Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 27 de julio de 2013

Yo sí estoy en contra de la unidad a toda costa

La unión siempre suena como algo bueno ¿quién se opondría a la feliz convivencia y a los happy endings? Es cómo oponerse a la felicidad.
Pero ¿unidad con quién ? Y ¿para qué?
¿Realmente pueden unirse explotadores y explotados bajo una bandera que no sea la de la resignación?
Suena muy bonito el deseo de terminar con todas las peleas. Pero ¿puede dejarse así como así la lucha por un mundo mejor?
No hablo de guerra. Ni de muertes. No estamos en esa situación. Afortunadamente.
No es el llamado "populismo" el que genera violencia. El que gana derechos no es el que odia.
No es raro que los privilegiados y sus lacayos busquen la vuelta a los 90: ellos siempre caen de pie.
Lo que es irónico es que las principales víctimas del neoliberalismo sean tan propicias a caer en sus cantos de sirena. Porque la clase media es frágil. Al primer viento fuerte caen sin remedio.
Piden que echen a los pobres del barco para ir más rápido, olvidando que cuando los neoliberales tuvieron el timón el barco entero se hundió. Y no había botes salvavidas para ellos.
En una sociedad compleja el egoísmo no lleva al beneficio de todos sino al de unos pocos. Los hechos lo prueban.
Los que creen que la presidenta es soberbia ¿que queda para los que suponen que en un país hundido ellos saldrán a flote por propia voluntad?
Ya pasaron por eso, y no lo lograron.
No vivimos en un país ideal. Pero tenemos esperanza de que sea cada vez mejor ¿por qué dejarlo en manos de gente de palabras huecas que prometen el cielo, pero en la letra chica aclaran que es sólo para pocos?
En letra muy chica, pero de vez en cuando se les escapa.
Dirá la clase media que el kichnerismo también promete cielos y no cumple.
Tal vez tengan razón. Pero no se llega a la cima de un salto. Ni en el alpinismo, ni en la política.
No es lo mismo estar camino a,  que yendo en dirección contraria. Aunque ambas opciones supongan no haber llegado.
Después de todo, las utopías son para caminar.
El neoliberalismo no es ni sustentable ni justo.Como el Titanic, se proclama insumergible pero al primer iceberg deja a la gente  a pique y sin salvavidas para todos.
El kirchnerismo tal vez les parezca improvisado a algunos, pero sale a flote en la peor crisis mundial desde 1929. Y sin achicar tirando gente al agua.
Sus logros son reales y tangibles, en defensa del empleo, de la soberanía, de los derechos de las minorías, de la inclusión de las mayorías...
No conviene cambiar la vida por una ilusión.
No hablo como resignada. Resignado es el que cree que "pobres hubo siempre", resignado es el que renuncia a la lucha antes de empezar, en pos de los "buenos modales", y sí, resignado es el que ante todo plantea un dilema de todo o nada, y siempre se queda con nada.
Ah, esos buenos modales de los que los privilegiados alardean y que siempre han perdido al menor roce de sus símbolos.
Tengo esperanza, inclusive en una clase media que puede ser suicida a veces. Puedo equivocarme, y si es así rectificaré en su momento.
No creo que los profetas de los buenos modales y la resignación institucionalizada lo hagan nunca.

viernes, 26 de julio de 2013

Reparadores de sueños

En recuerdo de una gran reparadora de sueños:

Los reparadores de sueños

Dicen que dicen que dicen que existen seres muy especiales que andan por ahí reparando sueños rotos o recuperando sueños robados.
Los sueños pequeños los reparan rápidamente, los grandes a veces les toman toda una vida. Enfrentan a gigantes en busca de los sueños robados…
No son magos sino personas comunes que circulan entre nosotros. Viven vidas más o menos comunes y algún día se mueren.
Los reparadores de sueños son muy difíciles de reconocer porque parecen personas comunes y corrientes y hay gente que nunca llegar a saber quienes son.
Los hay hombres y mujeres, jóvenes y mujeres, lindos y feos, negros y blancos, pobres y ricos…
Pero hay una regla muy fácil para saber si el que pasó era o no uno de ellos y es que los canallas y los egoístas siempre los odian y les desean la muerte. Es que ellos trabajan destruyendo sueños o robándolos y detestan que alguien les arruine su tarea. De ahi que incluso festejan su muerte.
Pero aunque mueran quedan los sueños que repararon o devolvieron y ellos son sus legados. Vale llorarlos pero mucho mejor es tomar sus mochilas de sueños y esperanzas porque aún hay muchos sueños rotos… hay mucho trabajo por hacer.

