Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

viernes, 31 de agosto de 2012

Votar a los 16

Comienzan  a discutirse proyectos en Senado y Diputados sobre la posibilidad de que los jóvenes de entre 16 y 18 años puedan votar.
No carece de interés esta, por lo pronto, ampliación de derechos...no sólo por la magnitud de la población abarcada sino por tratarse de un grupo etario que comienza a mostrar temprano interés en la política como se vio en los episodios de tomas de colegios entre otras cosas. Claro que esa es una minoría intensa y no puede decirse que toda la juventud viva pensando en la política. Pero lo mismo puede decirse de los adultos comprometidos en la política.
¿Tienen la madurez necesaria? En ese sentido la situación es variopinta: algunos jóvenes a los 16 trabajan, son padres o madres y otros viven como niños bajo el ala protectora de los padres. Pero dicho en general un adolescente si bien no es adulto, tampoco es un niño. La responsabilidad se fomenta ejercitándola, no aparece de repente. Si está dispuesto a asumir el papel de votante y la responsabilidad que ello conlleva, ha comenzado el camino a la adultez.
¿Son más manipulables que los adultos? No está comprobado y menos en cuestiones políticas donde muchos adultos compran opiniones prestadas. En todo caso fomentar el interés por la política es la mejor forma de protegerlos de las opiniones en conserva, ya preparadas de antemano.
Sobre las quejas que hablan de oportunismo mejor ni hablar : no hay medida del oficialismo que no reciba ese calificativo. Lo que importa es lo que este proyecto puede aportar al incorporar  a la democracia a estos jóvenes: no porque sean más maduros que nosotros a los 16, cosa que dudo, sino porque ellos aprenderán más pronto que nosotros a sentirse ciudadanos y a vivir la democracia como algo natural de la que son parte y no meros observadores.
Eso es lo verdaderamente positivo de la propuesta. La democracia también se aprende y no hay forma más eficaz de aprenderla que poniéndola en práctica.
Por eso no vendría mal también un proyecto que reglamente los plebiscitos que ya figuran en la constitución y de los cuales lamentablemente no se hace uso.
O la elección de los jueces por voto popular...
Pero por lo pronto esta propuesta es un pequeño aporte a la democracia. Ojalá pueda concretarse. No es tan difícil porque hay muchos opositores que podrían votar a favor, aún golpeándose el pecho por las "intenciones" del proyecto. Ya se verá...

miércoles, 22 de agosto de 2012

Trelew

En homenaje a las víctimas de la masacre de Trelew, a sus familias y amigos, y a todos los que alguna vez soñaron con un mundo mejor. Escuchen estos audios, por favor. Uno es de Halperin en Tarde o Temprano:




El otro es de Aliverti en Marca de radio y es de este año:

viernes, 17 de agosto de 2012

Cadena de desinformación

Circulan en facebook ( las conseguí de mi cuñada) unas fotos patéticas que juegan a tergiversar la verdad y muestran como el medio pelo cae fácilmente en el juego de los que le temen a la política porque le temen a su capacidad de transformar la realidad. Acá van:
La actitud macartista de Bullrich con su 0800 de denuncias no los escandaliza tanto. Lean esto de Huinca que está muy bueno.
Mostrar a qué intereses (blog de Adán) responden ciertos "independientes" no es más que ejercer la libertad de expresión.
Por cierto, no costaba tanto ir a la página del Indec y  leer los verdaderos datos.Que una familia que gana eso es indigente, y no come bien. Eso es lo jodido, no el Indec.
Aprovechen si quieren la oferta de Carrefour a 7 pesos (en la columna  de Rucio).

