Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 2 de marzo de 2013

Espejos*




En un pueblo muy lejano cada persona tenía un espejo que además de mostrarle su rostro le decía que hacer que pensar y que hacer. De ese modo la gente dejó de mirar la realidad y se concentró en los espejos.
Pero los espejos se rebelaron y comenzaron  a mostrar una realidad deformada. O tal vez siempre habían sido así y nadie se había dado cuenta.
Algunos lo descubrieron y trataron de romper los espejos y comenzar a mirarse a los ojos.
Por desgracia, ya era tarde: los espejos los habían atrapado y sólo podían permancer mirándolos fijamente hasta que se fundían con ellos.
Con el tiempo sólo hubo espejos en la ciudad...las personas habían desaparecido.







*Espejos. Microcuentos para la Ciudad sin nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada