Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

jueves, 18 de abril de 2013

Las cacerolas que vienen marchando

Cacerolas, budineras, savarin y pizzeras que suenan. Y suenan con odio.No sólo en plaza de Mayo esta noche sino en las provincias. Acá en Corrientes la reunión es en la Costanera, al grito de Democracia o Dictadura.
"Muere yegua", "prendamos fuego la Rosada", y "preparemos las sogas",” son las frases que inundan Facebook, Twitter y los comentarios de los foristas en la web, en el marco de la convocatoria de esta noche a Plaza de Mayo.
Toda una lección de ciudadanía y republicanismo, como se ve (sí, estoy siendo irónica)...

No son los perjudicados por el sistema, son sus beneficiados, afectados- eso sí-en sus símbolos y en -algunos- de sus intereses.
No necesitan o creen no necesitar al estado, y tienen una actitud de desprecio antes quienes sí lo necesitan.
Ningún partido político los representa - aunque los opositores los sigan de a pie y hasta los justifiquen- aunque el PRO es el que ideológicamente está más cerca de lograrlo.
Nos parecemos a Venezuela -dicen-, queriendo denostarnos,y si bien los caminos recorridos por ambos países son distintos, y mientras ellos pretenden contruir un socialismo del siglo XXI acá sólo se aspira a un capitalismo más humano, los opositores a sus gobiernos se parecen y mucho...
Tanto en Argentina como en Venezuela hay un sector social que no se banca una mejora- siquiera parcial  - de la situación de los más humildes.
Allá desconocen resultados de las elecciones y salen a quemar locales de sus opositores. Acá piden la renuncia de la presidenta y atribuyen sus votos al clientelismo y a la estupidez de los pobres.Pensándolo bien, allá también  hacen eso...
Eso sí, los cacerolitos nuestros patotean periodistas pero todavía no han pasado al vandalismo. Aunque no se privan de festejar  si los muchachos de la Cámpora son agredidos.
No toleran que les trastoquen el orden establecido y en ese sentido el peronismo fue para ellos como una patada en la ingle. Justicia social para ellos es dádiva del estado, y cobrar impuestos a los más ricos, un robo. Que la empleada doméstica tenga derecho un insulto, y que el preso no sea torturado garantismo inútil, cuando no desperdicio de recursos.
No vivimos en el país ideal, y hay mucho para reclamar: aún hay pobreza, aún hay desempleo, empleo en negro, explotación infantil, trata de personas, concentración económica, privilegios para los más ricos, falta de planificación urbana, federalismo que sirve de excusa para perpetuar desigualdades educativas, sanitarias, etc.
Pero los cacerolos no reclaman por eso. Se quejan por la AUH, una política de inclusión, no toleran la ley inmigratoria progresista que el país tiene porque sólo ven una marea-que no es tal- de extranjeros que los invaden - y encima negros, que los rubios no molestan tanto-, piden comprar dólares libremente y seguir operando en negro, como siempre lo han hecho.
Realmente no soportan más a este gobierno, ni a ningún otro que toque sus privilegios o los privilegios de quienes adoran y ansían imitar...no soportan a una juventud movilizada y activa,salvo que sea Pro.
No hay nada que darles. No se los puede representar porque son lo opuesto de los que un gobierno nacional y popular puede cobijar - aunque se nos cuelen oportunistas y alimañas varias- y tienen demasiada soberbia- justamente ellos que tratan a la presidenta de ídem, para ser segundos de nadie.
Pedirle a la oposición - salvo el Pro- que los represente es mucho. Tendrían primero que resolver sus propias contradicciones y dejar el papel de meros comentaristas - malos comentaristas- de la realidad. Si lo van a esperan consigan una silla muy cómoda.
Sueñan con un golpe blando, una revolución de colores. Hay que ganarles una vez más en las urnas,  aún sabiendo que desconoceran cualquier veredicto que no sea el fin de este gobierno. Como  negarían el valor de cualquier marcha de desagravio a Cristina.
No se puede discutir con ellos, porque no escuchan, aunque exigen ser escuchados y obedecidos. No negocian y por ello todo el campo de la política les es ajeno.Si alguien los critica es un vendido o un idiota,no ven otra opción...
Mientras no acepten las reglas de la democracia, serán una amenaza latente, que no se hace hace real por la ausencia de la pata militar a la que siempre recurrieron.
Pero les queda el golpe de mercado...,no hay que descuidarse.
Ante ellos sólo queda ir por un país más justo y más igualitario. Sin dormirse en laureles pasados.
Aunque eso los enfurezca todavía más.

7 comentarios:

  1. Tal cual Iris. Por vos conocí lo que la Savarin, y mi mujer diciéndome: -"En serio que no sabías que se llama así?"
    Para lo único que voy a pispear este Fracacerolazo es para ver si veo alguna por ahí, jaja. Porque por lo demás, me parece que están cruzando la peor línea que te puede tocar en tu derrotero; la del aburrimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me dan un poco de miedo.Hay en ellos un nucleo duro de violencia e intolerancia que asusta.
      En cambio no creo que nos puedan dar ninguna lección más que tomar nota de que hay gente que cree que somos el mal absoluto, y que todo vale contra el gobierno y quienes lo defienden.

      Eliminar
  2. La dictadura de los votos es terrible. ¡Maten a la yegua populista y así recuperaremos la república! ¡Viva la Patria!
    http://www.youtube.com/watch?v=S4ewTa9-u40
    Ya ve como todos los varelitas serán palmeados por los servicios prestados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En english, of course...la cara que pone el tipo es memorable.

      Eliminar
  3. Me confundí con este que arranca un cacho antes:
    http://www.youtube.com/watch?v=aSZHSAF9PEQ

    ResponderEliminar
  4. Muy buen analisis como siempre Iris! Saludo grande!

    ResponderEliminar