San Martín

San Martín, el de las múltiples caras.
Siendo moreno, fue imaginado rubio por lo que buscaban ocultarlo bajo el bronce.
Siendo español fue un patriota americano, que soñó con la patria grande.Y tuvo que irse sin que él, ni Bolívar la vieran lograda.
Otro moreno menos patriota, y que se soñaba rubio, ayudó a despertarlo bruscamente.
Cosas de la derrota, ese traidor tiene la avenida más larga...
Hoy se sueña nuevamente con la patria grande, y los vencidos recuperan la memoria.
San Martín forma parte de ella y a mucha honra.
También los traidores, pero como advertencia.
Siendo patriota de patria grande un escribiente glorificado, perdedor de muchas batallas, pero lamentablemente vencedor en muchos escritorios, quiso reducirlo a militar sin cabeza. Sus viudas aún lo intentan...
Legó su espada a Rosas por su defensa de la soberanía, para incomodidad de unitarios nada patriotas y finalmente vencedores .
Fue nombrado padre de la patria (aunque la patria tuvo multitudes de padres-y madres- sin los cuales no existiría), en extraña compañía con una supuesta madre patria. Curiosamente el día del padre en argentina homenajea a un héroe yanqui.
Siendo hombre fue contradictorio, sin dejar de ser grande. Cometió errores, como tantos, y aciertos, como pocos.
Fue masón,guerrero, político, padre, esposo, ... y ciertamente no todo lo hizo bien. El que esté en condiciones de arrojar la primera piedra que se evite el trabajo.
Unos genocidas trataron de usar su imagen para justificar su insubordinación y cubrir sus crímenes, que hoy afortunadamente comienzan a pagar.
Fue infantilizado y reducido a figuritas de Billiken.
Es la cara de un billete.
Fue puesto en un lejano pedestal. No por respeto sino para dejar de pensar en él.
Detrás de la  aparente unanimidad de elogios hay dos países que luchan. Sólo uno de ellos sueña con la misma patria grande que San Martín, Bolívar, Artigas, Yrigoyen y Perón.
Por eso un día como hoy es una excusa tan buena como cualquier otra para homenajearlo.

miércoles, 15 de agosto de 2012

El federalismo como excusa

El abandono unilateral del pacto fiscal por parte de Córdoba,los reclamos previsionales de Santa Fe, y hasta la nostalgia de Buenos Aires por los puntos perdidos de coparticipación, revelan un concepto del federalismo más parecido al separatismo (sin llegar a serlo manifiestamente). No hay visión de una patria y un destino común si se exige recibir en proporción a lo que se aporta, en vez de en función de compensar las evidentes desigualdades entre provincias, ahora vigentes. Lo contrario sería aceptar que hay provincias inviables a las cuales abandonar a su suerte.
Es cierto que falta una ley de coparticipación que reparta de modo justo los recursos entre las provincias, tan cierto como que esa ley no se dictará sin previa reforma constitucional  que termine con el mamarracho de exigir unanimidad en un tema con tantos intereses contrapuestos.
Irónicamente los distritos más ricos en recursos naturales e industria están en la lista de los que más exigen recursos para cubrir déficits crónicos. Pero la autonomía tan deseada por las provincias, característica esencial del federalismo, requiere financiamiento propio y eso supone que la provincias deben cobrar impuestos para generar ingresos. Preferentemente a los que más tienen (porque pueden más y porque así se contribuye a redistribuir la riqueza).
No lo hacen: sus gobernantes eligen delegar en el poder central esa tarea y así quedar como dialoguistas. Claro que después hay que pagar las cuentas y el dialoguismo se va al diablo, pero a quién reclaman es al gobierno nacional: no a los terratenientes, no a los empresarios, no, en definitiva, a los que se la llevan con pala sin contribuir con sus distritos. Es un federalismo extraño que exige recursos a la nación mientras pide autonomía.
Federalismo también es la palabra que se invoca para justificar que la influencia de las iglesias impida la aplicación de leyes nacionales, y federalismo es el nombre de los que se oponen a la regulación central cuando se opone a los intereses de algún poder concentrado, a sabiendas de que las provincias por separado no podrían imponer ese control. El federalismo del divide y vencerás.
No es un federalismo que fomente la diversidad sino uno el que consolida la desigualdad el que aparece en boca de voceros de las grandes empresas, muchos de ellos elegidos para cargos donde deberían representar al pueblo, aunque no lo hacen.
Otra forma absurda de invocación del federalismo es la que exige que en la Quiaca se vean los mismos diarios  que en la Capital, se escuche las mismas emisoras de radio y se mire los mismos programas de TV. Tan absurda que es más bien unitarismo. Y desprecio por una parte del país, la mayor parte, a la que se juzga incapaz de producir contenidos y de pensar por su cuenta.
Unitarismo y centralismo que existen y aún se reflejan en las vías de transporte,el consumo de energía , los circuitos de producción y de comercialización, tanto como existe fragmentación en servicios esenciales como la salud y la educación,y llevará mucho tiempo descentralizar en serio sin descuidar la igualdad de derechos para todos los habitantes.
El falso federalismo no contribuye a ello, todo lo contrario: desvía la discusión tornándola fútil, cuando no le juega en contra abiertamente...

