Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

miércoles, 1 de mayo de 2013

Lucha y festejo: día del trabajador

Como decía Aliverti en el 2010, hoy es el día del trabajador, no del trabajo. Diferencia semántica si las hay. Detrás de la primera denominación hay personas, hombres y mujeres que luchan por sus derechos, nada menos.
¿El origen de la fecha? veamos en Wikipedia:
"El Día Internacional de los Trabajadores o Primero de Mayo, es la fiesta por antonomasia del movimiento obrero mundial. Es una jornada que se ha utilizado habitualmente para realizar diferentes reivindicaciones sociales y laborales.
Desde su establecimiento en la mayoría de países (aunque la consideración de día festivo fue en muchos casos tardía) por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889, es una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago. Estos sindicalistas anarquistas fueron ejecutados en Estados Unidos por su participación en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y su punto álgido tres días más tarde, el 4 de mayo, en la Revuelta de Haymarket. En la actualidad es una fiesta reivindicativa de los derechos de los trabajadores en sentido general, y se celebra en muchos países.
Llamativamente, en Estados Unidos y Canadá no se celebra esta conmemoración. En su lugar se celebra el Labor Day el primer lunes de septiembre en un desfile realizado en Nueva York y organizado por la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo (Knights of Labor, en inglés). El presidente Grover Cleveland, auspició la celebración en septiembre por temor a que la fecha de mayo reforzase el movimiento socialista en los Estados Unidos desde 1882. Canadá se unió a conmemorar el primer lunes de septiembre en vez del primero de mayo a partir de 1894."
¿Qué hubo después? El comunismo de un lado del mundo, el estado de bienestar en el otro, como reacción al primero, y una porción del mundo donde los derechos de los trabajadores jamás llegaron a ser conocidos, no ya aplicados.
Pero luego de la caída del muro de Berlín un fantasma recorrió el mundo, y no fue el comunismo, muerto y enterrado bajo el muro, sino el neoliberalismo que comenzó a derribar los derechos adquiridos a fuerza de incontables luchas.
Ni Europa, cuna del estado de bienestar, se salvó , aunque pasaron más años hasta que se vieron las consecuencias.
 Más que nunca es día de lucha porque hay una porción del mundo que está perdiendo sus derechos en favor de la voracidad empresaria, con la complicidad de estados otrora benefactores, y hoy gendarmes y guardianes del privilegio empresario. Y hay otra porción,más grande ,que jamás los conoció. Para ellos salir de la miseria y la injusticia es la más lejana de las utopías. No ayudan al proceso quienes siguen esquilmandolos, en nombre de la civilización o en nombre de la libre empresa.
Es día de lucha porque el trabajo digno (no cualquier trabajo, que no estamos para defender la esclavitud o el negreo) que nadie lo olvide, es un derecho humano, de los y las humanos y humanas.
Derecho, que no obligación impuesta a la fuerza..., aunque a veces lo parezca.
 Tanto elogio del trabajo y me olvidé del ocio. Que no tiene un día pero también lo merece, porque ambos nos hacen humanos.
Despues de todo, también me opongo a la esclavitud y al trabajo infantil (sí, la infancia es un invento, pero es un buen invento), y nunca falta el que en nombre del derecho al trabajo se lo encaja de prepo al prójimo (en nombre de lo que no tiene el gusto de conocer, of course), para después quejarse de que hay vagos que no quieren trabajar (y si los hay, que tanto lío, que cosa esa de mirar el ombligo ajeno para ver si hay pelusa).
¿Y en Argentina? No somos una isla, y nunca estuvimos aislados del mundo aunque ahora rememos a contracorriente.
 En Argentina la edad de oro que tanto añoran los nostálgicos le negó casi todos los derechos a los trabajadores.
Tuvo que llegar el peronismo para reconocer que los trabajadores tenían derechos y debían defenderlos, para horror de clases altas y medio pelo.
Años de dictadura no lograron borrar del todo esa memoria  y fue el menemismo el que terminó por sepultar bajo un muro de neoliberalismo que le trabajo es un drecho y que hay que unirse para defender los derechos. En el sálvese quien pueda muchos compraron que solos podían...,otros compraron pasajes a Miami, pero esa es otra historia.
El derrumbe del 2001 nos encontró con una bocha de desempleados, que a diferencia de otros países, supieron organizarse porque se consideraban trabajadores desocupados y no inempleables de por vida.
Esto no es realmente un recuento histórico pero vale la pena mencionar que en 2003 llegó un presidente que vio más desempleados, que votos a su favor.
Y si esto fuera un cuento de hadas diría que todo cambió y que todos vivieron felices para siempre.
Pero la vida no es así..., aunque las cosas sí cambiaron y no es extraño que la presidenta haya hablado diez años después, de la década ganada.Se recuperaron las paritarias, subió el salario mínimo, bajó el desempleo y la subocupación, bajó el trabajo en negro.Se recuperaron las jubilaciones de manos de las AFJP y se  jubilaron personas que habían quedado afuera por carecer de aportes, debido al desbarajuste que tantos aplausos mereció del FMI. Ya se sabe, cuando el enemigo aplaude...
Pero estamos lejos de poder dormirnos sobre los laureles.
El trabajo en negro aún es alto, no hay una ley de riesgos de trabajo que realmente proteja a los trabajadores, previniendo los accidentes, y las ART- verdadero engendro neoliberal- siguen campantes. Cada tanto se descubre que aún persisten el trabajo esclavo y que los niños son explotados laboralmente, a veces por sus propias familias (cosa que la ley que prohibe el trabajo infantil ignora, con lo cual se desentiende de acudir en ayuda de esas familias, y proporcionarles la posibilidad de un trabajo digno a los adultos).
Hay una clase media (que dice mantener a la mitad del país) acostumbrada a negrear a la empleada doméstica , hay empresarios que negrean porque "sino los números no dan" (cuidado con idealizar a las pymes, pero no faltan grandes empresas en ese rubro). Hay sindicatos que miran para otro lado y un estado que negrea de puertas para adentro...
Es necesario un cambio legal y cultural. Hay que terminar con el sálvese quien pueda. Como dijo varias veces la presidenta, la patria son los otros.
No se trata de quejarse en vano. Es sólo un recordatorio de que hoy es un día de lucha (y de festejo a la vez, claro). Hay cosas por las que luchar y cosas que festejar. Como siempre ocurre en la vida...


6 comentarios:

  1. Enorme post, Iris.

    Me pasé toda la vida corrigiendo a los que decían "Día del Trabajo". Por supuesto que éste es el Día del Trabajador.

    (te dejé un chistecito en el blog de Ricardo).

    ResponderEliminar
  2. Excelent, Iris querida. Feliz día para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manfred. Feliz día para usted también.

      Eliminar
  3. Querida Iris: acabo de descubrirlo: tu blog también aparece en el libro "Destripando lo sagrado" (pág. 238). Te mandaría la foto del texto, pero no sé cómo...
    Besos y felicitaciones...

    Greta

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el aviso, Greta.
    Me siento muy halagada, realmente :-)

    ResponderEliminar