Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

viernes, 4 de octubre de 2013

La unidad no es fácil

Una vez más vuelve el conflicto por Botnia. Una vez más queda claro que basta una empresa multinacional"  que juega al "divide y vencerás" para poner en duda todo un proceso de unidad regional.
Se diría que el conflicto central es ecológico, pero  no lo es. A pesar de las incomodidades que produce a los entrerrianos la pastera, no está realmente probado un daño concreto ( y menos que ese daño supere al de otras pasteras presentes en Argentina).
El problema central son las asimetrías regionales y el poco beneficio que Uruguay percibe en la unidad en el Mercosur, la UNASUR, etc. Busca desarrrollarse y lo hace por lo caminos que considera que tiene disponibles. En ese contexto de unidad débil  y de estados débiles las multinacionales pescan en río revuelto.
Recordemos que el Frente Amplio no  fortaleció significativamente el control político sobre la economía y que disponen de menos recursos que el estado argentino (aunque a éste también se le ven las costuras posneoliberales). ¿Qué dijo en otras ocasiones Mujica de las pasteras? habló de los impuestos que pagan, del trabajo que generan y aunque en términos absolutos no sean un número impresionante, lo son en terminos relativos para un país pequeños.
Mientras el Mercosur no genere un modelo de desarrollo regional estos conflictos seguirán existiendo. No cualquier forma de unidad es buena, y dejar el desarrollo local en manos de las multinacionales es sencillamente suicida, no ya para Uruguay, sino para toda la región.
Otro tema es el aprovechamiento político que nuestros opositores locales hacen del tema, ya son más uruguayistas que Mujica. No vale la pena tomarlos en cuenta, son simples oportunismos del momento, y algo similar se vive de seguro del lado oriental.
Hará falta mucha diplomacia para que la sangre no llegue al río, que el chauvinismo no se nos suba a la cabeza . La República Oriental no es nuestra enemiga, sino una aliada valiosa y necesaria.
Miremos nuestro propio ojo antes de mirar al ajeno. Lo que causa el conflicto es un modelo de desarrollo que es necesario rediscutir ¿quién dirige el desarrollo argentino, uruguayo , latinoamericano en general? ¿el estado o las multinacionales? ¿Cuál es el fin del desarrollo? ¿La ganancia empresaria o que todos nuestros compatriotas tengan trabajo, comida, salud, educación ,vivienda, seguridad, etc? ¿Cuánto del mediambiente estamos dispuestos a preservar y cuánto a modificar en aras de ese desarrollo?
Que una Botnia no nos tape el bosque...


No hay comentarios:

Publicar un comentario