Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

jueves, 28 de febrero de 2013

Mayorías, minorías, democracia y justicia

En principio la democracia busca garantizar que las mayorías tengan voz y voto. Durante siglos eso fue una utopía. Y aún hoy se corre riesgo de que vuelva a serlo en un mundo donde unos pocos multimillonarios bajo el seudónimo artístico de "los mercados" juegan con el bienestar de millones y les niegan sus derechos más básicos.
No por casualidad cuando hay un avance en los derechos de las mayorías suena fuerte la voz de unos pocos privilegiados que reclaman por lo que consideran sus derechos conculcados. Un privilegio largamente mantenido llega a confundirse con un derecho.
 Debe diferenciarse el concepto de minoría oprimida del de minoría opresora. A la primera se le han privado de los derechos que deberían estar garantizados para todos. La segunda conculca derechos y se guarda para sí privilegios como no pagar impuestos, evadirlos, no ir a la cárcel a pesar de cometer delitos, etc.
Sin embargo los derechos muchas veces chocan entre sí y entonces resulta que hay que decidir prioridades: propiedad de un lado, necesidades básicas, equidad e igualdad del otro.Derecho a protestar vs derecho a circular, derecho a la libertad de expresión vs derecho a la privacidad, etc. Y es que no todos los derechos tienen la misma jerarquía: hay derechos básicos que el estado debe garantizar.
 Para los liberales ese derecho es la propiedad. Otra perspectiva da prioridad al acceso al trabajo digno,la alimentación, la salud, la educación ,la vivienda de millones de personas. Para el liberal (o neoliberal) esos no son derechos reales sino mercancías sujetas a la oferta y la demanda que el mercado puede satisfacer si los mismos cuentan con dinero para pagarlas.
En ese marco de disputa por el poder - que no está solamente en el estado,niños míos- el estado puede tomar partido por las mayorías o por minorías privilegiadas. Según lo que haga será tildado de intervencionista o no. Cuando interviene en favor de los poderosos los liberales guardan silencio.No es extraño, suelen estar entre los beneficiados directos o indirectos. Cuando lo hace garantizando más derechos a más gente se lo demoniza. Doble estándar que le dicen.
 El derecho a la justicia es un derecho complejo, no se limita a que los delincuentes sean castigados. También el devolver derechos que habían sido arrebatados es un acto de justicia y otorgar derechos que antes habían sido negados lo es más aun.
Derechos, que no privilegios de casta que han terminado por vivirse como derechos por mera costumbre. La diferencia entre un derecho y un privilegio es que este último es excluyente: debe dejar afuera gente. Un privilegio pierde su razón de ser cuando se extiende a las mayorías.Si todos pueden ir a un restaurante de lujo, ya no es de lujo.
Frente a ese escenario que las mayorías tengan más derechos no es óbice para que las minorías mejoren su situación en cuanto a derechos se refiere. Lo que pierden en contries y exenciones impositivas lo ganan en seguridad y conciencia limpia (si tienen una).
El uso del término minorías en el sentido de minorías religiosas  (o no religiosas), sexuales, culturales,étnicas,etc, nos lleva a otro tema. Siendo como han sido ampliamente perseguidas y denostadas, muchas veces han tenido que luchar para conquistar derechos que para otros parecerían obvios. Como la persecución, el insulto, la discriminación, y la segregación no son derechos humanos (en serio, no lo son) no es óbice para los derechos de las mayorías que aquellas tengan los mismos derechos que todos.
Como tampoco es una objeción a la democracia que existan las minorías: de hecho las mayorías están compuestas por múltiples minorías.
Gobiernan las mayorías pero los derechos son para todos. No puede servir de excusa para disminuirla o para limitarla y más en nombre de privilegiados que exigen seguir siéndolo.