lunes, 22 de julio de 2013

Realidad vs carteles

Hoy le tengo miedo a las palabras. No debería hacerlo, pues vivo de ellas, pero hoy les temo.No a todas las palabras: sólo a las vacías, a las infladas y las que ocultan más de lo que revelan
Hoy les tengo miedo a las imágenes. No a todas, sólo a las que ofrecen cambiar la vida por un trozo de cartón pintado.
Temo que nos intoxiquen y nos hagan olvidar la realidad. Realidad que va más allá de un cartelón sonriente de un tipo que promete buena onda y la nada misma.
Temo que se llegue a creer realmente que puede lograrse algo, cruzados de brazos, y diciendo que sí a todo. Olvidando que la realidad no es un manual de autoayuda...
Es muy fácil decir que hay que dejar de pelearse y llevarnos todos bien. Lo terrible sería que fuese verdad.
Porque yo no quiero llevarme bien con los bancos a costa de que estos nos estafen, o con los campestres a costa de que evadan impuestos,o con EEUU a costa de soportar relaciones carnales.
No vivimos en un mundo ideal. Pero estamos muy lejos de estar mal si tenemos tiempo para preocuparnos por el precio del tomate (igual que en el 2007, ¿recuerdan?) o porque los doblajes al castellano- oh, horror de horrores- se harán en Argentina.
Podemos llegar a tener el tan esperado gravamen a la renta financiera , Argentina sigue apostando a la integración regional , a la recomposición de YPF (aunque preferiría que el acuerdo fuera con Petrobrás y PDVSA en vez de con Chevrón), a la sustitución de importaciones...Hay pues, la continuidad de un modelo post-neoliberal, populista, si se quiere. Un modelo que ha mejorado la vida de los más pobres pero, sobre todo , ha mejorado la vida de la clase media.
Hay mucho por hacer : hace falta la reestructuración total del sistema de transporte nacional (y del conurbano en particular) para ponerlo a tono con las necesidades del país, hace falta que revertir el déficit energético, poner más componentes nacionales en la industria local, combatir el trabajo en negro, hacer más progresivo el sistema impositivo,etc.
No sé si el kirchnerismo tiene la fuerza y la voluntad política necesarias para lograr todas esas cosas. Pero sé que ninguna otra fuerza política puede hacerlo.
 Sería una muy mala noticia que eso olvide en pos de los cantos de sirena de un supuesto peronista, que oculta su neoliberalismo bajo un manto de paz y amor, tal como el macrismo, al cual se asemeja cada vez más.
Aún sabiendo que sería una victoria pírrica porque a la hora de votar en el congreso, toca decidirse, y ya no hay careta de buenos modales que baste.
No sé que ocurrirá realmente, pero me preocupa. No es buen momento para dejar debilitado a un gobierno que ha mejorado mucho al país y que puede seguir haciéndolo.
Pero tal vez sea simplemente un rapto de pesimismo mío, tal vez me gane el microclima como ya me pasó en el 2011.
Después de todo esta continuidad no se romperá con un mal resultado en agosto o en octubre. Porque del otro lado no hay un proyecto que no sea el ver como se rompe el kirchnerismo, y pelearse por los despojos del país.
El 2015 queda al mismo tiempo muy lejos, y muy cerca ..., y queda por verse si el liderazgo de Cristina puede ejercerse desde afuera de la función ejecutiva.
Pero por ahora se acercan las PASO y veremos si la publicidad y la hipocresía le ganan a la gestión o viceversa.