viernes, 10 de agosto de 2012

Los ni ni

Hace un par de días encontré en el blog de Artemio López este video sobre los ni ni, los jóvenes que no trabajan ni estudian y que según Artemio:
"Son unos 850.000 jóvenes entre 15 y 24 años que no estudian ni trabajan y presentan un serio problema para el desarrollo propio, el de sus familias y el país en el futuro inmediato"
La primera impresión que me da el vídeo es que no queda claro si el fenómeno afecta a las clases medias, medias bajas o sólo a los pobres. La mención a los nativos digitales parece apuntar más a la clase media y media alta, porque el acceso a las computadoras, necesario para ser un "nativo digital" sigue siendo desigual entre la población.
Por otra parte cuando se habla de que les falta disciplina para ser repositores queda claro que hablan de la clase media baja y baja...
Si nos dedicamos a este sector social y a la problemática de los ni ni (porque hay "ni ni" de clase alta pero la génesis del proceso es otra y las repercusiones sociales ,también) el planteo es que puede hacer la sociedad para contenerlos: han dejado la secundaria, y no consiguen, o no buscan trabajo estable.
La idea del tutor puede ser buena para casos puntuales pero no cuestiona el porqué abandonan la secundaria.
Lo que les falta a estos jóvenes es la idea de futuro: la escuela secundaria pretende prepararlos para un mañana justo a ellos que no tienen ninguna esperanza de ese mañana sea mejor.
Basta oír a Daniel Arroyo: necesitan disciplina para ser repositores, cajeros,recolectores de aceitunas (más allá de la ensalada que se hace confundiendo la AUH, que es el salario familiar para los que no lo tienen, con un seguro de desempleo, que se pierde al conseguir trabajo, aunque sea temporal). No es una perspectiva muy grata de futuro para nadie. No es extraño de que ,si pueden, huyan de ello.
No existe secundaria que prepare para el trabajo en negro, los bajos salarios, las condiciones abusivas de trabajo, por razones obvias.
Son esas condiciones de trabajo las que debieran ser discutidas y no naturalizadas. De otro modo no es extraño que un porcentaje de la juventud descubra que vive mejor de changas que trabajando en Mac Pato.
¿Qué contenidos hay que enseñar? Depende de para qué:
La secundaria tipo bachillerato (por llamarla de algún modo) prepara para la Universidad o los institutos (ese al menos fue su objetivo por mucho tiempo), la escuela técnica forma para el trabajo calificado que necesita la industria.
Los empleos no calificados necesitan también de conocimientos básicos que debería cubrir la EGB y que podría complementar una secundaria nocturna que ampliara la oferta académica para capacitar para tareas manuales. Que no todos han de ser literatos en nuestro país...
Hay programas para la reinserción escolar  y para ayudar a terminar la secundaria a los que no pudieron completarla, pero son insuficientes ante esta realidad. La idea de los tutores y el seguimiento que plantean en el vídeo no están mal, pero yo agregaría que dejar el asunto a particulares de variopinta formación no es seguro: hacen falta equipos multidisciplinarios para abordar tan compleja problemática: trabajadores sociales, psicólogos, docentes,etc.
En lo que si concuerdo es en la gravedad del problema y en que no va a resolverse solo. La generación que fue abandonada por el neoliberalismo no debe ser abandonada una vez más.


