Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

domingo, 14 de abril de 2013

No somos imparciales: elecciones en Venezuela.


Hoy hay elecciones en Venezuela.Maduro tiene la pesada mochila de mostrar que puede asegurar la continuidad de un proceso que le devolvió la dignidad a un pueblo.
Lo que está en juego, una vez más, no es sólo la dirección que seguirá el país en materia política, social y económica sino también la integración sudamericana.Por eso la elección nos importa incluso a quienes, por una cuestión geográfica, no votamos en ella.
Venezuela ha mostrado una verdadera solidaridad, no declamativa, con los países latinoamericanos y hasta con desposeídos del Imperio. Y fue el chavismo el que promovió estas medidas mientras la oposición chillaba y reclamaba no seguir enfrentando a EEUU, ni seguir dando ayuda a Cuba.
Hay dos opciones muy claras: la posibilidad del seguir construyendo el socialismo del siglo XXI en el marco de la Patria Grande o la vuelta a la época previa a 1999 ,cuando Venezuela no era más que una repúbliqueta petrolera que mantenía carnales relaciones con EEUU.
No hay que engañarse: Capriles, más allá de sus buenos modales, que pierde de vez en cuando, representa la nada misma en materia de propuestas. O mejor dicho, quiere borrar de un plumazo lo que el pueblo, de la mano de Chávez, consiguió.
El apoyo al proyecto de Chávez no es mero sentimentalismo de masas sugestionables y compradas, como quisieran tipos como Aguinis o ambos Vargas Llosa. Tiene bases concretas.Cuenta Ignacio Ramonet:
 “La gran fuerza del presidente Chávez es que su acción concierne ante todo a lo social (salud, alimentación, educación, vivienda), lo que más interesa a los venezolanos humildes (75% de la población). Consagra el 42,5% del presupuesto del Estado a las inversiones sociales. Ha dividido por la mitad la tasa de mortalidad infantil. Erradicado el analfabetismo. Ha multiplicado por cinco el número de maestros en las escuelas públicas (de 65.000 a 350.000). Venezuela es hoy el segundo país en la región con mayor número de estudiantes matriculados en educación superior (83% detrás de Cuba pero delante de la Argentina, Uruguay y Chile, y es quinto a escala mundial, superando a Estados Unidos, Japón, China, Reino Unido, Francia y España). El gobierno bolivariano ha generado la sanidad y la educación gratuitas, ha multiplicado la construcción de viviendas, ha elevado el salario mínimo…, ha mejorado las infraestructuras de los hospitales, ofrece a las familias modestas alimentos mediante el sistema Mercal, un 60 % más baratos que en los supermercados privados, ha limitado el latifundio, ha duplicado la producción de alimentos…, ha reducido la desigualdad, ha disminuido la deuda externa.”
Hay debilidades a corregir: inflación, inseguridad y corrupción elevada, limitaciones en materia de soberanía alimentaria, ineficiencias burocráticas, pero está claro que sólo el chavismo puede asumir esa empresa y no la bolsa de gatos que es hoy en día, la oposición venezolana.
Hay una incomprensión muy grande en una parte de la clase media que ve la realidad por TV y que, aunque ve mejorada su situación, lo atribuye únicamente a méritos propios. Y es que no comprenden que la mejora de las condiciones de vida de los pobres también la beneficia a ella, ya que un mercado interno fuerte requiere más producción, mejores servicios, en fin todo lo que ella de un modo u otro proporciona.Y, que por otra parte, si se va todo al carajo saldrá muy perjudicada y tendrá pocas herramientas para salir adelante.
Lo mismo vale para el empresariado tan aferrado a sus privilegios de clase que se opone a toda mejora de las clases populares con los grandes medios de comunicación a la cabeza.
También se observa una gran incomprensión en algunos intelectuales,cegados por prejuicios de clase y más interesados en reírse de la peculiaridades de Maduro, que en ver las mejoras concretas que el chavismo dio al país.
Hay una enemistad muy grande por parte del Imperio, que no admite autonomías , y muchos cipayos que siguen gustosos esa línea.
Pero las encuestas favorecen a Maduro y no se esperan sorpresas. El chavismo ha nacido y debe mostrar que puede andar sin Chávez. Es todo un desafío y corresponde a Maduro y al PSUV mostrar que pueden con ese reto. El pueblo venezolano está con ellos...

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario