Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 27 de abril de 2013

Un día normal


Como las ciudades tienen sus fechas de fundación, los procesos sociales y políticos tienen o creen tener una o varias fechas madre.
Es un vistazo en retrospectiva, una reinterpretación del pasado, como toda historia.
En un día que otrora supo ser pírrica derrota, los muertos tantas veces proclamados gozan de buena salud.
Cuando el odio y las cacerolas se acallan...
Mientras que el ridículo se apodera de quienes se autoproclaman guardianes de la república...
mientras los otrora dueños de la patria hoy deben compartir el pedestal...
Un día más, entre otros tantos, de diez años -y quien sabe -quizá muchos más...
Hoy es un día como todos: la prensa “independiente” ignora la ¿amarilla? ¿multicolor? represión del alcalde fugitivo. Que ahora sí estaba, dijo.
Vaya consuelo.
Los impolutos periodistas reifieren llorar por los que compran dólares.
Como lo harán quienes salgan en el próximo cacerolazo con la esperanza de -esta vez sí- matar al monstruo que ellos engendraron.
Porque es así. Los monstruos nacen de los miedos. Dime tu miedo y te diré que nacerá de él...
Hoy es un día como cualquier otro, un día normal,en un país normal, aunque en algún momento eso fuera una utopía...
Pero la utopía sirve para caminar y no es momento para detenerse.
Porque ayer molieron a palos a médicos y pacientes del Borda.
Porque hoy los diarios fingen que no pasó nada, y las cacerolas están guardadas.
Taser y cacerola, la lucha es una sola.
Porque el camino empezado hacia un país más justo y solidario está muy lejos de culminar.
Las injusticias duelen. La indiferencia echa sal en las heridas...
Hay que caminar hasta que los pies duelan y mucho más...
Que la máscara sonriente de un Macri no nos tape el camino.
Ayer hubo un acto más de injusticia.
Como otros tantos con menos publicidad aún...
Tenemos un rumbo. No olvidemos eso.
Queremos una Argentina con salud pública para todos, con educación para todos, con transporte público para todos, donde todos puedan acceder a un empleo digno y llegar a la vejez con una jubilación acorde.
Como soñaba un flaco que se nos fue hace tanto o tan poco.
Ese país que parece monstruoso a los ojos de los Macri, valientes tuiteros de cartón pintado. A los ojos de los ruidosos caceroleros, y los ojos de múltiples pusilánimes que juegan a comentaristas de la política.
Ese país que no permitiría escenas como las de ayer.
En ese país no habría presos sin sentencia, niños desnutridos,viejos abandonados, o locos apaladeados.
A eso debemos aspirar . Aunque lleve años y décadas lograrlo.
Hay que caminar hasta que sangren los pies.
Para que lo que hoy es utopía, mañana sea un obviedad.
Hoy Macri es una excusa para recordar que no queremos , y que queremos.
Tan simple como eso...

6 comentarios:

  1. La conquista del desierto en Argentina fue militarizada. Hay allí un pequeño ruido: ¿Por qué militarizar una parte de la población para ocupar un territorio vacío?... La inmensidad de la pampa bajo el paradigma de mundo vacío. Desierto era solo el discurso para justificar el avance de la frontera sur. Hubo que matar varios miles de indios en un extraño desierto poblado. Ya Bartolomé de las Casas había peleado con su Iglesia para reconocer que los indios eran seres humanos con alma. Así que tanto Rosas como Roca estaban al tanto que no se trataba de un desierto.
    Ayer Macri mencionó que el espacio que se ocupaba estaba vacío. Y también se trataba de expandir la frontera inmobiliaria sur. Extrañamente vacío, pero que fue necesario ocupar con fuerzas armadas. Y bueno... no se trata de indios, sino de la sub-especie homo-sapiens-loco-pobre-sin alma.
    Macri es un referente de mucha gente que piensa lo mismo. Más que espantar votos, los reafirmó.Habrá que sangrar las patas caminando mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente es así. En la CABA, la mitad piensa como Macri, y a casi un cuarto no le importa.

      Eliminar
  2. Nuestros pies sangrarán hasta que su superficie sea cubierta de callos, entonces, podremos caminar sobre clavos sin dejar de avanzar.
    excelente entrada.
    Besos

    ResponderEliminar