domingo, 24 de febrero de 2013

Los peligros de un estado bobo

Es sabido que un estado ausente deja desamparados a los más débiles: los que el mercado no necesita, o no valora lo suficiente.
Pero mucho más peligroso es el estado bobo y lo es porque da pie a la descalificación del rol del estado. Lo degrada y deja así el camino libre a la imposición de un estado ausente.
El estado bobo no es aquel que no interviene: de hecho, lo hace, pero mal. Invierte mucho pero confiando en la buena fe de las empresas, en que estas terminarán por invertir voluntariamente y que lo harán de modo tal que beneficie al país y no sólo a sus bolsillos. El resultado es que el estado pone la plata, controla poco y las empresas se la llevan con pala aumentando los precios, pero a la vez, negándose a invertir porque los aumentos no son nunca suficientes.
El sistema de concesiones es el sistema del estado bobo: en un sistema destruido por años de desinversión confiar en empresas que han sido responsables del vaciamiento y destrucción de los servicios públicos es cuando menos una ingenuidad. O un camino a la tragedia.
No intervenir fuertemente en esos ámbitos es perder una oportunidad histórica de mejor la calidad de vida de millones de habitantes.
No hay que pensar, sin embargo que una asunción del estado de sus responsabilidades en dichos rubros sea una solución mágica. Pasarán años antes que se tenga un sistema de transporte acorde con las necesidades del país, un servicio eléctrico que no colapse en verano y en invierno, gas natural en todo el país,etc. Más aún existe el riesgo que la ansiedad ante la espera de un cambio dé pie a los privatizadores de siempre.
Pero es el desafío a afrontar cada vez que el estado recupera las funciones que nunca debió haber abandonado.
Las deficiencias actuales se resuelven con más y mejor estado.
Otra cuestión es la tibia intervención del estado para controlar la suba de precios: se depende demasiado de que los empresarios quieran mantener los precios y de que los trabajadores no pidan muchos aumentos.
Sin embargo la picardía de los empresarios es bien conocida y ante el aumento de la demanda aumentan los precios en vez de invertir. Esas ganancias extraordinarias podrían ser gravadas impositivamente para que no les resulte tan conveniente.
Nada de esto es gratuito: cada paso requiere vencer infinidad de resistencias. Pero no hacer nada o hacerlo mal tiene un costo político mayor. Es dejar flancos débiles para que los nostálgicos de los noventa vuelvan a la carga con el discurso de “¿vieron que el estado no sirve?, son todos corruptos...porque las empresas no pagan el costo, es el gobierno quien lo hace. Tragedias como la de Once lo demuestran.
Pero son sólo divagaciones mías...

