Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 29 de junio de 2013

De términos medios,superaciones y el helado caliente.

Ha habido a lo largo de la historia una reacción ambigua ante los términos medios. Por un lado, la abominación "a los tibios los vomita dios", por el otro la exaltación y la afirmación de que la virtud está en el medio.
Actualmente persisten ambas vertientes, grupos de fanáticos que consideran toda disidencia como una traición, y ecuánimes profesionales que se niegan a tomar partido por nada ni nadie, no sea cosa de mancharse con la realidad.
Que la verdad esté en el medio es sólo cierto cuando los términos en disputa son promediables, ya sea en sentido númerico o en sentido figurado. Y para que sean promediables deben ser del mismo orden y la misma validez.
No se puede promediar grados Celsius con grados angulares, no tiene sentido promediar una temperatura medida con otra inventada.
Yendo a cuestiones más cualitativas, es más fácil "promediar" (o dicho de otro modo "consensuar" ) cuando se trata de cuestiones que no son de vida o muerte, y entonces se pinta la pared de beige en vez de pintarla roja o celeste, o se veranea en San Clemente en vez de ir a Mar de Plata o quedarse en casa.
Pero consensuar se hace más difícil cuando se trata de cuestiones políticas, morales o religiosas. No hay un promedio que deje satisfechos a todos, y hay posturas de discutible validez ("siempre habrá pobres" no es en modo alguno una postura respetable, aunque respetemos a la persona que la enuncia).
Pero en realidad todo esto es un divague . Porque los partidarios de la ecuanimidad no suelen pedir chamuscar a la bruja en vez de quemarla o liberarla. Lo que en verdad suelen pedir son las ventajas de los dos extremos sin sus desventajas y sus riesgos.
Por eso es que resultan tan insostenibles muchas de las pretendidas ecuanimidades. Es muy fácil decir: "quiero buenos hospitales públicos, escuelas públicas de excelencia, transporte público de calidad, seguridad garantizada, empleo digno y una suculenta jubilación, pero no quiero altos impuestos,ni tarifas altas, ni que el estado se meta en mi vida" o " Quiero que el estado subsidie mi empresa, pero no que me cobre impuestos" o "quiero seguridad y precios bajos, pero que el estado no se meta con las empresas ni dé planes sociales" . El único problema es que es contradictorio en sí mismo, helado caliente no servimos ,señores.
O somos neoliberales y proponemos estado mínimo,y nos  bancamos las consecuencias de pobreza, inequidad,represión y, a la larga, crisis económica producto de burbujas especulativas que nosotros inflamos o recurrimos al estado y en todo caso discutimos en que grado. Pero pedir un estado socialdemócrata sostenido por impuestos neoliberales no es sustentable en el tiempo.
Es muy fácil decir "quiero que el estado combata la pobreza, logre la independencia ecónomica, trabaje en la unidad regional y, garantice los derechos de las minorías vulnerables, pero que no se pelee con nadie y que no haya conflicto"  . El problema es que no es viable. Modificar el statu quo, toca intereses y eso siempre genera conflictos. No hay estatización de YPF sin conflicto con Repsol, no hay matrimonio igualitario sin iglesias en contra. No hay UNASUR sin recelo yanqui. El agua seca no existe.
No se puede "ir por más" sin crispar. Nuevos objetivos requieren nuevos frentes de lucha y nuevos conflictos. E incluso muchas veces el conflicto viejo sigue latente aunque parezca que fue sustituido por otro. Que no salga en los medios no quiere decir que no exista.
Ah,otra cosa que es mucho peor para el ecuánime profesional: defender lo conquistado requiere cierto grado de conflicto. Porque ningún derecho se conquista para siempre y los privilegiados crónicos están alertas ante el menor flaqueo para salir a recuperar lo que consideran suyo por derecho.
Todo proceso puede ser superado, y en ese sentido yo espero que el kirchnerismo encuentre, dentro de sí o fuera de sí, un émulo capaz de ir más lejos. Pero cada paso adelante supone un esfuerzo y supone el riesgo de pisar callos ajenos. Quienes proponen llegar a la cima de un salto, no son superadores, son mentirosos .


sábado, 22 de junio de 2013

Flores para la memoria


Sucedió una vez, en un país muy lejano, que un grupo de jueces comenzó a recibir antes y después de cada sentencia un ramo de nomeolvides con una nota que decía ¿te acordás de la justicia?
Al principio lo tomaron como una broma, pero luego comenzaron a asustarse. Mandaron a revisar los ramos en busca de venenos, bombas o micrófonos ocultos, pero no había nada de eso, eran simples flores.
La noticia llegó a los medios y mientras algunos lo consideraron un gesto espontáneo de disconformidad, otros elucubraron que era un ataque a la justicia.
Porque los jueces que recibieron las flores eran famosos por sus sentencias injustas. Muchas personas habían perdido la vida o sus escasas propiedades a causa de ellos. También eran famosos por protegerse entre ellos, nadie podía atacar a uno sin que todos se unieran en su contra, lo que los hacía casi invencibles.
Las flores siguieron llegando y pronto se descubrió a la responsable, una joven de 18 años, de ignotos antecedentes. Cuando la descubieron, confesó en el acto...
La sentenciaron a varios años de cárcel por extorsionar a la justicia. El argumento fue que no se podía presionar a un juez ni con el pétalo de una flor.
Los medios aplaudieron la sentencia y la celebraron como muestra de sabiduría.
Pero entonces llegó un ramo de nomeolvides al canal con más rating...

lunes, 17 de junio de 2013

Como evitar ver un elefante:lecciones para analistas políticos

Siga estos pasos de a uno y en orden, o al azar, o elija uno solo y concéntrese en él. Como prefiera.
1-) Como primer recaudo, no lo mire. Unas anteojeras ayudan, pero una venda en los ojos es mucho mejor. No se puede confiar en el acto mecánico de cerrar los ojos.
2-) Haga difusa la clasificación zoológica con seudo problemas de definición ¿Qué es realmente un elefante? ¿no tiene este elefante características de ratón, por ejemplo, ambos tienen pulmones?
Si se atreve, niegue la existencia misma del elefante por fútil. Los elefantes no son necesarios, basta la construcción colectiva de las hormigas para reemplazarlos.
3-) Hable del inminente fin de los elefantes, pero niéguese terminantemente a mencionar cazadores, marfil o reyes de España. La culpa es del elefante que con sus acciones tiende a la autoextinción.Si puede muestre encuestas que lo prueben, o invéntelas.
4-) Reniegue de quienes insistan en defender o explicar al elefante (no es lo mismo, pero haga de cuenta que sí) . Deben ser tontos, estar comprados, o ambas cosas a la vez. Pero ,sobre todo, niéguese a participar en dicotomías sobre el tema. Defienda su punto medio entre el cazador y el elefante, y lamente la ausencia de sutileza de quienes no ven los matices como usted.
5-) Imagine un mundo sin elefantes y suspire de alegría.Usted lo ha logrado.
Y, finalmente, corrase que ahi viene el elefante, es pacífico, y no quiere hacerle daño, pero él es muy grande y ocupa mucho espacio.

domingo, 16 de junio de 2013

¡Feliz día del padre!

Dedicado a todos los padres que hacen honor a ese nombre, y en especial, al mío.
P.D: mejor lean esto . El colonialismo cultural está incluso en las cosas pequeñas.

sábado, 15 de junio de 2013

El odio

El tiempo pasa. Las circunstancias cambian. El odio es el mismo.Por diversos motivos hay una parte de la sociedad que jamás toleró ni tolerará al peronismo.
El 16 de Junio fue hijo de ese odio. Allí nació la violencia que signó el resto del siglo.
Durante el siglo XIX hubo una consigna entre los federales: "mueran los salvajes unitarios". Quedaron en la historia liberal como los sanguinarios que odiaban a los civilizados unitarios, olvidando que los federales habían sido previamente víctimas de asesinatos y traiciones. Lo que no le perdonaron nunca fue aquel año veinte, con los gauchos atando sus caballos en la plaza de la Victoria.
 Pasó otro tanto con el peronismo. Ciertamente no le perdonaban la afectación de intereses, ni la dignidad recuperada de los más pobres que ya no bajaban la cabeza tan fácil, pero lo que jamás olvidarían fue aquel 17 de octubre de 1945, con la negrada invadiendo el centro de la ciudad, vivando a Perón, ni las patitas en la fuente,nunca le perdonarían el miedo que sintieron ante la supuesta turba llena de odio que esperaban ver pasar...
 Como odiaban tanto, esperaban ver en quienes despreciaban el mismo odio que ellos sentían. No entendieron que ganar derechos genera alegría y no enojo.
Hubo un momento en que el peronismo pareció muerto, por obra de la dictadura y con el golpe de gracia de la traición menemista.
 Fue un momento en que resultó fácil ser progresista. Porque el pueblo ya no volvería a levantar la cabeza, porque la negrada sabía "su lugar". Claro que parte de la clase media pasó a ser pobre y la desigualdad aumentó exponencialmente. Pero el mundo era así, y "pobres habrá siempre", repetían.Y bastaba con poco para sentirse más bueno y honesto que el menemismo.
 Tanto que los "progresistas" se unieron a la UCR en la "alianza" a secas para hacer hacer menemismo incoloro, inodoro e insípido, pero "honesto".
 Mientras tanto Tinelli nos enseñaba que en materia de derechos para todos, "Nadie lo hizo, Ninguno lo apoya".Y lo gracioso era esto último cuando debía ser triste.
El menemismo con honestidad fue tan corrupto, tan desigual y tan defensor de la impunidad como su antecesor. Y nos precipitó al abismo.
Estalló todo, volvieron las viejas y olvidadas consignas de la mano de piqueteros y ahorristas estafados que ,sin embargo, abandonaron rápido el barco. Entonces ocurrió lo que nadie esperaba, el peronismo que se creía muerto, resurgió. No lo habían matado el 16 de junio, ni el golpe, ni la proscripción, ni la dictadura del 76, ni el neoliberalismo.
Volvió de la mano de un flaco desgarbado que venía del sur, y de su compañera de toda la vida.
 Hubo gente, entre ellos intelectuales progresistas, que no perdonan su regreso. Porque estaba muerto, y en su tumba lo vió, y no debía volver, para qué si ellos estaban tan cómodos, tan unidos, aunque la división de la sociedad prosiguera tan sangrante como siempre,aunque invisible. O invisibilizada. Porque seguía habiendo opresores y oprimidos, y la historia estaba lejos de acabarse.
Hubo gente , sobre todo clase media, que temió perder lo que, sin ese regreso, nunca hubiera ganado. Que se sintió peor porque los pobres estaban mejor. Hubieron los privilegiados, que aunque seguían llevándosela con pala no toleraron perder parte de su impunidad.
 Gente que casi le tuerce el brazo al gobierno más peronista que tuvo el país en décadas, allá por el 2008, que festejó el 2009 y lloró sorprendida e indignada el 2011. Que sacó las budineras y las cacerolas para repetir como farsa lo que otrora casi fue tragedia.
No pueden repetir, sin embargo, el 16 de Junio y allí radica su mayor impotencia. Su odio no se ha aplacado y mientras eso no ocurra no podrán aceptar del todo a la democracia y al juego de las instituciones aunque las invoquen todo el tiempo.
Porque así como Néstor dijo "progresistas somos nosotros" (nunca dijo revolucionarios, todo hay que decirlo),también pudo decir "defensores de las instituciones somos nosotros".Y hubiera sido cierto.También se defiende una institución devolviéndole la vida al adecuarla a la realidad. Porque, digan lo que digan algunos abogados, democratizar no es atacar, modificar no es destruir, reformar no es faltar el respeto.
 Las instituciones están para servir a la sociedad y no al revés . Nada más antidemocrático que la adoración a cáscaras disecadas mantenidas por mera tradición.
 No habrá otro 16 de junio, y es bueno que así sea. Lamentablemente eso no significa que el odio haya muerto. Debería preocuparnos y mucho, la impotencia de quienes así lo desean. Porque no dudaran en buscar caída de lo que odian y si la democracia no los ayuda, los mercados no dudaran en hacerlo.
El 25 festejamos un hito. Nada menos que una década ganada, y bien ganada.No olvidemos sin embargo que el camino es largo y los obstáculos muchos, y que los laureles no son para dormir sobre ellos.Hay que estar alegres pero al mismo tiempo alertas . Esa es la clave.

jueves, 13 de junio de 2013

Que las tragedias no nos tapen el bosque

Ha vuelto a suceder. Y lamento mucho decirlo, no será la última vez.Es muy poco lo que se puede decir con certeza en caliente, y hablar por hablar no es lo más recomendable ante una tragedia.
Se harán las pericias y a su tiempo sabremos quienes fueron los responsables ( y dije responsables,no culpables). Hay que tener cuidado con los juicios apresurados y los pedidos de cabezas.
No sé mucho de trenes - ni siquiera viajo en ellos- y no puedo sacar conclusiones técnicas.Ignoro si la causa fueron los frenos ,el maquinista, ambas o ninguna de ellas.
Lamentablemente siempre que hay muertos salen a relucir los caranchos que festejan no se sabe qué.
Como si creyeran realmente que un asesinato o un accidente de tren fueran a voltear un gobierno, por lo demás sólido y con apoyo popular.
Se murió gente, carajo, finjan respeto por lo menos...
Hay un sistema de concesiones que no da para más, hay años de desinversión, hay años de complicidad entre los sindicatos y la patronal para que nada cambie...
Lo que no hay son soluciones mágicas. Aún si el estado se decide a tomar por completo las riendas del sistema ferroviario argentino y a recuperarlo pasaran años antes que  se observen resultados.
Aún así no dejará de haber accidentes porque la seguridad absoluta no existe.
Hay mucho que no se ha hecho y el sistema ferroviario no es precisamente la joya de la corona. Tampoco puede decirse que no se haya hecho nada,porque se invirtió muchísimo; sólo que tantos parches están resultando más caros que la goma entera.
Habrá que discutir de una buena vez  por todas que modelo de sistema de transporte (ferroviario y de los otros) se quiere para el país . Uno que sea realmente federal y que responda a las necesidades del pueblo.Porque el actual solo nos trae incomodidades, quejas y tragedias de tanto en tanto (los colectivos tienen menos prensa que los trenes pero también chocan).
Pero no lo hagamos revoleando culpas y muertos, que eso es de los carroñeros, y nosotros aspiramos a ser algo más que eso.

miércoles, 5 de junio de 2013

Es ley el proyecto sobre fertilización asistida: contra viento, lobby y marea

Se ha dado un paso más en la igualdad de derechos. Luego de tantas dilaciones y lobbys, tanto de las empresas involucradas como de la iglesia que ve con rechazo estas prácticas,con 204 votos a favor, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto que garantiza el acceso integral a los procedimientos y técnicas de reproducción asistida y obliga a obras sociales y prepagas a hacerse cargo de esos gastos.
No quiero dejar de mencionar que el PRO dió la nota absteniéndose en una votación casi unánime. Según Pinedo por disidencias internas. El único voto en contra fue de un neomacrista Julio Ledesma.

Contra los querían una ley limitada e introducir la infertilidad como enfermedad, lo que salió es una ley amplia que permite a mujeres solas, y a parejas, tanto heterosexuales y homosexuales acceder al tratamiento.
No faltan las voces que desconocen el derecho legítimo de una pareja de tratar de concebir un hijo propio, diciendo que mejor adopten, "que hay muchos niños en la calle", olvidando que esos niños ya tienen familia, y no son adoptables. Olvidan también que las listas de espera son largas, y la cantidad de niños adoptables, mucho menor que la de los posibles adoptantes. Claro que eso lleva a otra discusión, que es la necesidad de una nueva ley de adopción.
 Esta ley puede parecer lo opuesto a una ley que despenalice el aborto, y quizá quienes la votaron así lo crean, pero debo aclarar que para las iglesias toca un punto igual del sensible ya que hay técnicas que implican trabajar con embriones, que para ellos tienen el mismo status de persona que los ya nacidos , o incluso más. Irónicamente uno se encuentra que les niegan la posibilidad de concebir a quienes quieren y no pueden, pero lo imponen a quienes no quieren .

Como titula Página12: "El derecho a la maternidad es ley". Ojalá pronto pueda plantearse claramente que derecho no es lo mismo que obligación.
 Esta nueva ley amplía derechos y como tal es un paso adelante. Muestra que el kirchnerismo gobierna para las mayorías, pero no olvida a las minorías. No es un hecho aislado, se inscribe en un proceso que tiene la impronta de la inclusión en todo sentido.Como dijo Cristina, más derechos suponen más inclusión y un mejor país.

