Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

domingo, 30 de septiembre de 2012

Muñecos

Ingrid jugó toda su niñez con muñecas de todo tipo: muñecas tipo barbie (ninguna auténtica) y  bebotas,muñecas altas y achaparraditas,muñecas gorditas y flacas, muñecas rubias, pelirrojas y morenas (su madre odiaba estas y buscaba que sólo jugase con las rubias).
Su preferida era una morena de larga cabellera negra y tez trigueña, de marca ignota: con su vestido amarillo era la reina de las muñecas, y la heroína de todas sus historias. Porque ella convertía a sus muñecas en gigantes y monstruos o en hábiles guerreros que rescataban doncellas. Su patio era un reino en el que ella reinaba sin rivales.
Cuando llovía y se inundaba imaginaba que era la Atlántida  y que ella podía lograr emergerla una y otra vez,  junto con sus habitantes.
Pero creció y en un acto de forzado simbolismo regaló todas sus muñecas a unas niñas del pueblo.
Como castigo los muñecos ,indignados, hicieron que nunca madurara y que viviera añorando su niñez, mientras leía a James Barry,  deseando ser Peter Pan....
El otro castigo fue más terrible; convertida en juguete para muñecos de tamaño real  se vio obligada a jugar en sus historias, casi siempre aburridas,  sabiendo que sería desechada cuando se gastara.
Pronto no supo a que le temía más: si al encierro de la la caja o la fingida normalidad cotidiana...
Pasó de dueño en dueño hasta que un día fue a parar de manera definitiva a la basura. Allí murió, soñando todavía con aquellos años que se habían vuelto más felices cuanto más los recordaba.


domingo, 23 de septiembre de 2012

7 D: reflexiones.

La histeria de cierto conglomerado de medios requiere ciertamente de análisis.
Es curioso como mientras dicen que no pasará nada el 7 de diciembre azuzan a grupos que dan rienda suelta a su odio desaforado porque sienten que el país ya no es sólo suyo. Con cobertura mediática total y al mismo tiempo tratando de disimular el carácter primario de sus manifestaciones.
Probablemente tengan razón. Aún tienen recursos para litigar e incluso incumplir la ley.
Pero su desesperación es admirable.
Siempre han tenido un plan b y hasta un plan c. Tal vez la histeria sea un distractor para no mostrar las cartas. Pero lo cierto es que está ahí.
La ley de medios sigue recogiendo apoyos, y el nombramiento de una figura como Martín Sabatella (en reemplazo de una figura más bien borrosa que nunca estuvo a la altura del cargo) al frente de la AFSCA da esperanza de que al fin se comience a cumplir íntegramente la ley a pesar de la ambigüedad de la Suprema Corte .
Siempre hay resquicios para aprovechar en todo caso y  es hora de hacerlo. Es hora además de que la oposición se ponga los pantalones largos: más medios no significa como pretenden hacer creer, sólo kirchnerismo.Supone más variedad. También para ellos. Ya es hora de dejar de pensar que ir a TN es la única forma de ser visto.
Insisto. Tal vez no pase nada, y el tira y afloje continúe. Eso no es motivo para rendirse. El cumplimiento de la ley es la característica de los "países serios" como les gusta llamarlos a muchos.
Y no todo es épica. La mayor parte está hecha de rutinas y de pequeñas pero esenciales cosas como un mapa de la frecuencias disponibles o ver como se financian los medios de comunicación sin fines de lucro, las cooperativas,las comunidades indígenas, las Pymes en fin los actores principales de una renovación posible del mapa de medios.No basta con la pauta publicitaria, que es limitada y de distribución discutible. Hace falta financiación para que los pequeños (no hablo de Clarín) salgan a flote en un mundo muy competitivo.
Más allá de las cacerolas y de Lanata hay un mundo interesante: conviene dedicarse a ello y confío en que Sabatella lo vea así.
En ese sentido el 7D es un día más de muchos que vendrán ya que un nuevo mapa de medios no se hace en un día sino en años.
El objetivo no es que desaparezcan grupos mediáticos como el grupo Clarín sino que compitan en igualdad de condiciones, sin privilegios, con los demás. Parece poco, pero es muchísimo dado el acostumbramiento que producen las posiciones dominantes.
Si se logra habrán ganado la democracia y la comunicación, no un partido, ya que se trata de un objetivo a largo plazo. Incluso los políticos que, aferrados a lugares comunes mediáticos, no conciben otra realidad, saldrán beneficiados.
No hay lugar ni para derrotismos ni para delirios triunfales: el 7 D no se acaba el mundo, no desaparece nadie, ni se gana ninguna guerra. Apenas si - esperemos que así sea- se pone una piedra más para construir un edificio comunicativo más justo, más democrático y más plural. Que no es poco.
Y si aparecen nuevas estrategias judiciales de parte de los de siempre , habrá que afrontarlas y construir por los márgenes, que siempre existen. Lo peor sería jugarnos a todo o nada con el riesgo de quedar sin nada cuando está tanto en juego. En este caso cada paso debe ser un paso más hacia adelante.
Y sin bronca, que el que se enoja pierde credibilidad, que es lo peor que se puede perder. Ellos lo saben. Nosotros debemos ponerlo en práctica.


Casandra

Todo comenzó lentamente. Venían de noche, sin que nadie se percatara y se robaban los sueños.
Nadie lo notó salvo Casandra. Al día siguiente las personas afectadas lucían cansadas y agresivas…
Ella trató de advertirles pero nadie le creyó. La trataron de loca. Atribuyeron el mal humor a cuestiones personales, y el cansancio a pereza.
Los afectados aumentaron, y ahora la indiferencia por el prójimo y la competitividad fueron los síntomas principales.
Ella trató de advertirles pero la acusaron de desperdiciar el tiempo en boberías.Estaban muy ocupados tratando de superarse unos a otros.
Al fin todos estuvieron afectados, y fue entonces cuando ellos se mostraron. Llegaron un día y se apoderaron de todas las empresas y del gobierno.
Vendieron todo a compradores ignotos y destruyeron lo que no podían vender . Mientras tanto, les decían a la gente que esa era la prosperidad y la libertad.
Los compradores también se dedicaron a destruir lo recibido, y cuando no quedó nada por destruir se fueron.
Los recién llegados también se marcharon, prometiendo volver cuando “fueran mas eficientes”, diciéndose por lo bajo que eso nunca ocurriría porque eran inviables.
Sólo Casandra los escuchó, pero esta vez no dijo nada. Ya no le importaba…

miércoles, 19 de septiembre de 2012

¿Indispensables?

En un mundo muy lejano, paralelo u ortogonal, un grupo de científicos, artistas, ingenieros y empresarios de gran renombre,cansados de pagar impuestos y de ver que había gente que recibía salud, educación, vivienda y un plato de comida gracias a ellos, sin que ellos entendieran porque debían ser responsables por la vida de quienes despreciaban, decidió hacer huelga.
No había unanimidad al respecto: los empresarios decían que era mejor seguir haciendo lobby que daba buenos resultados, los científicos que no podían vivir sin investigar , los ingenieros temían no poder estar sin diseñar o programar y los artistas decían que sin público su creación no tenía sentido. Hasta que un hombre los convenció: con viejos libros de la edad liberalizante les mostró que alguien lo había pensado antes y que según él (¿o ella?) era un método eficaz.
Decidieron comunicarlo por TV y luego retirarse a un lujoso complejo habitacional bien provisto, para resistir allí durante meses si era necesario.
No harían nada que beneficiara al mundo exterior y lo verían derrumbarse.
La noticia fue recibida con inicial conmoción para regocijo de los atricherados.
Pasaron los días y tras unos descalabros iniciales que fueron festejados por los refugiados ocurrió algo que no planeaban.
Los técnicos continuaban operando los laboratorios, científicos de menos renombre (y algunos de renombre) siguieron trabajando en nuevos descubrimientos, artistas poco conocidos salieron a la luz y siguieron creando,
otros ingenieros diseñaban y planificaban, los directorios continuaron manejando las empresas y las que habían perdido también a sus gerentes y directores fueron recuperadas por sus trabajadores previa expropiación por parte del estado.
El mundo siguió funcionando sin ellos mientras el refugio se hacía cada vez más incómodo porque nadie había previsto que alguien trabajara y muchos de ellos que no tenían de creadores más que las patentes no sabían como reparar a los robots que se descomponían (los ingenieros dijeron: no somos técnicos )  y no habían tenido la precaución de contratar gente porque todo era automático.
La población se había olvidado de ellos y ya nadie los mencionaba ni en las redes sociales lo que los desanimó aún más.
Al final los empresarios se cansaron y volvieron a sus puestos de privilegio a seguir haciendo lobby. Los demás se quedaron un tiempo hasta que se  cansaron y decidieron aceptar un mundo que no comprendían. No por mucho tiempo,claro. Sólo hasta que se les ocurriera un nuevo plan.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Fragmentados e indignados

Fueron variopintas sus consignas como variopinta hasta cierto punto su pertenencia social (ausencia total de sectores populares: clase media en todos sus sabores, clase alta). Barrio Norte en pleno.
Protestas contra los controles a la compra de dólares, contra la inseguridad, contra los "planes sociales". Lo único que los unía eran la rabia, la impotencia y el odio.
Están muy enojados. Y no tienen más puntos en común, lo que los incapacita para una acción coordinada más allá de la marcha.
No tiene una propuesta política: si intentaran formularla se disgregarían . Son ante todo Anti. Son indignados que desearían haber nacido en otro país, al estilo de una oyente de Dolina que explicaba que ella preferiría que su país se pareciera a Bélgica o a Suiza.
Es curioso como los partidos políticos de la oposición que los dejaron huérfanos de representación les chupen las medias luego de la marcha. Olvidan que ellos los consideran un cero a la izquierda.
Salieron a la calle porque no se sienten representados, pero a la vez no desean serlo: no confían en los políticos aunque acepten algún político que, negándose a sí mismo, los acompañe.
Los une el rechazo al proyecto actual y por eso no hay forma de aplacarlos. Todo gesto conciliador será leído en clave de debilidad .
Lo mejor tal vez sea ignorarlos. Seguir adelante con el proyecto actual que  incluso los beneficia (pero no sólo a ellos, que es lo que les molesta) aunque prefieran negarlo.
El silencio también es una respuesta. Y no es verdad que el que calla otorga. Ese es un lugar común que hay que desterrar. Hay silencios muy sonoros.
¿Habrá una marcha en memoria de Néstor? Que así sea. Vale la pena recordarlo. Lo que no debe ser es una contramarcha que les haga creer que somos débiles y temerosos. Homenajeemos a quién se lo ganó y olvidemos cualquier espíritu de revancha. Que el odio sea sólo de ellos.

martes, 11 de septiembre de 2012

11 de septiembre

Hubo una vez un ejército que trató de aniquilar un proyecto matando a un hombre, y terminó persiguiendo a un pueblo.
Un ejército que traicionó a quienes debía proteger.
Hubo una clase privilegiada que estuvo detrás de esa traición como organizadora y beneficiaria.Que festejó su muerte.Que festejo la muerte de miles.
Que una vez victoriosa siguió matando a través de un modelo injusto que sembró la patria de pobres y excluidos.

Que fue herramienta satisfecha de halcones que son buitres y se creen águilas .
Que pervive aún y se manifiesta ora civilizada y ansiosa de consensos que mantengan sus privilegios y dejen afuera todo proyecto de justicia social , ora llena de odio vomitando frases contra los indios (sobre todo si son presidentes de un país), contra los pobres, contra las mujeres con ideas y valor, contra los jóvenes, contra los extranjeros que no son de Europa o EEUU...
¿De quién hablo, de quiénes hablo, de cuándo y de dónde?, si esa historia ha sido escrita tantas veces en nuestra patria grande, grande a pesar del esfuerzo de quienes quieren verla pequeña.
En una época repleta de contradicciones, con la espada de Damocles de las multinacionales y La Embajada, pero con la esperanza acrecida por los muchos despertares de América Latina,por el surgimiento de movimientos y gobiernos populares que ya no se resignan a ser un fragmentado patrio trasero de EEUU, que prometen y ofrecen la justicia tantas veces postergada, vale la pena recordar a un hombre, que mostró como los ideales se defienden hasta el último aliento: a Salvador Allende.
Escuchen estas grabaciones, del programa de Marca de Radio: 2008, y 2009:





Lo que hacen los mejores profesores universitarios

En el día del maestro (sí, ya se que el día del profesor es otro día, pero quise publicarlo hoy), tal convenga leer, ya sea para disentir o para estar de acuerdo,, lo cierto es que vale la pena, un libro de Ken Bain,el director del "Center for Teaching Excellence" de la Universidad de Nueva York: "Lo que hacen los mejores profesores universitarios".
El autor evaluó a un grupo de 63 profesores que tenían algo en común, más allá de sus diferencias. Todos ellos habían logrado un gran éxito en la enseñanza, influyendo tanto en la manera de pensar como de actuar y de sentir de sus alumnos. Desde la perspectiva de sus alumnos, estos docentes llegaron a cambiar sus vidas.
Son profesores que asienta sus bases en la idea de que el conocimiento se elabora como producto de la interacción entre el docente, los alumnos y el material de estudio. El docente no es un mero transmisor y el aprendizaje es un proceso complejo por lo que un buen docente evalúa no sólo los contenidos sino en que medida el alumno es capaz de desarrollar pensamiento crítico y de interpretar la realidad en función de los nuevos conocimientos adquiridos y aplicar esos conocimientos a la resolución de problemas. También resultan de interés para el profesor el compromiso ético del alumno,la creatividad, la capacidad de hacerse preguntas, y autoevaluarse, etc.
Estos docentes saben que el aprendizaje es progresivo y que a los alumnos les cuesta cambiar los viejos esquemas mentales,y que la gente aprende cuando se siente involucrada en su aprendizaje.
El perfil humano y profesional de estos profesores tiene ciertas caracterísitcas comunes: 

  1. Conocen muy bien su asignatura, la historia de ésta y los problemas que se ha planteado y se plantea.
  2. Se exigen siempre más y esperan siempre "más" de los estudiantes.
  3. Proponen problemas similares a los de la vida cotidiana y desafían a los alumnos con tareas auténticas, a sabiendas de que van a contar con la ayuda necesaria.
  4. Animan a los alumnos a cooperar entre sí, a dialogar, a discutir y a comprometerse la clase y con el aprendizaje;
  5.  Diseñan tareas y objetivos de aprendizaje de complejidad creciente para promover la confianza en los estudiantes e infundirles ánimo.
  6. Buscan integrar el conocimiento impartido con el de las otras asignaturas.
  7. Buscan enseñar a comprender, aplicar, analizar, sintetizar y evaluar evidencias y conclusiones.
  8. Se comprometen con la comunidad universitaria. 
  9. Dan importancia al intercambio de información entre pares, aceptan críticas de iguales y buscan mejorar intectualmente.
No sé si es eso realmente lo que hace un buen profesor pero plantea retos interesantes que un profesor (o un maestro)  debería asumir aunque sea a medias.

sábado, 8 de septiembre de 2012

Reflexiones sobre la indignación ante el rol del estado

La indignación ante la intervención del estado, sobre todo si esta beneficia a las mayorías o toca intereses de grandes empresas tiene diferentes facetas: la más obvia es la de los afectados. Más que indignación es enojo ante la pérdida de privilegios o la afectación concreta de intereses.
Nada más pegadizo que el acostumbramiento a un privilegio: genera la falsa impresión de tener un derecho legítimo y la reacción a su pérdida parcial o total es acorde a esa sensación: ya sean la estatización de las AFJP, la recuperación de la mayoría accionaria en YPF, el nuevo rol del Banco Central,etc, no toleran el rol de un estado activo cuando esta actividad no es en beneficio de ellos.
Y eso ocurre porque no son verdaderos liberales: quieren estado para ser sus prebendarios. Aún siguen siéndolo pero ya no tanto, y esto los irrita, tanto que no dudan en demostrarlo ya sea a través de sus voceros o directamente.
No están perdiendo dinero: ganan más que nunca.Aún son subsidiados directa o indirectamente por el  estado. Todavía no se ha ido a fondo con ellos. Pero su sitial de privilegio ha sido rozado y eso es suficiente para enojarlos.
También está la indignación por los molestados por las medidas de control básicas de la AFIP o el control de la compra de dólares: hay una naturalización de la economía en negro que da la falsa impresión de que lo ilegal es un derecho humano. Y eso que aún no se ha ido a fondo con la lucha contra el negreo de los trabajadores, situación que involucra a grandes empresas, falsas cooperativas, pero también a PYMES y empresas familiares. Hay allí tanto grandes empresarios, como clase media  que han acordado como normal ese panorama y eso hace difícil su modificación. En caso de hacerse un cambio real la indignación de las doña Rosa con sus empleadas domésticas en negro, será tan furiosa como la de las grandes empresas (de las que ahora sólo han salido a la luz casos puntuales).
Más curiosas son las indignaciones crónicas que no dependen de hechos puntuales: es el discurso consumido de los medios de "todo está mal y todo será peor". Hay dos biotipos muy sensibles a eso: el  que se cree el país, y se siente invadido por los que no considera ciudadanos porque según él " yo pago mis impuestos y ellos no" (frase de veracidad dudosa). Olvida que la ciudadanía no depende del monto pagado de impuestos (por suerte para él) y se pone en posición de superioridad moral sobre las mayorías a las que detestaría pertenecer. El otro es el inmigrante de alma que vive el país como un hotel que no le da un servicio adecuado a sus pretensiones. Ninguno de los dos se hace cargo de sus acciones o de las consecuencias de las mismas. Todo lo negativo es siempre culpa de otros, aunque las pruebas lo señalen a él.
No es lo mismo, de todos modos, enojarse por situaciones reales de injusticia que aún persisten y denunciarlas: el cacerolero tipo no se indigna por esos motivos reales y fuertes de indignación . El que pide comprar dólares no suele pedir un sistema de transporte barato acorde a las necesidades del país, salud pública, gratuita y de calidad para todos los ciudadanos, o que los ricos paguen más impuestos.
 Siempre parecen pocas las mejoras cuando queda gente en la calle, o gente sin cobertura de salud o empleo en negro y eso debe motivar a esforzarse más, no a resignarse o a justificarlo.  En ese sentido corresponde instalar como tema de debate cosas que por naturalizadas pasan desapercibidas o iniciativas indispensables pero cajoneadas por desidia o por presión de lobbys varios. Para que la exigencia misma haga que el gobierno de turno deba tomarlas como propias.
Ir por más no es sólo una consigna, es un deber.



domingo, 2 de septiembre de 2012

El miedo

No queda claro cuando empezó: fue muy lentamente. Tal vez surgió con la Nación misma, la que no tiene nombre aunque siempre es nombrada de mil maneras distintas, pocas halagüeñas. La que es temida y odiada o temida y admirada, pero siempre temida.
Sus habitantes vivían creyendo ser los más libres del mundo, los mejores...Tal vez por eso mismo fue muy difícil para ellos no tener miedo.
Mientras su Nación invadía países, ellos se sentían libertadores. El mundo estaba en deuda con ellos- o al menos eso creían-, y les dolía que quemaran sus banderas en un gesto desagradecido y cruel. No les costo pensar que el mundo los envidiaba.
Tenían millones de pobres a los que despreciaban y llamaban vagos. Tenían gente que se moría sin recibir atención médica, pero no les importaba. Como otros países (y a diferencia de algún país que despreciaban por testarudo y digno), pero ellos además se creían los mejores.
Los inmigrantes llegaban a hacer los trabajos más pesados y ellos pedían su expulsión, sin dejar de contratarlos en condiciones de semiesclavitud. Igual que otros países. Pero no lo notaban.
Todos sus defectos les resbalaban. Ellos eran los más libres.
Sí queda claro cuando se consolidó y se hizo visible: fue muy rápido. Bastó un hecho de agresión para que todos tuvieran miedo.
La respuesta fue invadir más países y convertir al país en una cárcel...
Seguridad era la palabra de moda que justificaba cada atropello...
Solidaridad en cambio se olvidó, como jamás se habló de justicia social o de equidad, palabras tildadas de comunistas y por ende malas. Porque el miedo al comunismo nunca se olvidó.Incluso con éste sepultado bajo un muro o tal vez reducido a charlas de café.
Ser egoísta era una virtud. Ser leal, no, a menos que se tratara de lealtad a una empresa. Gente que vivía bombardeada por mensajes publicitarios que les lavaban el cerebro le temía a un partido político que les dijera algo distinto. Por eso no lo tenían.
Igualdad era la más temida de las palabras, más incluso que los velos musulmanes. Nadie quería pronunciarla.
Pero ser diferente del estereotipo wasp era un crimen, más grave cuanto más diferente se era.
No surgió una fuerte protesta por ello, sólo pequeñas reacciones y mucha resignación.
Los que nunca fueron solidarios no se unen con facilidad ni para salvarse ellos mismos.
Los que creen que portar un arma es un derecho pero la salud es un gasto, no dudan en disparar al otro...
La esperanza los traicionó y fue mal menor sólo porque los otros males eran mayores.
El país sin nombre tiene miedo y eso es de temer. El mundo está menos seguro cuanto más buscan ellos la seguridad.
Algunos se le opusieron y otros buscaron reciprocidad, y todos se volvieron el monstruo a vencer (con graduaciones). La nación no admite iguales, sólo sirvientes.
El miedo engendra monstruos y los monstruos más temibles son los que construyen el miedo. Orwell le temía al hermano mayor, pero el verdadero enemigo era el banquero. Y también lo eran el economista, el publicista, el CEO de cada multinacional...los mercados. Los verdaderos poderosos que usan al estado como un palillo chino.
Nada de esto comprendieron los habitantes de la Nación (salvo excepciones) que se reían de supuestos caudillismos tropicales o templados, mientras eran llevados de la nariz  por representantes de multinacionales. Menos comprendían sus admiradores de esos países, que nunca vieron los pies de barro del gigante.
La historia continúa y no parece tener final feliz. Los pueblos que no se conocen a sí mismos (ni intentan hacerlo) no tienen futuro.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Pequeñeces autoreferenciales y Android