lunes, 18 de febrero de 2013

Un triunfo sudamericano


  
Primero lo primero: ganó Correa y por paliza (1). Como en ocasiones anteriores (Venezuela, por ej) la elección fue seguida con interés por fuera de Ecuador, en América Latina. No se dudaba del resultado (y quizá por eso se guardaron nuestros queridos cipayos de cartón piedra de ir a hacer el papelón que hicieron en Venezuela).
Ecuador es un país pequeño pero el resultado electoral tenía relevancia para América Latina toda: miembro del Alba y de la Unasur el proceso que vive este país tiene por una de sus bases la solidaridad con las repúblicas sudamericanas y la integración regional.
No fue casualidad ni que Correa dedicara su triunfo a Chávez (2) (que ya está de vuelta en Venezuela), ni que el
Gobierno venezolano felicitara al pueblo de Ecuador tras victoria de Rafael Correa (3).
 Con el triunfo de Correa, la reciente victoria de Hugo Chávez en Venezuela y la previsible ratificación del mandato popular a favor de Evo Morales en Bolivia el núcleo duro del “giro a la izquierda” muestra mantenerse firme en su rumbo. Dicho de otro modo: Ecuador y su revolución ciudadana, liderada por Correa, son un "mal ejemplo" de esos con los que da gusto contar en Latinoamérica.
Correa ganó y lo hizo por mérito propio y demérito del adversario.
Mérito propio porque su gobierno encaró reformas sociales en materias tan diversas como el combate a la pobreza, la redistribución progresiva del ingreso, la mejora del acceso a la educación, la salud, la vivienda, la realización de numerosas obras de infraestructura, todo esto sostenido por  una renovada capacidad del estado para desarrollar políticas públicas gracias a una serie de reformas en la legislación tributaria (diez, desde que Correa asumiera la presidencia) que permitieron elevar la recaudación fiscal en un 143 por ciento y dotar al estado de una mayor capacidad de gestión (4).
Porque con Correa al frente, Ecuador desafió al país sin nombre incorporándose  al ALBA, puso fin a la presencia estadounidense en la base de Manta, realizó una ejemplar auditoria de la deuda externa reduciendo significativamente su monto, retiró al Ecuador del CIADI y por si fuera poco se da el lujito de otorgar asilo a Julian Assange (5).
No es  casualidad,vuelvo a insistir, que Correa sufriera un intento de golpe de estado en el 2010 (en Latinoamérica una buena señal de que pisaste callos importantes es que te intenten voltear) , ni que periodistas que lo atacan con virulencia siguiendo la línea de grandes empresas con intereses opuestos a los del país  lloren por supuestas persecuciones a la "prensa libre". Igual que en Argentina atacan como partido político y se defienden con la libertad de expresión.
Del otro lado sólo hubo un vacío de ideas, fragmentación ya que no hubo un Capriles ecuatoriano, y quejas anticipadas hablando de fraude. Su proyecto es inconfesable: volver atrás con lo logrado en estos años, poner en caja a la "negrada" que se les ha rebelado y que proclama orgullosa que tiene derechos y los va a defender.
No significa que el proceso carezca de contradicciones, ni que no tenga asuntos pendientes. La discusión por un nuevo modelo de desarrollo y el papel que juega la megaminería,el lugar que tiene el movimiento indígena,la necesidad de una reforma agraria profunda son temas que generan contradicciones en las propias filas de Correa, sobre todo entre quienes mantienen un apoyo crítico pero con desconfianza hacia los que llaman gobiernos "progres"(6). 
Guillermo Lasso, con cierta hipocresía, dijo que el enemigo de Ecuador es la pobreza (le faltó mencionar la desigualdad) y tiene razón . Se ha hecho mucho pero aún se está lejos de terminar con la pobreza en Ecuador. La economía del país sigue dolarizada y ese es un corsé que dificulta tomar medidas propias de un país que tiene soberanía monetaria.
Ecuador tiene una constitución nuevecita que garantiza derechos que aún deben ponerse en práctica. Será un largo camino, todo hay que decirlo.
Por lo pronto, es día de festejo para Latinamérica ¡Felicidades Correa!¡Felicidades, Ecuador!

domingo, 17 de febrero de 2013

Barajar y dar de nuevo...en Linux 2

Continuando con la limpieza de verano, y tal como me había propuesto, eliminé de mi notebook varias particiones ext4 y creé otras nuevas para quedar con 5 particiones: 4 para los sistemas operativos y uno para la partición home común a todos.
Como sistemas operativos elegí Trisquel 5.5, Linux Mint 14 "Nadia",
Tuquito 6 "Guaraní" (beta) (una distro argentina) y Opensuse 12.2 "Mantis".
De la convivencia entre distros se encarga el grub de Trisquel que configuré sin problemas gracias a un programa llamado Grub Customizer.
Es una herramienta gráfica muy sencilla que permite configurar las entradas del grub, el orden de arranque y la apariencia del mismo (aquí tengo unas capturas de pantalla):














En Ubuntu y las distros derivadas se instala re-fácil:
Se abre un Terminal y se copian de a una estas órdenes:sudo add-apt-repository ppa:danielrichter2007/grub-customizer
sudo apt-get update
sudo apt-get install grub-customizer
Lamentablente en las demás distros toca compilar. Como detalles frívolos les comento que el tuxecito que ven es el del tema tuxcursors y viene en los repositorios de Opensuse. Para las demás distros se puede conseguir aquí   y que mi imagen del grub es esta: 

-->














No tuve problemas con la detección del hardware   (tengo una Acer Aspire con procesador AMD v120, tarjeta ati, placa de red inalámbrica atheros, placa de red ethernet Realtek,modem zte mf190) pero eso se debió más a suerte que a talento mío (que es escaso, yo resuelvo los problemas a golpe de google y ,mejor aún, consultando al patito) .
Dicho sea de paso Linux ofrece muchas opciones para conocer el hardware (yast2 es muy útil en Opensuse, el centro de control de Mageia, también) .Este artículo lo explica muy bien.
  Hice otro tanto con la computadora de sobremesa de la familia (una Intel Core duo). Con la salvedad de que debí conservar el Windows Vista :-( ,sin el cual el técnico de internet no vive , y Ubuntu 12.10 (mi familia ya usa Ubuntu).
 En esta ocasión como tenía más espacio (mi portátil cuenta con 160 GB de disco duro, la de sobremesa tiene dos discos, uno de 160GB y otro de 500GB). Parece un montón pero para los archivos personales siempre falta espacio (es el síndrome del ropavejero).
Instalé Opensuse, Trisquel (por favoritismo, nomás), Sabayon 11 y la beta 2 de Mageia 3 (por apurada).El grub de Ubuntu mantiene la paz  y tambien aquí uso Grub Customizer.
Me encantó particularmente el sistema de notificaciones de Sabayon (muy útil y con un toque de humor),y me causó gracia que el sistema operativo me deseara un feliz día de San Valentín. Debo salir un poco más. 
Por ahora todo está bajo control (bajo el control de quien es otro tema) .  

jueves, 14 de febrero de 2013

Reflexiones en el día de Scalabrini Ortiz

La historia sirve a la política como la geología a la arquitectura. No te dice que construir ni que estilo usar pero te avisa si tu construcción puede sostenerse o si se hundirá estrepitosamente (la idea es de Lucien Febvre).
Por eso tener una historia falsificada, con lagunas, ocultamientos y mentiras a designio (sarmientino esto) nos inhabilitó por mucho tiempo para ver claridad hacia donde dirigir nuestros pasos. Todo un movimiento de izquierda creció amantada por la visión europeizante de la historia mitrista, sin ver las cadenas del coloniaje que nos ataban. Y toda la tradición de derecha aún vive alabando el carácter excelso de aquellas ataduras.
Fuimos un país que se desconocía a sí mismo aunque en él no faltaban las voces que tratando de ser oídas nos advertían que el rey iba desnudo. La voz de Scalabrini Ortiz era una de ellas (lean esto de Galasso que está fenómeno).
El peronismo no fue ni el primero ni el único movimiento popular del país pero su surgimiento literalmente le movió el piso a una oligarquía muy cómoda en sus privilegios. “Era el subsuelo de la Patria sublevado... Lo que  yo había soñado e intuido durante muchos años estaba allí presente, tenso, multifacetado, pero único en el espíritu conjunto. Eran los hombres que están solos y esperan, que iniciaban sus tareas de reivindicación”, en palabras de Scalabrini Ortiz.
Y Scalabrini se sumó a esa marea viendo sus defectos pero sobre todo reconociendo su poder transformador . Qué fue grande. La magnitud de la reacción que generó lo demuestra.
Llevó décadas, varias dictaduras y la traición de un peronismo neoliberal destruir lo construido. Que aún era incompleto (no idealicemos), pero que era mucho.Llevará décadas llevar adelante un proyecto nacional y popular realmente profundo.
En medio de un vendaval de proporciones difíciles de establecer  no es buen momento para la amnesia.
La historia no terminó, como nos quisieron hacer creer algunos. Los procesos de cambio que se viven en América del Sur son una muestra de ello. Pero el discurso neoliberal es fuerte y nos quiere hacer olvidar quienes son los dueños de las cadenas. Disfrazado de sentido común, sigue presente. No nos hemos librado de él y sus máximas siguen en nuestra cabeza como las zonceras que tan magistralmente señaló Jauretche.
Vivimos un proceso de cambio con sus limitaciones , claro está. Y entre los obstáculos más visibles está esa misma oligarquía que él conoció, proxeneta de cuanto poder extranjero ha recalado en nuestras tierras.
No debemos olvidar lo que pasa cuando se confía en ella. No hay burguesía nacional ansiosa por desarrollar el país, pero sí una casta de privilegiados que han perdido el gobierno más no el poder, que siente que el país existe por y para ellos.
Liberarse de las cadenas es un acto poético e instantáneo, pero construir un país libre, solidario, justo, es algo más trabajoso y más cuando se trata de cambiar cimientos podridos, que fueron puestos así a propósito para que nuestro país fuera siempre endeble. Y todo eso sobre la marcha.
Juro que mi intención original era hablar de Scalabrini Ortiz y de los ferrocarriles pero terminé en otra estación.
Para reparar mi desvío los dejo con el Mayolero que la sabe lunga sobre el tema. Y en un plan más emotivo con Halperin:



lunes, 11 de febrero de 2013

Un cambio que nada modifica

Benedicto XVI renunciará el 28 de febrero próximo. Según él, debido a que ya no tiene la fuerza para cumplir con sus obligaciones como líder de la Iglesia Católica.
Joseph Ratzinger es un símbolo de la jerarquía católica actual, que no se ha adaptado nada bien a un mundo en la que ya no es hegemónica.
Cómplice de poderosos y poco dada a reconocer sus propios errores (más allá de honrosas excepciones) la iglesia católica como institución muestra señales de debilidad.
 No significa esto que no sea poderosa.El padre Grassi es un buen ejemplo de ello. Todavía cuenta con un poderoso lobby cuya influencia en los tres poderes de los países, el nuestro entre ellos es mayor inclusive que la real influencia que tiene en la conducta de la sociedad. De hecho ha perdido fieles a manos de otras corrientes religiosas sin variar por eso un ápice su línea oficial de conducta aunque de vez en cuando salte una voz disidente , rápidamente desmentida por las jerarquías.
 Ratzinger renuncia: su papado estuvo marcado por los escándalos de pedofilia en varias iglesias del mundo y por la filtración de documentos secretos del Vaticano.La jerarquía conservadora y ciega a la realidad que insiste en un discurso homófobo y misógino como si añorara siglos pasados no ha renunciado con él. La que no excomulgó a represores. La que encubrió a pedófilos. La que tuvo el descaro de oponerse al preservativo en África donde el Sida es un flagelo (en boca de propio Ratzinger que se contradijo,volvió a cambiar de opinión,etc). La que se opone al aborto incluso cuando está en juego la vida de la mujer.
La jerarquía a la que él pertenece ha decidido morir con las botas puestas, que no los votos, porque en una institución verticalista como la iglesia católica, no se vota.Bueno. En realidad si votan unos pocos dejando a la mayoría afuera. El sueño de toda oligarquía. En el camino ha perdido el corazón de sus fieles.
Vayan mis respetos a quienes sin éxito trataron y tratan desde adentro de corregir ese rumbo.
Mientras tanto los jerarcas denuncian persecuciones inexistentes y mantienen sus privilegios sin compasión alguna hacia los pueblos que sufren el ajuste neoliberal en Europa.Como los mantienen en Latinoamérica, claro está, con la excusa de que los bautizados son mayoría. Pero ¿Son mayoría los que piensan como Ratzinger? ¿Cómo los obispos que defendieron golpes de esado oligárquicos en Honduras y Paraguay?¿Cómo los que practican antichavismo militante? ¿Cómo los que tomaron partido por los agrogarcas en la 125? ¿cómo los que se razgaron las vestiduras ante el matrimonio igualitario y hablaron de "cruzada"?
¿No será hora de que jueces y políticos dejen de bajar la cabeza ante esta jerarquía que hace rato que ya no representa a sus fieles?El nuevo código civil, una ley que haga posible el aborto legal, seguro y gratuito, dejar de aceptar amparos eclesiásticos que se oponen al precedente sentado por la Corte suprema al respecto, que se cumpla de una vez con la ley de educación sexual, dejar de financiar escuelas privadas religiosas y que el estado se haga cargo de su deber de educar, entre otras cosas.
Ratzinger renuncia. Pero no hay que hacerse ilusiones. No habrá cambio profundo. Al menos no por ahora.

jueves, 7 de febrero de 2013

Un país "normal"

Para los que añoran un país normal o-dicho de otra forma- el paraíso terrenal en la Argentina, que nunca existió.