Perdidos

Estoy muy triste. Porque me considero de izquierda y no termino de entender estas cosas.
No puede ser que gente tan inteligente como la que trabaja en La Tribu, Miriam Bregman o María del Cármen Verdú, abogada de la CORREPI crea que :"Este es el gobierno más represor desde 1983, el que más presos políticos tuvo, el que más pibes ha matado con el gatillo fácil, el que más presos ha torturado" o hablen de genocidio silencioso.
Dicho sea de paso, escuchen el programa de Oscar Cuervo. Estuvo muy bueno, como siempre , y el debate que se armó es muy recomendable.
Pero esas frases dichas tan livianamente, con una visión ahistórica de la realidad argentina, como si la década neoliberal con su carga de impunidad legalizada y su política de exclusión no hubiese existido nunca, muestra una vez más la ceguera y el carácter sectario de la izquierda argentina.
Si la derecha argentina busca amoldar la cabeza al sombrero encontrando que le sobra gente para su modelo de exclusión, la izquierda no se queda atrás. Claro que lo suyo pasa por denostar cualquier proceso de inclusión por no ser perfecto, por tener contradiciones...
Olvidan o minimizan que este proceso, con sus claroscuros, mejoró visiblemente la calidad de vida de las mayorías y reconoció derechos a minorías antes ignoradas. No es perfecto, pero difícilmente se merezca la condena total y absoluta, o la mirada condescendiente que recibe de parte de una izquierda que jamás mostró capacidad de movilización suficiente como para ofrecer un proyecto de país que pudiera concretarse y que sin embargo sigue sin autocriticarse acerca del hecho de que no enamora al pueblo, ni logra ser votada masivamente.
Por el contrario insiste en hablar de clientelismo o en quejarse del sistema electoral,y en creer que el pueblo vota siempre en contra de sus propios intereses. Eso es menospreciar  al pueblo de un modo categórico, y en especial a los pobres, a los que deberían aspirar a representar. Pero no se puede representar a los que se menosprecia. Olvidan que no hay sistema que impida ganar a quien tiene mayorías innegables a su favor.
El problema de la izquierda argentina se llama peronismo. Nunca lo entendieron, jamás lo toleraron y por el camino que van, jamás lo vencerán. Porque para ganar primero hay que conocer al enemigo, tanto en sus virtudes como en sus defectos.
Nada me gustaría más que votar a un partido que proponga- y cumpla- un socialismo del siglo XXI, en la Argentina. Pero no puedo dejar de ver que ese proyecto no llegado a las masas, y sin mayorías no hay revolución. No veo ninguna virtud en asumir una posición de superioridad moral por encima de las mayorías,posición que está a un paso de sugerir que el pueblo no sabe votar y que hay que reemplazarlo en las decisiones importantes.
Claro que las mayorías se construyen y eso es lo que debería estar haciendo la izquierda real -no hablo de Binner que es un conservador disfrazado- en vez de oficiar de denuncista y comentarista crónica de la realidad.
De otro modo la historia los seguirá pasando por al lado. E insisto, lamento mucho tener que decir esto. Igual yo no soy nadie y mi palabra no vale nada.
Mientras tanto hay una Argentina mucho mejor de lo que era al empezar el siglo. Que no es poco.


sábado, 1 de junio de 2013

Lo esencial y lo accesorio

Más allá de las movidas políticas y los enroques, si hay algo que debe quedar claro, es que hoy no hay superministros.
Las líneas mayores de la políticas las marca Cristina, tanto en los aciertos como en los errores.
Personalmente me desagrada bastante la figura de Puricelli  y no creo que pueda aportar en el ministerio de seguridad, pero no veo ni en su enroque ni en la llegada de Agustín Rossi al ministerio de defensa un cambio de rumbo sustancial.
Más allá de las características personales de los ministros, quién decide cuán a fondo se va en un cambio es la propia Cristina. Si el intento por terminar con la autonomía de las policías queda en aguas de borraja no será precisamente por la personalísima intención de Puricelli, sino porque no hubo la voluntad política de llevar a fondo la cuestión o porque no se lo consideró prioritario.
¿Habrá acuerdo con Bielsa en Santa Fe a cambio de mandar a paseo a Rossi? Lo ignoro. ¿Di Tulio quedará como nueva espada parlamentaria o la reemplazará otro después de diciembre? Nuevamente, no tengo idea.
Lo cierto es que no es la primera vez que esto sucede. Ya en el 2009 se especuló un montón con los antecedentes liberales de Boudou, y con un posible rumbo conservador en la economía, y cuando renunció Taiana se habló de un cambio de rumbo proyanqui, de la mano de Timerman. Nada de eso sucedió.
 En muchos casos además el ex asumía el rol de amante desechado y obtenía sus quince minutos de fama en los multimedios. No fue el caso de Taiana, y no creo que Garré reaccione dando un portazo tampoco,pero sí fue el de muchos, que súbitamente convertidos en mártires gozaron de una fama fugaz que ellos creyeron permanente...,hasta que se apagaron las luces. Semejantes antecedentes debería servir de advertencia a quienes, llenos de enojo, salen al encuentro del primer postor que les ofrezca micrófono. Estos tipos no aparecen por comprensión o solidaridad, sino para usarlos y tirarlos como han hecho tantas veces.
Porque la impotencia de un seudo-conglomerado político-mediático opositor ha llegado al punto de tener como herramienta primordial el ensuciar y el calumniar . Cualquier debilidad, real o ficticia, del kirchnerismo es para ellos un festín.
Lo es porque no tienen un proyecto real que ofrecer o, mejor dicho, tienen uno, y es inconfesable e insostenible . El proyecto de un país para pocos. Incluso algunos que otrora militaban en filas progresistas hoy sirven de comparsa a los nostálgicos del neoliberalismo a ultranza.
Y entonces el tema es agitar fantasmas sobre "juventudes nazis", bóvedas, insistir con truchones de la CIA, burlarse de la lista de los 500 productos y citarla incompleta y sesgada para que Doña Rosa diga que el gobierno se burla de ella (y no los de telenoche como realmente es). Más allá de que la medida en sí me parezca insuficiente, y susceptible a la avivada de las grandes marcas, que ponen con preferencia los productos más caros en la lista.O agitar fantasmas ante cada cambio de gabinete...,en fin.
Ante todo esto hay un gobierno que, con sus pro y sus contra, sus marchas y contramarchas, tiene un proyecto que es inclusivo y que ha mejorado claramente la calidad de vida de mucha gente.
No es casual que, aún en un período de amesetamiento económico y de clima mediático netamente destituyente, el kirchnerismo continue siendo la opción más votable.
Es que , cacerolas aparte, el kichnerismo es la única fuerza política capaz de garantizar la gobernabilidad y el adecuado timoneo de la crisis internacional sin que el país se vaya a pique.
Ninguno de los múltiples grupúsculos opositores puede garantizar eso, o siquiera sugerirlo.
De ahí que hayan asumido su papel de comentaristas en sillones preferenciales.
Tal como decía Aliverti hace 2 años, no quieren ganar.Y tampoco que el gobierno gane, agrego yo. Viven con esa contradicción y sus acciones lo reflejan. De ahí los deseos de Sanz de que la economía no mejore, por ejemplo.
Saben que no pueden hacerlo mejor, pero se conforman con ver que al gobierno le vaya mal, después..., no hay después. Sus planes son apocalípticos, no tienen un día después.
Es lo que hay, y no se puede esperar que las cosas cambien hasta octubre.
El gobierno seguirá gobernando y la oposición jugando en el lodo y tratando de arrastrarlo a él.
 Afuera la tormenta es peor que nunca, y acá, aunque no con tanta intensidad, se siente.No vamos a salvarnos solos. Ni Brasil, ni Venezuela, ni Chile, ni etc lo harán tampoco. Ni vendrá el Tío Sam a salvar a los "buenos", ocupado como está, en salvarse él mismo.
Hoy más que nunca América latina necesita estar unida y la tan esperada puesta en marcha del Banco del Sur es una herramienta indispensable para que la unión sea más concreta y tangible.
Que el circo que vemos a diario no nos tape el bosque. Lo esencial es esto: trabajar en conjunto con los demás países de la región para paliar las consecuencias de la crisis, preservar el mercado interno, seguir combatiendo el desempleo y el empleo en negro, seguir en definitiva trabajando por tener un país más justo y más solidario. Y no, no es invisible a los ojos.