jueves, 9 de agosto de 2012

Otra mirada sobre educación : Hilda

En el post sobre educación Hilda me dejó un comentario muy bueno que transcribo:
"Hola Iris, comparto bastante tu nota y discrepo en algunos puntos no tan importantes
Fundamental: Los docentes (en su mayoría) no se sienten para nada comprometidos con el proceso educativo. Hago extensiva esta observación a docentes públicos y privados. El docente “privado”, aparenta mayor “preocupación” por el alumno... Pero sólo aparenta. Deposita en el alumno un conjunto de saberes. Este “depósito” varía de acuerdo a la capacidad receptiva del chico. No “depositan” lo mismo en una privada de Villa Lugano que en una de Palermo (aunque el docente sea el mismo). El compromiso, está con “la calidad del alumnado” .
Un “privado de Lugano” por ejemplo, deposita en páginas escritas. Carpetas gordas, muy gordas para que los padres vean que el nene trabaja mucho.
El docente colabora en las “desigualdades de origen”. Es un colaborador activo.
Todos sabemos que los contenidos no pueden ser aprendidos por el 100% del alumnado en las condiciones sociales-económicas-educativas actuales -ni nunca... En ese contexto tenés un secundario obligatorio.
¿Le privás a un chico que tenga “el papelito” para reponer en un supermercado porque no estudió el Quijote? ¿Dónde va ese pibe si además no cuenta con otras posibilidades acordes a su interés o capacidad? Se va del sistema.
La obligatoriedad de un ciclo trae consigo una baja de nivel.
Hacete la imagen de un pibe que por no saber resolver una integral definida, no pueda despachar hamburguesas de cualquier Mc. Un docente “comprometido socialmente” con el pibe, después de la tercera oportunidad -ojo, la vida no siempre te da una segunda- le pone un ejercicio “juego de niños” para que el muchachito zafe -aún así, hay muchos que no lo logran.
El trabajo en equipo es otra de las contradicciones, no puede ser visto como la panacea.
Podés tener un aula “ideal” con excelente trabajo en equipo y, al salir de la escuela, el alumno debe enfrentarse a un individualismo feroz con entrevistas selectivas incluidas.
El docente taxi no puede estar comprometido con nada, salvo con el reloj para llegar a horario, pero el docente por cargo muchas veces no está comprometido nada más que con el reloj, para irse. Usa sus horas para pasarla lo mejor posible, acumula 10 ó 15 horas por día para, de ser posible, tener un día libre. Porque “la gran conquista gremial en el neoliberalismo” fueron las 72 horas de trabajo semanales.
La cuestión está en el compromiso.
Durante los 90, la escuela fue la única institución que se mantuvo (más o menos). El costo fue alto. Dejar de enseñar para dar de comer era moneda corriente... ¿Qué era prioritario?
El desgaste fue terrible...
Que un pibe dijera “Gracias profe por darse cuenta que ayer no comí” te desarmaba. El compromiso estuvo puesto en otro lado y el tiempo lo empleabas pesando la feta de “eso” que colocaban dentro del pan.
Estos docentes, también formaron docentes.
Todos, docentes y estudiantes estuvieron inmersos en el sálvese quien pueda del 2001.
La mentalidad de la sociedad, está en la escuela. El individualismo de la sociedad, está en la escuela. La falta de compromiso de la sociedad, está en la escuela.
Se reemplazó una escuela (caduca) que funcionaba por una (moderna) vacía. La destrucción es fácil. Para construir nuevamente un sistema educativo de calidad, no bastan las buenas intenciones.
Las buenas intenciones, es condición necesaria pero no suficiente. Y no es sólo salario e infraestructura. Es algo interno, intangible... Es reconstruir la mística docente.
No es imposible, pero demandará tiempo y esfuerzo.
Un abrazo"

Apuntes sobre educación

Un tema estructural de difícil resolución en la Argentina (y no sólo en Argentina) es la educación y ligado a ella, la calidad educativa.
Una de las razones por las cuales el problema es de difícil abordaje es que compiten dos concepciones opuestas de lo que es la educación: la educación como derecho y la educación como bien de mercado.
Esa contradicción cruza a todos los actores del sistema educativo: alumnos, padres, docentes, directivos, funcionarios, incluso cuando no está explicitada...
La educación como bien de mercado consiste en considerar a la educación como un producto que se vende y que debe estar accesible sólo a quienes pueden pagarla.
La educación como derecho en cambio es aquella concepción que plantea que la sociedad necesita individuos con un mínimo de conocimiento y por ello garantiza el acceso de dichos conocimientos a todos sus integrantes.
La educación  privada responde a la primera y la pública a la segunda, al menos en teoría. En la práctica una de las rémoras del neoliberalismo está en la penetración del concepto de la educación como bien de mercado, en la educación pública.
En nuestro país todas las escuelas son públicas (al menos en teoría) y sólo varían en que pueden ser de gestión privada o de gestión pública.
Sin embargo la concepción privatista invade todos los ámbitos,abiertamente en la gestión privada, veladamente en la gestión pública: cuando los gobiernos provinciales toman medidas para tercerizar servicios, cuando los docentes  que  muchas veces dan clases tanto en escuelas  de gestión pública (públicas para abreviar)  como de gestión privada (privadas para abreviar) priorizan a la escuela privada dando clases en ella mientras hacen paro en la pública (está la cuestión de la falta de derechos gremiales en las privadas,pero no deja de ser un modo de establecer prioridades), cuando los docentes deciden que un grupo de alumnos no puede aprender cosas complejas por venir de una barriada pobre o cuando se discrimina al alumno que recibe la AUH.
Lo que subyace es que si no se paga, no se merece, muy alejada esta idea de la concepción de la educación como derecho humano fundamental a garantizar.
Dado el bajísimo perfil del ministro de educación es difícil saber que concepción prefiere, pero la posición de los ministros provinciales es variopinta y mucha veces choca contra las políticas de inclusión que vienen del gobierno nacional. Esto refuerza la fragmentación de un sistema educativo que aún hoy  es un conjunto de islotes que no tiran precisamente para el mismo lado. En ese sentido falta rediscutir el federalismo (lo que se llama ahora federalismo favorece la desigualdad más que la diversidad)  pero también el papel de las iglesias que gestionan escuelas  con subsidios estatales pero se niegan a ser reguladas por el estado.
Para superar esta rémora de la oleada neoliberal, que aún conserva numerosos bastiones, hace falta que los docentes mismos abracen una concepción diferente de educación:difícilmente traten de incluir más si creen que hay alumnos que no "merecen" o no pueden ser educados. Es un tema de formación docente y en ese sentido hay otro bastión a conquistar; las corporativistas facultades y los variopintos institutos de formación docente cuya calidad es muy desigual.
Sí, calidad, porque la calidad no está reñida con el derecho, por lo contrario es parte de la concepción que la educación recibida sea de la mayor calidad posible porque sino se cristalizan las desigualdades de origen.
De hecho, bajar el nivel de los contenidos exigibles en las escuelas públicas sólo favorece a los que pueden pagar profesores particulares o directamente ir a escuelas privadas , frente a los que sólo cuentan con lo que enseña la escuela: parte de la concepción de que los pobres no pueden acceder a lo mejor o tener un alto nivel educativo, por lo que hay que facilitarles el proceso. No ayuda ni a nivel personal ni a nivel de la sociedad  tener graduados con baja perfomance pero que figuren como tales en las estadísticas. Mucho menos ayuda a contener a los que dejan la escuela por diferentes motivos, uno de los cuales es la creencia de que no ganan nada continuando en ella.
EL otro criterio que divide aguas es la concepción de calidad: el criterio neoliberal del  "sálvese quien pueda" centra la calidad en la nota individual máxima que se puede sacar y no en la colaboración para lograr que el promedio general suba.
Nada más fácil para lograr un alto nivel que expulsar del sistema a los de bajo nivel sin darles otra oportunidad.
En la concepción de la educación como derecho en cambio la calidad reside en que el grupo mejore y que el nivel educativo general sea alto. Esto no se logra bajando el nivel de los contenidos sino ayudando a quienes tienen nivel más bajo a que lo mejoren incluso con ayuda de los alumnos más avanzados: que sacar la medalla de oro no sea la única presea posible.
Claro que eso significaría desde cambiar los sistemas de medición de calidad hasta lograr que los docentes fomenten el trabajo en equipo y las tutorías, como que dejen de menospreciar a determinados grupos de alumnos etiquetándolos de antemano como incapaces de aprender.
Y eso es difícil de lograr porque hacen falta profesionales y la docencia está lejos de serlo. Mejoraron los salarios pero no las condiciones laborales; un docente taxi difícilmente se comprometa con un grupo de alumnos .
Y la causa de esas condiciones está una vez más en la concepción de ver a la educación como un gasto y de tratar de ahorrar  por parte de lo gobiernos provinciales poniendo docentes por hora y no por cargo, haciendo que den más de una materia, convirtiendo el recibo de sueldo de un docente en un rompecabezas que nadie entiende.Eso no se compensa con un buen régimen de licencias sino más bien que éste es usado como un escape por los docentes, que no se sienten para nada comprometidos con el proceso educativo.
Durante mucho tiempo se pudo disimular porque si el país estaba en crisis ¿por qué no iba a estarlo la educación también? Pero al mejorar los presupuestos y la infraestructura, no mejoró la calidad educativa y es porque los factores de fondo no se tocaron.
El principal obstáculo son los diversos sistemas educativos que conforman el panorama: falta centralismo para que lo discutido por los ministros en el Consejo no se quede en aguas de borrajas y quizá directamente volver a nacionalizar el sistema educativo. El otro obstáculo son las iglesias: mucho dinero que podría financiar la educación pública se pierde financiando escuelas cuyos directivos pretenden ser de un sistema educativo aparte. Cualquier medida en ese sentido tiene costo político, pero el no realizar ningún movimiento también lo tiene. Un país en crecimiento (si quiere que ese crecimiento sea sustentable) necesita la mejor educación para sus niños y jóvenes, y en este momento no se la estamos dando .

lunes, 6 de agosto de 2012

Un arma demasiado terrible para ser usada

En un cuento de Isaac Asimov llamado "Un arma demasiado terrible para ser usada" un movimiento independentista venusino, descubre en unas ruinas abandonadas unas varillas que convierten a los humanos en seres descerebrados, y la usa para lograr su independencia. Luego de obtenida esta ,destruye todas las armas para que haya paz. Alguien le dijo a Asimov que eso era demasiado idealista.
Tenía razón: el arma demasiado terrible para usarla había sido usada, y nadie renuncia a un poder así...peor aún, en la realidad una de las tantas armas capaces de merecer ese nombre (la bomba atómica), no fue creada por un país débil, desesperado por lograr su libertad, sino por una potencial colonial en vías de convertirse en la dueña del mundo.
 Tampoco se arrojó en un acto de desesperación sino como resultado de una cuidadosa planificación que tuvo en cuenta el impacto psicológico de la misma.
Había mucha razón en las palabras de J. Robert Oppenheimer. Tanto en las literarias "Ahora me he convertido en La Muerte, Destructora de Mundos"  que él se atribuyó en el momento de las primeras pruebas (su hermano dijo que la frase fue simplemente "funcionó" )como en "nos hemos convertido en unos hijos de puta", que menos literariamente llegó a pronunciar después.
No hay un final feliz para esta historia: el 6 de agosto de 1945 se arrojó la bomba sobre Hiroshima y el 9, otra sobre Nagasaki. Mucha gente murió en el primer momento, y más gente fue muriendo en el transcurso de los meses debido a la radiación a la cual habían estado expuestos.
Nunca hubo un pedido de perdón, y aún hoy se sigue justificando el crimen.
Nunca se catalogó el delito como de "lesa humanidad". Como dice Galeano, no se  puede meter presos a los dueños de las cárceles...
Menos aún se destruyó el arma: hoy en día varias potencias (Francia, por ejemplo) cuentan con bombas atómicas, e incluso bombas de hidrógeno, mucho peores...E incluso países en vías de desarrollo como India y Pakistán han desarrollado una bomba cada una como parte de una escalada armamentista entre ambas, con la convicción de que sin armas nucleares no hay soberanía.
Irak no tenía, e Irán no tiene, pero EEUU, que sí tiene, nos sigue dando hipócritas lecciones de "libertad" y de como "mantener la paz" (bien lejos). Hasta el punto de que se da el lujo de tener bases militares en el país al cual causó tanto daño (porque los bombardeos comunes ya habían dejado destruido a Japón antes que se lanzaran las bombas atómicas).
Y en su decadencia el gigante es más peligroso que nunca, sobre todo porque su complejo industrial militar toma las decisiones por todo el país, y su decisión es salir de la crisis "ganando la guerra" (ya se lo había dicho Bush a Kirchner y Obama lo aplica),  aunque tengan que fabricar o inventar un enemigo acorde...
en esas condiciones cada arma terrible (incluido el engaño) lista para ser usada será usada...
Muy poco tenemos para enfrentar algo así (como eterno patio trasero del gigante), tan sólo la unidad de todo Latinoamérica. Al menos, estamos en camino...

