Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

lunes, 11 de febrero de 2013

Un cambio que nada modifica

Benedicto XVI renunciará el 28 de febrero próximo. Según él, debido a que ya no tiene la fuerza para cumplir con sus obligaciones como líder de la Iglesia Católica.
Joseph Ratzinger es un símbolo de la jerarquía católica actual, que no se ha adaptado nada bien a un mundo en la que ya no es hegemónica.
Cómplice de poderosos y poco dada a reconocer sus propios errores (más allá de honrosas excepciones) la iglesia católica como institución muestra señales de debilidad.
 No significa esto que no sea poderosa.El padre Grassi es un buen ejemplo de ello. Todavía cuenta con un poderoso lobby cuya influencia en los tres poderes de los países, el nuestro entre ellos es mayor inclusive que la real influencia que tiene en la conducta de la sociedad. De hecho ha perdido fieles a manos de otras corrientes religiosas sin variar por eso un ápice su línea oficial de conducta aunque de vez en cuando salte una voz disidente , rápidamente desmentida por las jerarquías.
 Ratzinger renuncia: su papado estuvo marcado por los escándalos de pedofilia en varias iglesias del mundo y por la filtración de documentos secretos del Vaticano.La jerarquía conservadora y ciega a la realidad que insiste en un discurso homófobo y misógino como si añorara siglos pasados no ha renunciado con él. La que no excomulgó a represores. La que encubrió a pedófilos. La que tuvo el descaro de oponerse al preservativo en África donde el Sida es un flagelo (en boca de propio Ratzinger que se contradijo,volvió a cambiar de opinión,etc). La que se opone al aborto incluso cuando está en juego la vida de la mujer.
La jerarquía a la que él pertenece ha decidido morir con las botas puestas, que no los votos, porque en una institución verticalista como la iglesia católica, no se vota.Bueno. En realidad si votan unos pocos dejando a la mayoría afuera. El sueño de toda oligarquía. En el camino ha perdido el corazón de sus fieles.
Vayan mis respetos a quienes sin éxito trataron y tratan desde adentro de corregir ese rumbo.
Mientras tanto los jerarcas denuncian persecuciones inexistentes y mantienen sus privilegios sin compasión alguna hacia los pueblos que sufren el ajuste neoliberal en Europa.Como los mantienen en Latinoamérica, claro está, con la excusa de que los bautizados son mayoría. Pero ¿Son mayoría los que piensan como Ratzinger? ¿Cómo los obispos que defendieron golpes de esado oligárquicos en Honduras y Paraguay?¿Cómo los que practican antichavismo militante? ¿Cómo los que tomaron partido por los agrogarcas en la 125? ¿cómo los que se razgaron las vestiduras ante el matrimonio igualitario y hablaron de "cruzada"?
¿No será hora de que jueces y políticos dejen de bajar la cabeza ante esta jerarquía que hace rato que ya no representa a sus fieles?El nuevo código civil, una ley que haga posible el aborto legal, seguro y gratuito, dejar de aceptar amparos eclesiásticos que se oponen al precedente sentado por la Corte suprema al respecto, que se cumpla de una vez con la ley de educación sexual, dejar de financiar escuelas privadas religiosas y que el estado se haga cargo de su deber de educar, entre otras cosas.
Ratzinger renuncia. Pero no hay que hacerse ilusiones. No habrá cambio profundo. Al menos no por ahora.

4 comentarios:

  1. No cambia poque el problema es la institucion no las personas

    ResponderEliminar
  2. Ya lo dijo el Mario Benedetti:

    Tutor de los perdones
    distribuidor de penas
    condona las condenas
    condena los condones

    PAPAM HABEMUS "La vida, ese parentésis" (1997)

    ResponderEliminar
  3. Describe un papa y describirás a toda una casta de privilegiados a la cual pertenece.Muy bueno lo de Mario Benedetti.

    ResponderEliminar