Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

martes, 21 de mayo de 2013

Espejos (V)

Había una vez una ciudad que tuvo muchos nombres y olvidó el primero, así como olvidó su nacimiento.
Esa ciudad vivía de espaldas a un río y soñaba con tener un mar...
En ella, Elisa Herrera vendía unos curiosos espejos.
Eran espejos que mostraban a las personas feas y desdichadas, por más bellas y prósperas que fueran.
Por alguna extraña razón los habitantes de la ciudad compraban esos espejos con avidez y Elisa se hizo rica rápidamente.
Los habitantes de la ciudad vivían cada vez más frustrados e infelices, y cuanto más infelices eran más se enojaban, hasta que un día destruyeron la ciudad y se fueron en busca de mejores horizontes.
Lamentablemente se llevaron los espejos con ellos...

2 comentarios: