Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

jueves, 12 de diciembre de 2013

Habemus democracia, ¿Quién le pone el cascabel al gato con botas?




Una plaza llena. Nada menos que la demostración de que los reflejos democráticos están intactos.
Y una Cristina que marcó la cancha  y dejó en claro lo esencial, la defensa de la democracia:
"Pero tengo una sola certeza, absoluta, inconmovible, todo lo que falta lograr, todo lo que nos falta hacer sólo se puede hacer en democracia, respetando la Constitución, respetando las leyes, respetando las autoridades legítimamente constituidas y elegidas por el pueblo. No hay ningún otro modo de poder hacerlo y el que crea que hay un camino alternativo que no se disfrace de cordero, que lo diga, si piensa que la democracia o la libertad o el poder expresar lo que sentimos es malo, que lo digan"
Porque la democracia cumplió añitos y está lejos de estar muerta como sueñan algunos, entre los cuales se encuentran personas que uno creyó mejores de lo que realmente eran. Aunque sí está incompleta, y por eso es deber nuestro, de todos los argentinos, el ir por más y mejor democracia para todos.
Hubiéramos querido que fuesen días más felices. No ha podido ser.  Una deuda pendiente de la democracia golpea la puerta ahora que, para nostalgia de los golpistas de siempre, ya las puertas de los cuarteles militares no son una opción.
Esa deuda es la democratización de la seguridad, hoy en manos de cuasi mafias policiales, que eran una bomba de tiempo y siguen siéndolo.
Mal momento para invocar un federalismo que termina siendo la negación de la existencia de un país.
No queda otra que desactivar esas bombas una a una. Queda claro que ni ,
José Manuel De la Sota,ni Antonio Bonfatti, ni Mauricio Macri, entre otros, ayudarán. En esas provincias ( y en la CABA) sólo se puede tapar baches y mostrar que el gobierno nacional está presente. Pero es momento de que los Uribarri, los Scioli, los Zamora, los Alperovich, muestren que su lealtad con el proyecto nacional es en serio y contiene un compromiso con la seguridad democrática. Que no es precisamente salir a cazar morochos para calmar clase media histérica.

Por ahora se negocian aumentos y mal que mal, las cosas se irán calmando. A pesar de los instigadores. Que si lograron algo es porque había mar de fondo. Pero eso no basta. Hay que acabar con la autonomía y el descontrol de las policías provinciales.
Hay que ponerle el cascabel al gato con botas. Modelos alternativos hay, está el francés, el venezolano, aún el yanqui. Hay que aprender , que no copiar, de las experiencias ajenas...Ya sé que se dice fácil, pero es una tarea a largo plazo, y es para ayer.
Mientras tanto, recordemos ( y festejemos) que, aún con sus claroscuros, hemos logrado mantener 30 años de democracia.  Y vamos por más.

6 comentarios:

  1. Coincido en el orgullo de poder vivir (por primera vez en nuestra historia) 30-años-seguidos con gobiernos elegidos democráticamente y en celebrar especialmente los últimos 10.

    Pero, hace poco más de 3 años el Presidente de Ecuador comprobó personalmente lo que implica el golpismo implícito por parte de las fuerzas de seguridad. Parece que es el último recurso al que se apela para moverles el piso a los gobiernos populares. El juez Zaffaroni se refirió con claridad a este tema recientemente.
    Me llama la atención la inoperancia ó lo que es peor, la inexistencia de algún servicio de inteligencia que maneje el Estado que cuente con los conocimientos y los medios para ANTICIPAR y CONTROLAR semejantes dislates que, además de ATENTAR directamente contra un gobierno democrático han brindado un horrible espectáculo de destrucción, robo y - lo que ya no tiene remedio - muchas muertes.
    ¿Es posible que el Estado, ya sea nacional ó provincial pueda quedar sólo como rehén de delincuentes y narcotraficantes fogoneados por los eternos destituyentes?
    ¿Nadie resultará PENADO por semejantes atentados a la República y sus habitantes?
    ¿No aparece ninguna voz realmente indignada a la cual estos hechos espantosos le resulten más importantes que la cotización del "blue"?
    Dejando de lado identificaciones políticas, me cuesta creer y me duele que tantos se confabulen y contribuyan para destruir y dañar a sus propios hermanos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente estos sucesos van camino en convertirse en una derrota para la democracia. Porque sí , prima el concepto de que seguridad = represión, y que no importa si los canas extorsionan , hay que darles lo que piden , pobres tipos.
      Pobres tipos, nada. Demasiados años de complicidad o vista gorda con el delito los han alejado de esa categoría, y si encima juegan este peligroso jueguito antidemocrático, ni hablar.
      El tema es que los gobernadores en vez de reaccionar organizadamente, y en conjunto, entre sí y con el gobierno nacional, lo hicieron de modo asustado e individual.Tal vez por la urgencia del momento, pero más seguramente porque comparten esa visión simplista de la seguridad y no aspiran a un verdadero cambio en sus policías. Mal vamos por ese camino.

      Eliminar
  2. ¿Si los echan a todos se desmejora el indice de ocupación?

    Tenemos una contaminación golpista que espero se ira con los años, los artífices de la represión aun están vivos, pero hay que educar y sobre todo hay que contar los hechos.
    Pasar la experiencia es muy difícil, cuando en alguna ocasión reclamo por mis derechos mis hijos me dicen que soy un rompebolas, no tienen idea, viven y disfrutan sin saberlo del sacrificios de otras generaciones,hablamos de San Martin, Belgrano o Moreno y son solo palabras en un libro de historia, Peron, Aramburu, Frondisi, Videla son solo nombres,Malvinas fue una guerra con los ingleses y asi muchas veces me deprimo , al final siempre trato de aportar lo que pueda, igual nunca alcanza .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, cansa pero no llena. Igual siga siendo rompebolas, que algo queda. Lo que pasa es que a los hijos no nos gusta reconocer, que, de vez en cuando, nuestros padres tienen razón.

      Eliminar
  3. Me compre una pincita de depilar, tengo miedo que se conviertan en gorilas.

    ResponderEliminar