuelas  en el Mercosur y la tensión entre Argentina y Uruguay lo demuestra.
Pero la incorporación de Venezuela es un paso adelante. No sólo por lo que este país puede aportar: sus importantes reservas de petróleo y un interesante mercado interno. Su deseo de unirse muestra que el Mercosur está vivo, nadie quiere entrar en un proyecto muerto.
Se trata de un primer paso ya que Venezuela deberá adaptar su legislación a las normas del bloque, pero existe la voluntad de hacerlo, así que es sólo cuestión de tiempo.
Será cuestión de seguir limando las asimetrías regional todavía muy visibles. Pero Venezuela puede y debe complementar su economía con la del Mercosur: tiene petróleo y necesita alimentos, tecnología, que Argentina y Brasil, sobre todo, pueden aportar.
El paso atrás es la postura desdeñosa de Paraguay, con Franco haciendo especulaciones de poco vuelo pretendiendo reducir la incorporación de Venezuela a una mera cuestión electoral de Chávez.
Es un toque de atención que Paraguay desconfíe tanto del Mercosur: las asimetrías regionales hacen que los países más pobres no vean claro los beneficios que puede tener la integración.
En ese sentido la respuesta tiene que venir por más integración y no menos, lo que no quita que los golpistas no deben recibir reconocimiento ya que esto sería alentar procesos similares en la región.Ojalá Lugo logre reorganizar sus fuerzas para que el nuevo gobierno sea favorable a una integración regional y no a los TLC.
Volviendo a la noticia del ingreso de Venezuela hay que decir que su aporte no se detiene en lo económico. Su demonizado y carismático presidente es uno de los activistas más lúcidos en pos de una integración de pueblos y no sólo de mercados, que busque ante todo mayor bienestar para sus habitantes.
Ese debe ser el norte: sin una mayor equidad entre los miembros del MERCOSUR, este no será sustentable en el tiempo. La economía sin justicia social ya mostrado en Europa lo destructiva que puede ser.
Por ahora nos toca decir ¡Bienvenida, Venezuela!, te estábamos esperando.


sábado, 28 de julio de 2012

Soberanía energética: no es sólo YPF

Luego de la recuperación de YPF gracias a la expropiación del 51% de sus acciones comenzó un nuevo capítulo en lo que a soberanía energética se refiere.
Recuperar YPF después de la tarea de destrucción llevada adelante por Repsol no será fácil.
Lograr el auto-abastecimiento energético no depende solamente de la voluntad: hay costosas inversiones a realizar y se requiere tiempo. Por lo pronto la nueva ley, recién reglamentada,le da al estado una herramienta más con la cual actuar: al ser de interés público las reservas hidrocarburíferas, el estado puede vigilar que se cumplan con planes de inversión que tiendan al abastecimiento interno y no sólo a multiplicar ganancias como hacían no sólo Repsol sino todas las demás empresas del sector (lo de Repsol era más escandaloso). Termina con años de desregulación heredadas de los 90.
Por otra parte resulta de importancia positiva en la ecuación energética la próxima incorporación de Venezuela al Mercosur sobre todo si eso ayuda a que YPF y PDVSA colaboren más estrechamente, tal como fue anunciado.
Pero soberanía energética es un concepto más amplio y hay que incluir a las fuentes alternativas : nuclear, hidroeléctrica (la actual situación de Paraguay viene a complicar la colaboración en los proyectos binacionales, ojalá sea algo transitorio), solar,eólica, áreas en las que la inversión se ha multiplicado pero aún manteniendo un modelo muy centrado en Buenos Aires y la Pampa húmeda (no por la generación sino por la distribución).
Sin energía es difícil el desarrollo industrial de las zonas más postergadas. Eso sigue siendo una deuda pendiente, como lo es el gas natural en el NEA, aún dependiente del suministro en garrafas.
La soberanía energética también requiere tratar cuestiones estructurales como esta. Reducir la inequidad también supone que haya más energía para las provincias del NEA y el NOA, y que se puedan producir en estas, productos con valor agregado (y sí, por qué no, tener algo más de comodidad para sus habitantes).
Curiosamente cuando se habla de federalismo en las usinas mediáticas no se menciona que federalismo no es dejar que cada cual se arregle con lo suyo, sino que implica solidaridad de las provincias más ricas hacia las más pobres para que el estándar de vida de sus habitantes no sea mucho más bajo . Porque el país y la Nación son uno y sus habitantes tienen los mismos derechos, nazcan en la provincia en que nazcan.
YPF puede y debe volver a tener un papel importante en esta tarea...
Por otra parte, un amplio de abanico de posibilidades se abren si se cumple el propósito  de cubrir el abastecimiento interno: supone romper un cuello de botella tanto para la industria como para el transporte ( y el agro claro está). Y un gran alivio para la balanza comercial, la posibilidad de que los habitantes tengan confort en invierno (y verano) sin parar la producción industrial...Pero sobre todo sería un paso más para hacer sustentable un modelo de desarrollo a largo plazo.
Lo que está en juego una vez más es un modelo de país. Un modelo que incluya a todos, también en materia energética.



jueves, 26 de julio de 2012

Una mujer, dos mujeres, un homenaje

Ayer, a horas del aniversario nº 60 de su fallecimiento, nuestra presidenta homenajeó a Eva Perón de un modo muy particular:Evita reemplazará a Roca en los billetes de 100 pesos.
Otros han hablado antes y mejor del tema, lo cierto es que llega a primer plano la imagen de una mujer a un billete de alta denominación (Manuela Rosas ya estaba en los billetes de 20 ,pero en segundo plano).
Y no cualquier mujer. Eva Perón representa a un proyecto político del cual fue ferviente defensora, el peronismo. Por ello su figura divide aguas y despierta amores y odios.
No fue Juana Azurduy. Hubiese sido justo también, pero quizá menos revelador del rumbo que se ha tomado y se sigue tomando: las tres banderas del peronismo están ahora en manos de una mujer que también divide aguas y que despierta tanto odio en la oligarquía como la mujer a la que homenajea.
No es casualidad que Cristina aprovechase para criticar a los economistas que trabajan “para que los ricos sean más ricos” o que cuestionase la lentitud de la Justicia que beneficia a los poderosos.
Falta mucho todavía en materia de redistribución de la riqueza (seguimos necesitando una reforma fiscal que haga más progresivos los impuestos), pero hay como no pasaba en mucho tiempo un proyecto de país que tiene como uno de sus ejes la distribución más equitativa de la riqueza. Eso no es poco...
Roca ha caído del pedestal, al igual que cayó un modelo de país representado por quienes lo añoran , a veces tergiversándolo.
Aún hay otros pedestales , pero hay la decisión de no dejarlos en pie.Nuestra presidenta lo ha mostrado enfrentando a poderosos pagando el costo político y soportando la queja continua de quienes adoran los buenos modales de forma unilateral.
Por eso es justo este homenaje y es justo que lo haga ella,nada menos. Todo un símbolo de un país que nace todos los días...

miércoles, 18 de julio de 2012

Ya tengo Ututo (y Debian again)


A pesar de ser una distro argentina, y salteña, nunca me había animado hasta ahora a darle un vistazo.
Ututo deriva de Gentoo y es una distro Linux que usa software libre, exclusivamente.
No la recomiendo para un principante neto. El instalador es gráfico pero hay que saber medianamente particionar un disco.
Unav vez hechas las particiones necesaria el proceso de instalación es simple. Como contra no permite particionamiento avanzado ni configuraciones extra. Sólo elegir el idioma, donde se instala el sistema,  y el huso horario en ese orden.
Otra perlita es que hay que disponer de 18 Gb para el nuevo linux. Con el tamaño actual de los discos duros eso no es problema (yo acabo de adquirir uno de 500 Gb).
La ventaja es que al iniciar el escritorio predeterminado (es KDE, con dock agregado de yapa) se encuentra que tiene instalado de todo: varios navegadores: firefox con sus addons, seamonkey, midori,arora; varios lectores de correo: Thunderbird, K-mail. Tiene desde amule hsta programas gráficos para sh. Y no le falta amsn, pero también cuenta con kopete y Pidgin.
Dispone de varias suites de oficina (Libre office y Caligra)  y viene con soporte para mp3 (tiene vlc ).
También la variedad para reproducir sonido es amplia, cuenta con varios reproductores: VLC,Mplayer, Kaffeine, Exaile, y también con grabadores de sonido, programas para extraer sonido, etc.
Tiene los clásicos juegos de carta y tablero de Linux como Kpatience , Freecell, ajedrez...
Es un poco redundante pero muy completa (y bonita: sus colores originales son los grises en una combinación sobria pero elegante, la cambie en cuanto pude, viene con una amplio juego de ícones extra y walpapers).

Tiene gran facilidad de uso y un panel de control gráfico aunque deja mucho que desear comparado con el Yast2 de OpenSuse .
Viene con usuario estándar creado: ututo y contraseña fijada: enter pero se puede (y conviene cambiar la contraseña y si se quiere, crear otro usuario).
No instala el grub a menos que uno lo indique. Yo no lo hice y dejé que el grub de Ubuntu lo reconociera. Si se instala su grub (o lilo) tiende a reconocer sólo a windows y no a las demás distros Linux presentes.
Vale la pena probarla.En mi caso usé una Intel Core de doble núcleo con 2gb de memoria y dos discos duros. La instale en el esclavo que tiene 500gb, en una partición de 50 gb. La tarjeta gráfica es intel y usa drivers libres por eso no trajo problemas.
En un orden más estándar instale Debian en otra partición y un corte de conexión me dejó con la instalación básica, sin escritorio. Nada que el modo recuperación y un apt-get install kde no resuelvan. Aunque supongo que un verdadero experto le hallaba una solución más elegante. Lo cierto es que ya esta funcional (el kdm de Debian es más bonito que el original de Kde aunque algunos tal vez lo encuentren infantil).
Y sí , la idea es usar todas las distros que pueda. Me turno entre cada una de ellas.Por ahora mi preferida sigue siendo OpenSuse.


lunes, 16 de julio de 2012

Divagues

Algunas veces se mata un hombre para vencer a un pueblo.
Otras veces se mata un pueblo para destruir a un hombre.
Algunas veces...no hace falta.
Hay quienes luchan toda la vida y pierden...
Los  hay que se rinden. No siempre el arma que los vence es una automática.
Puede ser un préstamo del FMI.
Ser valiente es un lujo.
Ser cobarde es un lujo.
Ser solidario es un lujo.
Estar vivo es un lujo.
Salvo para quienes pueden pagarlo.
No, ser solidario es más que un lujo, es una locura.
Una locura buena, tan diferente de otras locuras más famosas.
La locura de moda conduce a alejarse de todos y temer a todos.
Conduce  a negar al prójimo y a verlo como un enemigo a vencer...
El mundo esta enfermo de esa locura.
Si no podemos estar cuerdos necesitamos más de la otra locura.
Caminar es un riesgo.
Quedarse quieto, también.
No siempre se va a dónde se desea ir. Pero lo peor es no tener adónde ir.
O con quién...
Hay demasiado sol y sin embargo ya oscurece.
Otro día que se nos escurre de entre los dedos.
Tal vez alguien despierte en alguna otra parte del mundo.
Europa está en un buen momento para despertarse: justo en medio de las pesadillas.
Nunca estuvo el capitalismo más vivo que el día en que se anunció su muerte.
Ese día se repite cada día.
Mueren, en cambio, muchas personas. Algunas de hambre, otras de frío, otras de enfermedades evitables, otras en una asalto.
 Lo difícil es morir de muerte, después de una larga y próspera viva.
Ni los dioses aztecas exigían tantos  sacrificios humanos como el ínclito dios mercado.
Y sin embargo lo peor no es que te exploten sino que se nieguen a explotarte.
Sin cadenas no se puede comer ni vivir . El mayor temor es no ser necesario.
Ser desechable.
La maestra del capitalismo es la naturaleza: todo es descartable en él. Sobre todo la gente.
Pero los alumnos vanidosos no toleran tener maestros y prefieren destruirlos para evitar la competencia.
Es mucha locura para un sólo mundo...la cordura debe salir cara y no abunda.
El problema son los locos malos,que actúan como perros rabiosos acorralados.
Y no hay suficientes chalecos de fuerza, y quienes deberían lucirlos son los dueños. Los dueños de todo.
No basta con ser buena persona. Hay muchos canallas que lo son.
El mundo es ancho y ajeno. Sobre todo ajeno.
Y esto que escribo es apenas un capricho para sentirme menos culpable.
Ni siquiera rima.

lunes, 9 de julio de 2012

La independencia es un plebiscito constante


, dijo nuestra presidenta el 25 de mayo de este año. Seguimos construyéndola sería la frase para hoy.
No cualquier patria: no la del albúm de figuritas de Billiken, ni la patria liberal para unos pocos, sino una patria que incluya a los cuarenta millones y pico de argentinos.
Tiene algo de épica y mucho de rutinario esa construcción. Se hace en el día a día y es a largo plazo, muy a largo plazo.
Tanto que cada paso que se da supone el peligro del retroceso porque los enemigos de esa patria no descansan ni dan tregua.
No es una caricatura ni una lucha entre demonios rojos y ángeles celestes. Pero sí hay dos bandos y dos proyectos de país claramente demarcados. Más que nunca. 
En un momento en que la crisis mundial arrecia nuestro país sigue apostando al consumo y al mercado interno. No es un detalle menor.
Como no es un detalle menor que antiguos aliados hayan tomado la decisión de cambiar de carril. 
Lo que falta lo sabemos muy bien. Cualquiera puede enumerarlo: sigue habiendo un alto índice de trabajo en negro, las multinacionales siguen usando al país para extraer utilidades y reinvierten poco (los empresarios locales, también), falta industrialización en origen, nuestro sistema de salud no es federal sino fragmentado, el sistema de transporte no responde a las necesidades del país...
Pero lo hecho también cuenta y cuenta más si tenemos en cuenta que el kirchnerismo siempre redobla las apuestas. Sobre todo en las crisis.  Paso a paso vamos recobrando nuestra soberanía económica y política y a la vez apostando a la integración regional.
Por eso hoy festejamos. Ya lo dijo nuestra presidenta: tenemos patria.


sábado, 7 de julio de 2012

Sin integración no hay independencia ¿Y con ella?

El registro histórico dice que en 1816 la república Argentina declaró su independencia de España y de toda potencia extranjera.
Pero decir es más fácil que hacer y nuestro país ha vivido durante el colonialismo británico primero y norteamericano luego, durante gran parte de su existencia.
Luego del ascenso de  las multinacionales (que contra lo que dice Galeano no tienen patria, sólo usan a los países poderosos en su defensa) una independencia auténtica nacional se ha vuelto inalcanzable.
Contra monstruos cuyo PBI supera el de los países sudamericanos resulta difícil hacerles frente e imponer regulaciones, ni hablar de contener el flujo de divisas hacia sus sedes centrales.
Aún los países ricos tienen dificultades para regularlas ya que trasladar sus plantas a países más laxos como China es una amenaza cumplida con creces.
En ese contexto la integración puede ser un camino siempre y cuando el resultado sea la formación de un estado supranacional con más atribuciones y no un mercado que sea coto de caza para las multinacionales como fue la Unión Europea.
La cuestión como se ve, no es integración sí o integración no, sino como se hace esta.
Más allá de algunos caballos de Troya como la oligarquía paraguaya reacia a una integración y propicia a los coqueteos con EEUU (ya pasa de coqueteo lo suyo, en verdad)  el verdadero peligro para el Mercosur, la Unasur y la Celac son los que aspirar a una integración a la medida de las multinacionales y no en beneficio de los pueblos.
No basta con aumentar la producción y el comercio intrarregional. Hay asimetrías tremendas para corregir: a países como Paraguay no han llegado un real crecimiento económico ni mucho menos el desarrollo de sus capacidades productivas.
Es una buena noticia la incorporación de Venezuela al Mercosur. Ojalá sea un comienzo de una integración más política, y porque no económica pero entendida como de desarrollo de todos y no solo de las multinacionales. En ese sentido los estados, las pymes, y las cooperativas deben tener un rol central y diferente del de una mera división del trabajo.
Sólo así podrá superarse el peligro de una integración que lleve a más dependencia.