sábado, 2 de febrero de 2013

El arma

El joven preparó sus armas con toda calma. Sabía que tenía tiempo. El fugitivo se había detenido y lo miraba. Intentó suplicar por su vida, pero no tuvo oportunidad de hacerlo. Un certero disparo acabó con su vida.
-¡Excelente!- sonó la voz en sus auriculares-Ahora descansa. Te avisaremos cuando haya una nueva misión.
El joven asintió y cerró los ojos. Dormiría al menos unos minutos…
A varios kilómetros de allí dos hombres observaban la grabación de lo sucedido:
- ¿Qué le parece? Es apenas un prototipo, pero podemos sacar miles como él poco tiempo.
El empresario sonreía exultante pero su posible comprador dudaba.
-Es casi un niño. No puedo confiar la seguridad nacional a alguien así.
- Tiene 16 años. No piense en él como una persona. Es una máquina de cazar terroristas.
- No lo sé. Preferiría un robot. Los humanos son obsoletos como armas.
- Esa es la visión que mi compañía trata de erradicar. Como usted sabrá no podemos usar inteligencia artificial de alto nivel para nuestras armas. Algún idiota no tuvo mejor idea que programar a los robots con la orden de no matar humanos. Pero ese no es problema para nosotros: no hay arma más eficaz para matar que el propio ser humano.
- Pero yo he visto aviones controlados por robots, y robots de combate.
El empresario se rió. No podía evitarlo. Cada ministro de defensa y cada secretario de seguridad nacional que lo consultaba decía esa misma tontería.
- Son torpes y cometen muchos errores. La efectividad de nuestro prototipo es del 100%.
- Así que básicamente, entrena adolescentes para convertirlos en asesinos profesionales, sin emociones, ni debilidades. Suena a mala ciencia ficción.
- Nunca dije que carecieran de emociones:tienen miedo, ira, frustración. Sus emociones los hacen mejores asesinos. La clave está en la obediencia y en la falta de empatía. Para ellos matar es cómo jugar a los videojuegos: matan para pasar a la siguiente pantalla.
- ¿Y porqué los elige tan jóvenes?
- Sus reflejos están al máximo nivel. En pocos años empezaran a decaer y ya no servirían.
- No esperará que le pague jubilación a cada uno de ellos.
-En absoluto. Forma parte de su misión el eliminar ejemplares obsoletos.
-¿Matan a sus compañeros? Lo veo difícil.
- No me ha entendido. Tendrá miles como él, pero todos trabajan por separado. Es requisito fundamental para su buen funcionamiento el evitar todo contacto innecesario con seres humanos. Si incumple con esa cláusula perderá su garantía.
- Es una dificultad. Esperaba poder hacer operaciones en equipo.
- No hará falta. Cada uno de ellos cuenta con las armas necesarias para eliminar a un ejército.
- Supongo que usted las vende.
- Sí, al igual que las hormonas.
- ¿Hormonas?
- Para contrarrestar los efectos de la testosterona. No querrá adolescentes desbocados a sus órdenes. La serenidad es esencial para su tarea.
-¿Son todos varones? ¿por que no emplean mujeres?
- Los ejércitos exigen varones. Creen que las mujeres son demasiado emotivas para matar.
- Y ¿es así?
-No. De hecho le mostraré una grabación del otro prototipo.
Una vez más la pantalla se iluminó. La escena era casi idéntica salvo por un insignificante detalle. Rodeada de máquinas y apuntando cuidadosamente su arma estaba una ¿niña?.
- Déjeme adivinar ¿también tiene 16 años?
- No. Tiene 14. El tratamiento hormonal hace que se retrase la pubertad. No son niños, pero lo parecen y eso es una ventaja. Aunque igualmente hemos tenido que desalentar a par de degenerados que entendieron mal el propósito de nuestro trabajo.
-No somos proveedores de prostitutas, ni nada parecido.
El comprador se sonrojó…
- Lo entiendo y le aseguro que no es mi propósito.
-Muy bien . Entonces supongo que ha llegado la hora de discutir el precio.
- Ciertamente. Si el precio es razonable, el ejército se lo pagará con gusto.
-Le aseguro que para un presupuesto de miles de millones de dólares mi prototipo le saldrá barato. Y no se preocupe por las bajas. Tenemos producción de sobra para abastecerlo…
Días después salió en las noticias de que el gobierno del país más poderoso del mundo contaba con una nueva arma para la seguridad nacional.
Según el presidente, todos los ciudadanos de bien ya podrían dormir tranquilos sin temor al terrorismo…