Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

viernes, 11 de octubre de 2013

El primer hombre en América

Una vieja charla sobre el primer hombre que pisó tierra americana, cuando esta todavía no tenía nombre.
No, no fue Colón.
Este hombre no venía de Europa, ni en barco, y ciertamente no repartió espejitos de colores...

En Tarde o Temprano, hace ya varios años...

Pda: el audio está un poquito dañado, trataré de conseguir otro.
Y de yapa una charla sobre Piedra Azul.

2 comentarios:

  1. Vamos con Halperin.
    Esta claro de por donde llegaron los humanos al continente y que encontraron, también que Colon fue solo un avanzado de los reyes de España para darse un banquete con los tesoros americanos, la pregunta es:¿imaginas como seria América sin la intervención de estos tipos?
    ¿mejor o peor?.........................
    Ahora vamos con Brienza.
    Piedra azul sin dudas era Patoruzu, aunque hay otra historia donde dice que Patoruzu en realidad fue un indio traidor a su patria,también esta claro que no era chileno ni argentino y solo el sabría que era.
    Lo cierto es que se dio una buena vida rodeado de cautivas y trabajando de jefe de los malones, lo que me hace acordar de un caudillo riojano que habito en Olivos.
    Si Caruhe era la llave de la puerta al sur esta claro que Roca no la pidió y solo pateo la puerta y se llevo por delante todo lo que había detrás de ella,entonces vuelvo a preguntar lo mismo:¿imaginas como seria , bla,bla,bla....
    Esto me trae a una época mas reciente donde el General Peron dijo:Para hacer una buena tortilla hay que rompes algunos huevos.

    Abrazos cariños y besos (hoy me levante mimoso) Flecha

    ResponderEliminar
  2. Ni idea realmente.Hacer historia contrafáctica es un buen hobby pero nada más. Pero siempre está la opción de no hacer tortillas.
    Igual no puse estos audios porque coincidiera del todo con lo dicho sino porque son interesantes.
    Saludos.

    ResponderEliminar