Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

lunes, 18 de febrero de 2013

Un triunfo sudamericano


  
Primero lo primero: ganó Correa y por paliza (1). Como en ocasiones anteriores (Venezuela, por ej) la elección fue seguida con interés por fuera de Ecuador, en América Latina. No se dudaba del resultado (y quizá por eso se guardaron nuestros queridos cipayos de cartón piedra de ir a hacer el papelón que hicieron en Venezuela).
Ecuador es un país pequeño pero el resultado electoral tenía relevancia para América Latina toda: miembro del Alba y de la Unasur el proceso que vive este país tiene por una de sus bases la solidaridad con las repúblicas sudamericanas y la integración regional.
No fue casualidad ni que Correa dedicara su triunfo a Chávez (2) (que ya está de vuelta en Venezuela), ni que el
Gobierno venezolano felicitara al pueblo de Ecuador tras victoria de Rafael Correa (3).
 Con el triunfo de Correa, la reciente victoria de Hugo Chávez en Venezuela y la previsible ratificación del mandato popular a favor de Evo Morales en Bolivia el núcleo duro del “giro a la izquierda” muestra mantenerse firme en su rumbo. Dicho de otro modo: Ecuador y su revolución ciudadana, liderada por Correa, son un "mal ejemplo" de esos con los que da gusto contar en Latinoamérica.
Correa ganó y lo hizo por mérito propio y demérito del adversario.
Mérito propio porque su gobierno encaró reformas sociales en materias tan diversas como el combate a la pobreza, la redistribución progresiva del ingreso, la mejora del acceso a la educación, la salud, la vivienda, la realización de numerosas obras de infraestructura, todo esto sostenido por  una renovada capacidad del estado para desarrollar políticas públicas gracias a una serie de reformas en la legislación tributaria (diez, desde que Correa asumiera la presidencia) que permitieron elevar la recaudación fiscal en un 143 por ciento y dotar al estado de una mayor capacidad de gestión (4).
Porque con Correa al frente, Ecuador desafió al país sin nombre incorporándose  al ALBA, puso fin a la presencia estadounidense en la base de Manta, realizó una ejemplar auditoria de la deuda externa reduciendo significativamente su monto, retiró al Ecuador del CIADI y por si fuera poco se da el lujito de otorgar asilo a Julian Assange (5).
No es  casualidad,vuelvo a insistir, que Correa sufriera un intento de golpe de estado en el 2010 (en Latinoamérica una buena señal de que pisaste callos importantes es que te intenten voltear) , ni que periodistas que lo atacan con virulencia siguiendo la línea de grandes empresas con intereses opuestos a los del país  lloren por supuestas persecuciones a la "prensa libre". Igual que en Argentina atacan como partido político y se defienden con la libertad de expresión.
Del otro lado sólo hubo un vacío de ideas, fragmentación ya que no hubo un Capriles ecuatoriano, y quejas anticipadas hablando de fraude. Su proyecto es inconfesable: volver atrás con lo logrado en estos años, poner en caja a la "negrada" que se les ha rebelado y que proclama orgullosa que tiene derechos y los va a defender.
No significa que el proceso carezca de contradicciones, ni que no tenga asuntos pendientes. La discusión por un nuevo modelo de desarrollo y el papel que juega la megaminería,el lugar que tiene el movimiento indígena,la necesidad de una reforma agraria profunda son temas que generan contradicciones en las propias filas de Correa, sobre todo entre quienes mantienen un apoyo crítico pero con desconfianza hacia los que llaman gobiernos "progres"(6). 
Guillermo Lasso, con cierta hipocresía, dijo que el enemigo de Ecuador es la pobreza (le faltó mencionar la desigualdad) y tiene razón . Se ha hecho mucho pero aún se está lejos de terminar con la pobreza en Ecuador. La economía del país sigue dolarizada y ese es un corsé que dificulta tomar medidas propias de un país que tiene soberanía monetaria.
Ecuador tiene una constitución nuevecita que garantiza derechos que aún deben ponerse en práctica. Será un largo camino, todo hay que decirlo.
Por lo pronto, es día de festejo para Latinamérica ¡Felicidades Correa!¡Felicidades, Ecuador!

2 comentarios:

  1. Festejemos.
    Es una alegría inmensa. Un tipo formado en el corazón del imperio, les conoce las costillas, pero tiene el corazón mirando al sur. Una cabeza gigante y unos huevos idem.
    Un abrazo, Iris

    ResponderEliminar