Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

lunes, 13 de mayo de 2013

Tiempos revueltos

Vivimos tiempos complejos. Ver claro se hace difícil cuando los medios de comunicación te bombardean todo el tiempo pronosticando catástrofes, y el mundo vive una crisis tan o más grave que la de 1929.
El gobierno mantiene la iniciativa y aunque no acuerde con todas las medidas- lo del blanqueo no me gusta ni medio-  está claro que seguirá haciendolo, y que las líneas generales del modelo se mantienen. Tan claro como que las presiones de los poderes económicos continuaran presionando para que todo se vaya al tacho.
Realmente resulta triste ver a una oposición que apuesta al hundimiento del gobierno como una opción para salvarse ellos. Olvidan que si vuelve el " que se vayan todos" también será contra ellos.
No es casual que sigan siendo una bolsa de gatos después de tantos años. El "me opongo porque me opongo" no es un proyecto de gobierno, y el único proyecto real que pueden ofrecer es el pasado, lo peor de nuestro pasado. Dicen que el kichnerismo es de ayer, pero ellos son de anteayer. Su auténtico sueño no son los noventa, son los cuarenta, sin peronismo (aunque alguno se autodenomine peronista), ni patas en la fuente.
Más lógico es que quienes pescan a río revuelto llamen al caos. La parte de la clase media que festeja esas predicciones debería pensar que ella será fuertemente perjudicada si esas predicciones se cumplen. Que su desprecio por los pobres que asomaron unos pelos del agua no les tape el bosque.
La única manera de enfrentar esas presiones es ir por más, por más intervención del estado en beneficio de las mayorías. Si el gobierno es tratado de estatista, chavista y otras cosas más, lo mejor es darles motivos reales para que se quejen los privilegiados.
No estamos en el 2009, pero,si una lección debió dejar ese año, es que aminorar la marcha no calma a las bestias.
Pero también es responsabilidad de la ciudadanía darle un fuerte espaldarazo  electoral al oficialismo este año para dejar en claro que este rumbo es el elegido por las mayorías.
Se vienen las elecciones y si bien no es el 2009, de seguro todo resultado menor al 50% será presentado como una derrota del oficialismo. Aunque en unas elecciones legislativas sea lo habitual.
Igualmente hay que saber que el gobierno sólo tiene una parte del poder y que cada paso es el equivalente a remar en dulce de leche, cuando enfrente están los poderes económicos concentrados y los medios masivos de comunicación.
La buena noticia es que por primera vez en mucho tiempo el poder político no está rendido a los pies de esos poderes (aunque la oposición sí lo esté).
Ojalá esa situación pueda prolongarse por varios años más. En lo que haga o deje de hacer el kirchnerismo está la clave.

5 comentarios:

  1. Gracias... muy bueno..., en G+ o g plus
    me gustaría "encontrarte" en la juntada del bondi y sus trayectos circulares... en los cuales compartimos cosas..., salu2

    ResponderEliminar
  2. El punto es que estas demandas tienen eco cuando entre en tension la restriccion externa tipica de la economia argentina y no se que pasara el dia que bajen los comoditties y recuperen su valor los productos con valor agregado , el punto es aca que la tesnion se desarrolla en un contexto donde los sectores del capital vislumbran el fin de la etapa y juegan a que se produzca cuanto antes pero saben que en 2015 no hay chance practica para que no se produzca lo que esperan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hasta ahora el gobierno ha mostrado funcionar mejor bajo presión. Ya veremos si esa característica se mantiene.

      Eliminar
  3. Muy buena su capacidad de síntesis. Me preocupa tanto lo que haga el gobierno como lo que haga el poder real y sus sicarios institucionales: medios y partidos de la oposición, ya en guerra franca y desembozada, sin cuidar formas ni efectos colaterales, dispuestos a cualquier cosa.
    Habrá que poner el cuerpo en la calle para dar señales para todos lados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias. Ciertamente estos tipos no respetan la convención de Ginebra.

    ResponderEliminar