Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 30 de noviembre de 2013

Aunque hoy no sea el día en particular, hay que decirlo siempre: basta de violencia contra las mujeres

Un poco tarde, me pongo a escribir de un tema espinoso. Porque la violencia que se ejerce sobre nosotras es multiforme y tiene grados, siendo el grado más elevado: el feminicidio, es decir el  asesinato de una mujer por el simple hecho de serlo.
Tan presente está la violencia en la vida de una mujer, que a veces resulta naturalizada , y no se percibe ni se denuncia como tal.
Hay formas obvias de violencia contra la mujer. Otras no lo son tanto. La ejercen hombres , pero también otras mujeres. El machismo y la misoginia están presentes tanto en hombres como en mujeres.
Parece claro que violencia es que tu novio, marido, o pareja te golpee. No vale decir que está "cansado" o "nervioso". Nada peor que el "no te metas", salvo quizá, el "por algo será".
Violencia es la trata que esclaviza mujeres para consumo del cliente, que hace la vista gorda.
Violencia son unos fanáticos que tiran piedras contra mujeres que se organizan por más derechos.
Pero violencia también es que él te fuerce a tener relaciones sexuales cuando no querés, que espere que vos "te cuides" como puedas, mientras él decide que el forro le molesta, o que está apurado.
Violencia es también que cuando vas a parir te insulten, te maltraten, te nieguen la anestesia porque " cuando abriste las piernitas te gustó".
Violencia es tener que pasar por una cesárea cuando querés una ligadura de trompas porque el médico quiere hacer dos en una. O que sea un calvario conseguir anticonceptivos en hospitales públicos porque se atrasaron las partidas...
Violencia que la educación sexual llegue a medias o no llegue a las jóvenes, por perjuicios religiosos o por pereza. Como si el sexo fuera a desaparecer porque no se hable de él.
 Violencia es que el aborto siga siendo penalizado (y que se judicialicen los pocos casos en los que es legal), y que las mujeres pobres aborten en condiciones inseguras.
Violencia es que te paguen menos por el mismo trabajo, o que te discriminen en los ascensos por ser mujer.
Violencia es que la mujer tenga que elegir entre una doble jornada (trabajo/hogar) o la dependencia económica del marido, porque no hemos avanzado en la responsabilidad compartida de las tareas del hogar y la crianza de los hijos.
Violencia es que te eduquen para pensar que no vales nada sin un hombre al lado. Que la complementariedad es buena cuando no es obligatoria.
Es bueno contar con un marco legal destinado a combatir este flagelo,como es un dato muy positivo tener una presidenta que ha remarcado en más de una ocasión que la eliminación de la violencia de género es una política de estado, pero una ley no hace verano. Hace falta un cambio cultural muy grande y el primer paso es dejar de lado la inacción y la justificación de la violencia, tan frecuente incluso entre las propias mujeres.
Así como alguien dijo "pobres habrá siempre", nos quieren hacer creer que violencia contra las mujeres habrá siempre, o que "ellas lo provocan".
Algo de verdad hay en esto último,como detonante, sin que eso quite responsabilidad al agresor de turno. Con los avances que ha habido en la igualación de derechos, hay hombres que se sienten inseguros y recurren a la violencia para que ellas "vuelvan a su lugar". Cuando alguien define su personalidad en función de ser superior a alguien y ese alguien sube un peldaño, él siente que baja.
No muy diferente de lo sucedido con la clase media y el primer peronismo. Si el "descamisado" o la empleada doméstica ahora tenían derechos, el almacenero, el doctor o la maestra se sentían que habían descendido. Mucho más incluso que el empresario o la gran dama de la Sociedad de Beneficiencia . Eso les generó un odio terrible, y la violencia que se desató duró años. Ya sé que estoy simplificando, porque hubo muchos factores, pero es un comparación sencilla.
No hay soluciones mágicas, y la lucha compete tanto a la sociedad como al estado.
Por eso es importante que se eduque desde pequeños a los niños y niñas para prevenir, reconocer, y denunciar los casos de violencia.
Nunca es demasiado temprano para decirle al pequeño o pequeña, que muchas veces ya ha sido testigo de escenas explícitas de violencia, y no en la tele precisamente, que incluso ha sufrido los golpes, que eso no es lo normal ni lo correcto, que puede y debe pedir ayuda, que es un deber de la sociedad y del estado intervenir para terminar con esa situación.
La supuesta inocencia rota de los niños no reside en que oh, horror de horrores, le digamos que si un adulto los manosea hay que denunciarlo aunque sea el padre, o el tío. O que se entere que está mal que papá la deje mormosa a golpes a mamá.La realidad siempre llega antes, y si la negamos tapándonos ojos y oídos los ingenuos, que no inocentes, somos nosotros.
El objetivo debería ser que dentro de 50, 100 o 200 años la sola idea de que la mitad de la población fue víctima de violencias por ser mujeres, pase a ser tan inadmisible como la idea del racismo o la esclavitud.
Por ahora tenemos un largo camino por delante (como que todavía hay racismo, y no falta el que defiende formas encubiertas de esclavitud).

3 comentarios:

  1. Me parece un excelente comentario mas agrego una reflexión acerca de la información mediatica y/o divulgación del tema:

    VIOLENCIA DE GÉNERO
    30 de noviembre de 2013 a la(s) 17:36

    La enfermedad de Cristina y el retorno a las funciones Presidenciales moderadas por las restricciones de su convalecencia pero no menos eficaces por la potenciación de su elenco de funcionarios, han carecterizado la información mediática de los últimos días por un menor nivel de crispación de los comentarios políticos y un aumento de noticias policiales de las que deben destacarse las vinculadas al Narcotráfico y a la Violencia de Género.


    Referida a éstas últimas, resulta notable la casi exclusiva mención a casos de mujeres agredidas /asesinadas por sus compañeros varones: probablemente no haya información sobre casos de mujeres agresoras/asesinas ó no se le asigna la importancia debida.

    A lo mencionado agrego en que toda la divulgación mediática (oficial y no oficial), la presencia de la mujer víctima tambien es preponderante.

    Pudiera pensarse que la superioridad física del varón (supuesta por tradición) es el correlato a las proporciones de noticias y divulgación como así tambien un machismo encubridor de situaciones no deseables.


    Creo entonces que tanto información como divulgación debería ser más equilibrada en relación a la identificación del agresor/agresora y, por qué nó, denominar al tema Violencia entre géneros así incluímos a tod@s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fijate que no hablo solamente de golpes sino de un conjunto sistemático de violencias que se basan en la idea de que la mujer es inferior y debe ser sometida. Sobre todo si se sale del molde preestablecido.
      Claro que hay hombres golpeados por mujeres y que no suelen denunciarlo porque el machismo reinante no acepta la idea de un hombre víctima. Pero es mayor la violencia ejercida sobre las mujeres, y existe mucha tolerancia social hacia la misma.
      No quise decir que la única violencia existente es hacia las mujeres. También son víctimas los gays, los niños, los ancianos,pueblos originarios, los indigentes (de cualquier género), las travestis, transexuales, etc. Esta era un denuncia acerca de un caso particular de violencia.
      Ni defiendo el modo morboso con que se tratan las noticias en las que hay una mujer golpeada o muerta con un regodeo en los detalles que francamente no deseo a nadie.Son más publicidad para imitadores que otra cosa.
      El hombre también es víctima de violencia,sobre todo por parte de otros hombres, pero por cuestiones raciales, socioeconómicas, religiosas, de orientación sexual, nunca es agredido por ser hombre.
      Otra cuestión a tratar sería como el sistema capitalista genera una sociedad individualista, e insolidaria de la cual tanto hombres como mujeres son víctimas...porque eso es violencia estructural.

      Eliminar
  2. Estamos en un mundo violento donde las reglas son impuestas a la fuerza, la violencia esta generalizada y es en la mujer, supuestamente mas debil donde se pone el acento, creo que hubo un muy buen trabajo de los grupos feministas que lograron sacar a la luz este problema social y creo que falta mucho por hacer para reflotar todos los otros.

    ResponderEliminar