domingo, 5 de agosto de 2012

Industria nacional: reflexiones algo quejosas y utópicas sobre el tema

¿Es posible una industria nacional?
No es una pregunta menor. Se han tomado y se siguen tomado medidas proteccionistas para fomentar una industria nacional . Mi pregunta es si los resultados se corresponden con los esfuerzos realizados y si las medidas tomadas son suficientes.
Los liberales critican toda traba al comercio exterior: no es esa mi postura. Yo reivindico la intervención del estado en la economía sobre todo si el objetivo es generar empleo local y cuanto más calificado mejor...
Ahora bien: a pesar de las medidas tomadas tenemos una economía altamente extranjerizada que pierde más dinero por remisión de utilidades de lo que las empresas radicadas invierten...
En verdad mi pregunta pasa por otro lado ¿cómo se fomenta una industria nacional en una economía dominada por multinacionales (que no tienen patria, sólo intereses) cuyo objetivo es reducir costos y remitir utilidades? Basta mirar el rubro alimentos para ver que muy pocas empresas concentran la producción y la comercialización ( en el fondo la estrategia de Moreno consiste en negociar mano a mano con esos pocos y eso dificulta que se incorporen nuevos actores).
Más aún, en medio de la integración regional ¿cómo se escapa al peligro de terminar siendo engranajes de multinacionales  que aprovechan la integración para tener mercados cautivos y escala a la hora de reducir costos?
El empresariado nacional no  ha mostrado  tener interés alguno de salir de su vocación rentística (y no parece que vaya a tenerlo nunca); cuando tienen empresas basta que una multinacional los salude para que esa empresa sea vendida con rapidez.
Porque ese es otro mito mil veces denunciado y siempre repetido: la inversión extrajera directa; las multinacionales no invierten o invierten muy poco. Su punto fuerte es comprar empresas nacionales con mercado preexistente.
Más aún: si bien se habla de fomentar las Pymes y cooperativas el acceso al crédito que tienen es limitado, y muchas veces se mantienen a fuerza de crear más trabajo en negro y mal pago, que trabajo digno. Cuando no se trata de cooperativas truchas creadas para tercerizar la producciones de grandes empresas...
Uno de los puntos más complicados es cómo consiguen las Pymes y las cooperativas el know how necesario para poder competir en un mercado tan concentrado.
Tal vez haya que repensar la forma en que estado interviene para fomentar la industrialización porque tener filiales de multinacionales no nos convierte en un país industrial y la creación de una burguesía nacional es una utopía de dudosa realización. No para hacerlo menos activo sino todo lo contrario: para que cumpla la función que nunca debió dejar de tener y que se le quitó por esperar el surgimiento de una burguesía nacional que no se dignó a nacer (nuestra burguesía es apátrida cuando no antinacional).
 La recuperación de YPF  y la regulación a las petroleras son pasos importantes en ese sentido porque dan al estado una herramienta más para fomentar la producción mediante el acceso a la energía...
El estado no ha dejado de invertir en infraestructura (a pesar de las concesiones a privados que no parecen generar casi inversión y que se mantienen sin mucha justificación) y ha tomado medidas para fomentar el crédito a las Pymes (aunque sigue faltando cambiar la ley de entidades financieras).
Pero no basta: hay un vacío a llenar y debe llenarlo el estado: si no hay inversión privada porque los empresarios no corren riesgos más que en la imaginación popular, le toca al estado tomar las riendas.
Falta que el estado intervenga directamente,  como un competidor más, en el mercado de alimentos , muy sensible para las clases populares, que vuelva a generar bienes de capital (sector estratégico si los hay) para las pymes para no depender de importaciones de bienes de capital crecientes , ya que en estos casos el tamaño si importa...que los servicios públicos vuelvan a ser públicos,en fin, hace falta más estado porque la carroza de la iniciativa privada no llegará nunca.
De otro modo seguiremos lidiando con la posibilidad de tener industria nacional con nostalgia, y nada más...

sábado, 4 de agosto de 2012

Los que no importan pero molestan

Eduardo Aliverti ( y Adriana Meyer) solían decir en Marca de Radio que los locos, los presos y los jubilados no le importaban a nadie.
Lo de los jubilados ya no es cierto y en verdad su situación, aun la de los que cobran la mínima, ha mejorado mucho. No se llega al 82% y hace combatir el trabajo en negro, aún alto, y reformular la idea de cómo se financian las jubilaciones ya que alcanzar el ideal de 4 a 1 se ve cada día como un objetivo más lejano para lograrlo, pero la movilidad jubilatoria a nivel nacional es un hecho.
Otro temas son los juicios hechos a la ANSES  muchas veces para ampliar jubilaciones ya jugosas (pero no quiero generalizar: quizá haya quienes cobran la mínima entre ellos, aunque no Badaro ciertamente)
 Prueba de que aún falta mucho para un federalismo real son las cajas jubilatorias provinciales con déficit que existen, y la disimilitud de condiciones de sus beneficiarios.
Más complicado es el destino de los locos a pesar de la ley de Salud mental vigente ( las leyes provinciales una vez más dependen de la voluntad de cada quién y de si se quiere cumplirlas, porque se puede tener una ley de avanzada como la de la CABA y un gobernante que la ignora como Macri) . El Borda como pieza de un juego inmobiliario no parece conmover al conjunto de la población y mucho menos a la jurisdicción bajo cuya tutela se encuentra.
Y es que ser loco es un estigma, y tener la mala suerte de ser pobre y loco al mismo tiempo, más aún.
La desmanicomialización supone un paso para salir de la idea victoriana de que a los locos se los esconde en el sótano, y la nueva ley la tiene entre sus objetivos, pero falta mucho para que los hospitales generales estén preparados para tratar enfermos mentales en una crisis.
No es sólo una cuestión de recursos: hay dos modelos en el tratamiento de estas patologías, uno tendiente a la reinserción social del enfermo con acompañamiento de familia y amigos, y otro que prefiere el encierro y la vigilancia como única contención. El Borda corresponde al primer modelo y muchas clínicas privadas al segundo. No es casual que se lo este desmantelando. El federalismo no es excusa para permitir tal abandono ( y eso es en la CABA,  ni hablar de lo que se puede encontrar en provincias con menos recursos). Hacen falta hospitales nacionales con ese modelo para que la ley (nacional) tenga sentido y se cumpla realmente. Aunque a Mauri no le guste.
Y los presos sí que no les importan a nadie. O mejor dicho les importan a los muchachos de Vatayón Militante y a grupos religiosos,y a unos pocos funcionarios, pero no a la sociedad que se escandaliza ante la operación de prensa tan burda que armaron la cornetita y sus diputados afines.
No tienen porqué caernos simpáticos y se comprende el dolor de las víctimas y sus familiares.Pero la justicia no es venganza: su castigo es la cárcel, no la extinción de todo derecho humano.
Es curioso que la denuncia de torturas en distintas provincias en las cárceles y comisarías  escandalizara menos que el traslado (no salida, como se dijo) de un preso   ( un asesino, sí, nadie simpático) , con custodia para que tocara en un evento cultural, porque es músico por si no lo recuerdan...
Y estar preso y ser pobre es estar jodido del todo, porque al salir te esperan más pobreza y más puertas cerradas. La justicia aún sigue feudal y antidemocrática. Va siendo hora de pensar en hacer electivos los cargos de los jueces y quitarles el carácter vitalicio, porque después de tantos años de democracia a ellos siguen llegándoles más las presiones de los empresarios ( y la jerarquía eclesiástica) que la voz del pueblo.
Por eso es mucho lo que hay que cambiar. Las cárceles están lejos de cumplir el mandato constitucional y una vez más el falso federalismo constituye un obstáculo para que se sigan violando derechos humanos en varias provincias. Eso es lo que debería preocupar. Porque los derechos humanos son para todos y no deberían depender de que en provincia te condenen o en que provincia te enfermás, etc.
La deuda sigue pendiente  y va siendo hora de pagarla.