Después de un par de años de buen servicio mi celular feneció trágicamente (casi le hago un funeral, pobrecito. Bueno, no exactamente) . Lo cierto es que me sentenciaron que "no tenía arreglo" tras un día de espera en el que me habían prometido arreglarle el "problema menor" que tenía (no encendía). Perdí todas las fotos que tenía (incluso unas que obtuve luego de un viaje y que tenía prometidas) y varios de mis teléfonos ocasionales (los de menor importancia). Salvé los de la tarjeta SIM.
Así que que salí a buscar reemplazo, proceso en el cual revisé los precios de celulares de gama media y alta gama, algunos francamente de terror (aunque me alegró ver por fin la etiqueta "fabricado en Tierra del Fuego" junto a otros "made in China"). Creo que el hecho de buscar un celular sin chip no ayudó: las promociones son con chip.
Mis pretensiones no eran tan bajas,pero tampoco buscaba un super celular: cámara, grabadora, cronómetro, mp3, radio, y conexión Usb a PC. . Varios me juraron que tenían eso pero por no menos de 2500 pesos. Me pareció mucho y huí raudamente.
Otro me ofreció los celulares bien baratitos a 500 pesos pero no podía ver ni el manual, y aunque no sé mucho de precios y tal vez haya gangas de ese tipo, temí que las prestaciones reales fueran inferiores a las prometidas.
Finalmente encontré un sitio en el que me mostraron el celular, algunas de sus prestaciones, me explicaron como instalarle el cronómetro y como bajar programas para él, en general. El precio resultó más cercano al segundo que a los primeros.No es lo más moderno pero me sirve.
Como tenía línea en unas cuantas horas ya estaba configurando Android (lo de cargar 14 horas es para dar tiempo a la activación de nuevas líneas, las nuevas baterías de litio no necesitan eso). Tuve que dar mi correo de gmail y eso fue todo.
Luego pude bajar unas aplicaciones para controlar la conexión a internet y mi cronómetro.
Configurarlo me costó más tiempo: en el menú de aplicaciones, la opción configuración, pantalla,pantalla, permite configurar el fondo de pantalla, la fuente y la posición del reloj.
Cuando me tocó configurar el sonido descubrí que sólo elegía sonidos propios y no detectaba los míos que estaban en la tarjeta de memoria. Busqué en internet y hallé (tiene buenos consejos la página) la forma de configurar eso:
"a la hora de meter los tonos de alarmas, notificaciones y tonos en la tarjeta tenemos que establecer unas carpetas especiales. En la raíz de la tarjeta sd creamos un directorio llamado media, dentro de este otro llamado audio, y luego otros 3 que son alarms, notifications y ringtones quedando de la siguiente forma:
\media\audio\alarms para los tonos de alarma del reloj
\media\audio\notifications para los tonos de aviso de los mensajes, correo y demás aplicaciones
\media\audio\ringtones para los tonos de llamadas"
Una vez hecho esto y colocado sonidos le pude configurar los tonos de llamada, mensaje y alarma. No pude cambiar el abominable tono de inicio (ringtone de personal).
Se conecta muy bien vía usb y también se puede sacar fácilmente la tarjeta para leerla con un adaptador usb (casualmente tenía uno que venía con mi anterior celular) o con un adaptador microSD (que venía con el celular). Además se conecta bien vía bluetooth (igual que el anterior que tenía, por eso había comprado un adaptador para mi pc).
Todavía estoy aprendiendo a usarlo: el teclado en pantalla es una pesadilla para mis dedos gordos y nunca antes había usado una pantalla táctil (salvo en el cajero automático).
Tiene una cámara muy fácil de usar y permite mandar las fotos por mail. Por ahora sólo fotografié mi Tux (no salgo mucho). Guarda las fotos en la tarjeta de memoria (cosa que debí hacer con el otro celular).
La grabadora anda bien (espero que sirva para grabar las clases) aunque graba en un formato raro: 3ga.
Se conecta a internet vía 3g y vía wi fi  y puede crear una zona wi fi que me sirvió para conectar mi portátil a internet.
Espero que este celular me dure tanto como el anterior como mínimo (no me gusta tener que cambiarlos).
Andy  la mascota de Android.
Andy en 3d