Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

viernes, 12 de abril de 2013

Por más estado, por más derechos.

Podría hablar de la oposición y de sus continuos papelones pero realmente no tengo ganas.
¿Qué se puede agregar que ya no se haya dicho de una oposición que ha renunciado a hacer política para hacer comentarismo?Que no propone y sólo se opone.
Tenemos una derecha cuyo único plan es borrar de un plumazo la última década y volver al más rancio liberalismo, y una izquierda, que en nombre de la pureza y del temor a contaminarse con las alianzas non sanctas del oficialismo, se junta sin pudor con la derecha y con los representantes de una oligarquía que se siente- y en parte aún es- dueña del país.
Frente a eso hay un gobierno de centroizquierda, populista o como se lo quiera llamar que propone, que amplia derechos, y que avanza en la recuperación del rol del estado en favor de los más pobres.
Pero a falta de una izquierda que realmente corra el arco (no siempre esto es malo, es como la utopía, sirve para caminar) somos nosotros los que no tenemos que dormirnos en los laureles.
 Lo que voy a escribir a continuación va a parecer una sucesión de quejas,y tal vez lo sea. Pero al mismo tiempo son retos a encarar. La lista, aclaro ,es incompleta y arbitraria.
La recuperación del estado avanza pero hay que presionar para que ese avance llegue a cosas prosaicas como que nadie carezca de luz, agua potable, cloacas, gas natural, transporte público de calidad...y no podemos confiar en que empresas que no invierten y se lavan las manos lo hagan. Ya han demostrado que sirven para aumentar tarifas y quejarse, nada más.
 Que la inflación no se coma los salarios y que conseguir casa propia o que no te estafen con el alquiler no sean una utopía. El plan Procrear es un gran paso, en ese sentido. Los acuerdos de precios, no tanto. Mucho mejor sería fomentar  con créditos blandos las microempresas, cooperativas, y Pymes para que generen una mayor oferta de bienes y llenar el país de mercados centrales que faciliten el acceso a los productos de primera necesidad sin intermediarios.
Dejar de apañar la especulación con las tierras y regular mejor la propiedad de las mismas es una necesidad, amén de una planificación urbana, para que los desastres naturales no nos encuentren contando cadáveres en las grandes ciudades.

 Y también ir por las cosas grandes como una mayor regulación de los bancos o reformar el sistema impositivo para hacerlo progresivo. O una reforma de los sistemas educativo y sanitario que asegure salud y educación pública para todos, sin importar el lugar de nacimiento o la clase social. Porque el federalismo muchas veces es una excusa para negar derechos.
No podemos esperar buena voluntad de los empresarios, es inútil hablar con el corazón a quien piensa con el bolsillo. Van a seguir especulando con los precios sin invertir, mientras sea rentable, tanto como los ruralistas se sentaran sobre la soja aun a costa de perder plata.
Ahora que se plantea reformar el sistema judicial habría que replantearse las consecuencias de la "mano dura" en los más pobres que son los que caen preventivamente, muchas veces siendo inocentes, como se demuestra después de largos años.
Claro que no se puede todo al mismo tiempo y que hay que tener prioridades. Pero no por eso hay que caer en el posibilismo. Si vamos a esperar el momento perfecto, este nunca llegará. Nunca será el momento ideal para cambiar la ley de Martínez de Hoz,  recrear el IAPI o algo similar,  cobrar impuestos a las ganancias extraordinarias fruto del aumento de precios,reformar la constitución,  trasladar la Capital o legalizar el aborto. Siempre habrá algún motivo para no hacerlo. Pero si queremos realmente una sociedad más justa habrá que encarar una a una esas batallas. Los momentos no caen del cielo, se crean.
Es muy bueno que rompa la "pax financiera" con todo lo que eso supone, por ejemplo...si nos van a llamar chavistas demósle motivos.
Si digo esto es porque creo sinceramente que si hay un gobierno que puede hacer eso y mucho más, es justamente este. No podemos contar con una oposición que empuje en esa dirección. Y al parecer esa situación se extenderá por varios años. Nos toca a nosotros ir por el nunca menos y por el siempre más.

6 comentarios:

  1. Estimada, esta gente no tiene otro programa que pasemas a ser un mal recuerdo

    ResponderEliminar
  2. Que cosa? Nosotros pedimos por lo que falta, pero toda vez que avanzamos una pizca en eso nos tiran con el mamotreto conservador por la cabeza.

    ResponderEliminar