Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 29 de junio de 2013

De términos medios,superaciones y el helado caliente.

Ha habido a lo largo de la historia una reacción ambigua ante los términos medios. Por un lado, la abominación "a los tibios los vomita dios", por el otro la exaltación y la afirmación de que la virtud está en el medio.
Actualmente persisten ambas vertientes, grupos de fanáticos que consideran toda disidencia como una traición, y ecuánimes profesionales que se niegan a tomar partido por nada ni nadie, no sea cosa de mancharse con la realidad.
Que la verdad esté en el medio es sólo cierto cuando los términos en disputa son promediables, ya sea en sentido númerico o en sentido figurado. Y para que sean promediables deben ser del mismo orden y la misma validez.
No se puede promediar grados Celsius con grados angulares, no tiene sentido promediar una temperatura medida con otra inventada.
Yendo a cuestiones más cualitativas, es más fácil "promediar" (o dicho de otro modo "consensuar" ) cuando se trata de cuestiones que no son de vida o muerte, y entonces se pinta la pared de beige en vez de pintarla roja o celeste, o se veranea en San Clemente en vez de ir a Mar de Plata o quedarse en casa.
Pero consensuar se hace más difícil cuando se trata de cuestiones políticas, morales o religiosas. No hay un promedio que deje satisfechos a todos, y hay posturas de discutible validez ("siempre habrá pobres" no es en modo alguno una postura respetable, aunque respetemos a la persona que la enuncia).
Pero en realidad todo esto es un divague . Porque los partidarios de la ecuanimidad no suelen pedir chamuscar a la bruja en vez de quemarla o liberarla. Lo que en verdad suelen pedir son las ventajas de los dos extremos sin sus desventajas y sus riesgos.
Por eso es que resultan tan insostenibles muchas de las pretendidas ecuanimidades. Es muy fácil decir: "quiero buenos hospitales públicos, escuelas públicas de excelencia, transporte público de calidad, seguridad garantizada, empleo digno y una suculenta jubilación, pero no quiero altos impuestos,ni tarifas altas, ni que el estado se meta en mi vida" o " Quiero que el estado subsidie mi empresa, pero no que me cobre impuestos" o "quiero seguridad y precios bajos, pero que el estado no se meta con las empresas ni dé planes sociales" . El único problema es que es contradictorio en sí mismo, helado caliente no servimos ,señores.
O somos neoliberales y proponemos estado mínimo,y nos  bancamos las consecuencias de pobreza, inequidad,represión y, a la larga, crisis económica producto de burbujas especulativas que nosotros inflamos o recurrimos al estado y en todo caso discutimos en que grado. Pero pedir un estado socialdemócrata sostenido por impuestos neoliberales no es sustentable en el tiempo.
Es muy fácil decir "quiero que el estado combata la pobreza, logre la independencia ecónomica, trabaje en la unidad regional y, garantice los derechos de las minorías vulnerables, pero que no se pelee con nadie y que no haya conflicto"  . El problema es que no es viable. Modificar el statu quo, toca intereses y eso siempre genera conflictos. No hay estatización de YPF sin conflicto con Repsol, no hay matrimonio igualitario sin iglesias en contra. No hay UNASUR sin recelo yanqui. El agua seca no existe.
No se puede "ir por más" sin crispar. Nuevos objetivos requieren nuevos frentes de lucha y nuevos conflictos. E incluso muchas veces el conflicto viejo sigue latente aunque parezca que fue sustituido por otro. Que no salga en los medios no quiere decir que no exista.
Ah,otra cosa que es mucho peor para el ecuánime profesional: defender lo conquistado requiere cierto grado de conflicto. Porque ningún derecho se conquista para siempre y los privilegiados crónicos están alertas ante el menor flaqueo para salir a recuperar lo que consideran suyo por derecho.
Todo proceso puede ser superado, y en ese sentido yo espero que el kirchnerismo encuentre, dentro de sí o fuera de sí, un émulo capaz de ir más lejos. Pero cada paso adelante supone un esfuerzo y supone el riesgo de pisar callos ajenos. Quienes proponen llegar a la cima de un salto, no son superadores, son mentirosos .


6 comentarios:

  1. "Lo que en verdad suelen pedir son las ventajas de los dos extremos sin sus desventajas y sus riesgos"

    Qué gran post!

    ResponderEliminar
  2. Tus afirmaciones son tan claras como la certeza de que nunca antes fue tan explícita la diferencia entre los dos modelo y quiénes fueron y son los poderosos responsables que se han visto menoscabados en sus eternos privilegios e impunidades.
    Ese ha sido el origen de los tan cacareados "avances", "confrontación" y "crispación", cáscaras de los huevos que hay que romper para poder hacer alguna tortilla.

    Saludos

    ResponderEliminar