Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

jueves, 24 de enero de 2013

Año electoral

2013 será casi en su totalidad un año de campañas electorales. Aunque oficialmente no hayan comenzado todos los protagonistas están en campaña. Gobierno, oposiciones (porque aunque intenten mostrarse unidos tras la banderita de no a la re-reelección sus egos no se soportan) ya han comenzado a competir disimulada o abiertamente.
El gobierno tiene a favor la gestión y en contra la necesidad de capear una crisis económica peor que la del 2008. Juegan en contra déficit estructurales como la gestión del transporte, el sistema de salud fragmentado y los archipiélagos que conforman el sistema educativo,el combate del trabajo en negro,y también la necesidad de una nueva ley de entidades financieras, la regulación de los precios de los alquileres,una ley que termine con las idas y vueltas judiciales de los abortos no punibles (aborto legal y gratuito, vamos),entre otras cosas. Son desafíos que de ser encarados, no a cuentagotas sino de modo directo, significarían un mejora radical en la calidad de vida de muchas personas  o una mejora en la estructura productiva del país o ambas cosas.Lamentablemente el hecho de ser un año electoral hace que el congreso se paralice, pero dejar pasar la oportunidad de tomar medidas a largo plazo sería un gran error.
Los opositores (mediáticos y de los otros) juegan  a debilitar al gobierno valiéndose de sus puntos débiles. Lo hacen porque no tienen un plan alternativo o porque  su plan es inconfesable. Igualmente cuanto menos flancos débiles se deje, mejor.
El año pasado apareció como novedad no nueva la visibilidad de los caceroleros, gente con pocas consignas en común y mucho odio a cuestas. Que peso electoral tienen se verá este año.
Pase lo que pase ya tenemos la tapa, portada o zócalo de los medios opositores. Será una de dos: sospecha de fraude o gran derrota del gobierno. En eso no han cambiado desde el 2009.
Y es que al tratarse de elecciones legislativas y sin que hasta ahora aparezca ninguna figura descollante capaz de arrastrar votos para el FPV (salvo la de la propia Cristina a quién no habría que exponer tanto) el voto se dispersa y es difícil que se repita la fenomenal performance del 2011 a pesar del desmadre que son hoy los partidos opositores. Hay que tomar en cuenta el desgaste producto de la crisis y el propio de años de gobierno...
Basta una pequeña disminución de la cantidad de votos a favor para que hablen de derrota, y si la cosecha es buena rezongaran contra clientelismo y fraude y volveremos a oír del voto de mal calidad de los pobres.
Las elecciones de este año además son un test (aproximativo) de lo que nos espera en el 2015, sin Cristina como candidata (a pesar de la entelequia de la re-reelección con la que insisten los opositores). De las figuras que surjan en estas elecciones puede salir un candidato presidencial... o simplemente la ratificación de que Scioli es el hombre a seguir (aunque esa idea a mí me hace llorar).
Pero no hay que anticiparse en exceso . Este año electoral será largo y trabajoso. Y los dos años que le siguen más aún.
Los procesos largos son difíciles de mantener, y más aún, sin un heredero claro que garantice que no habrá un cambio que haga felices a los más poderosos, a tono con la inefable persistencia del neoliberalismo  (que a pesar del desastre que causa está lejos de decaer).
Son incógnitas que el tiempo irá revelando. Desde aquí espero que Argentina en particular y Latinoamérica en general, sigan el rumbo heterodoxo que iniciaron y que se vaya por más inclusión social y por más integración regional.


4 comentarios:

  1. A mi también (me hace llorar).

    Año de crecimiento, obras y Victoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que no nos vuelva a ganar un alica alicate...

      Eliminar
  2. Se presenta complicado lo económico , la vuelta de la restricción externa y la inflacion hacen extrañar el famoso tipo de cambio alto que teníamos hasta hace años y donde todos sentíamos que mejoraban nuestras vidas . Eso sumado al desgaste tras 10 años de gobierno en lo personal no me hacen sentir optimista aun en el desierto que se ve desde la oposición . Me pregunto si podremos superar los dilemas y no repetir la historia pero hoy los debates se parecen mucho a debates por el año 97-98 del siglo pasado .Las sucesiones en el peronismo siempre han sido complejas tambien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente nos esperan años complejos y el 2013 no será la excepción.

      Eliminar