martes, 9 de julio de 2013

La independencia es un sueño eterno


Hoy es 9 de Julio. Celebramos el aniversario nº 197 de la independencia argentina.
Pero hace unos días hubo una terrible afrenta hacia una nación hermana que nos mostró que la independencia no se proclama, se ejerce. O se deja de ejercer, como lo demostraron los países europeos involucrados.
Ya se sabe que el principio de reciprocidad cuando hay países de diferente poderío involucrados es el equivalente a esperar que los patos les tiren a las escopetas. Porque una situación análoga en Sudamérica con un mandatario europeo parece cómica, porque es impensable...todas las sanciones posibles hubieran caído sobre el país latinoamericano. Sanciones que no cayeron sobre los países europeos involucrados.
Cada vez que alguién se proclama independiente hay que preguntar ¿independiente de qué o de quién? ¿en qué grado? Porque ahí está la clave.
Nadie es totalmente independiente, pero se puede y se debe aspirar a un cierto grado de autonomía en las decisiones.
En un mundo globalizado (dominado por el capitalismo transnacional y salvaje sería mejor decir)  los enemigos de la independencia son las corporaciones. Corporaciones a las que es difícil de enfrentar aislados. De ahí la importancia de la UNASUR,  MERCOSUR, ALBA, y otras ensaladas de siglas.
Pero ¡Cuidado! porque no cualquier unión es señal de autonomía, y más cuando el caballo de Troya de la intromisión yanqui asoma de la mano de países crónicamente aliados a cualquier potencia dominante.
Tampoco ayudan a la unión países que sueñan con ser potencias per se y actúan con egoísmo. La lección de los países europeos sumisos al imperio es clara, EEUU no admite competencia y las corporaciones no admiten autonomías
No basta con ser un país con muchos habitantes y territorio para ser potencia. La presión yanqui es efectiva en sumo grado. Si Rusia no puede decirle que no ¿qué le queda a otros?
Tal vez la unión no alcance por sí sola. Pero es un paso adelante. Cortarse solo no lo es.
 Hoy festejamos nuestra autonomía con más certeza que cuando el FMI venía a inspeccionarnos. En buena hora.
Pero no hay que dormirse en laureles imaginarios. Aún tenemos la espada de Damocles del CIADI, el código de minería, múltiples tratados de "reciprocidad" en los que somos el pato y no la escopeta...
Se han desatado nudos. Se ha apostado a la unidad latinoamericana.
No es hora de aflojar. Hay muchos nudos que desatar. Desconfiemos de los cantos de sirena que incitan a cantar canciones de amor y paz, y dejar la confrontación.
Sin ella no hubiéramos logrado la autonomía que tenemos. La independencia no se conquista pidiendo permiso. Ni EEUU nos la concederá por "portarnos bien"...
Feliz día de la Independencia para todos (y todas).



sábado, 6 de julio de 2013

Dos caminos

Julio ha sido un mes jodido para los líderes populares: Entre el 1 y 3 de julio se recuerda la muerte de dos grandes o, mejor dicho, tres: Perón, Yrigoyen y Alem.
Mucho puede deducirse de quienes los odiaron y de quienes los amaron...
No es casual que tanto Perón como Yrigoyen hayan sido denostados por los grandes privilegiados de la Argentina y sus voceros mediáticos.
Nunca se le perdonó a Yrigoyen su defensa de la soberanía argentina política y económica (su defensa de YPF es un ejemplo)...y su solidaridad con los países hermanos
Nunca se le perdonó a Perón su defensa de la soberanía,su intento de formar un bloque sudamericano, su reivindicación de los derechos de los más pobres (ni a él ni a Evita), su intento por industrializar el país (que la burguesía industrial local, con su vuelo de gallina, jamás asumió como propio).
Sábato estuvo a punto de verlo cuando describió a las empleadas domésticas llorando por la caída de Perón. Luego, convenientemente, dejó esa intuición de lado.
Los que los amaban sabían bien porqué, o al menos lo intuían: cómo no iban a amar a quienes les devolvieron la dignidad, que los hicieron sentir que realmente eran la patria y no unos advenedizos, como siempre les habían endilgado quienes se desdecían de la nacionalidad al menor contratiempo, con cara de "este país no me merece". Que les permitieron hacer reales y concretos derechos que otrora eran papel mojado o que ni siquiera figuraban en el papel. Esto último, sobre todo con Perón y Eva.
Los que los odiaban también sabían porqué: porque el avance de los derechos ajenos supone pérdida de los privilegios, reales o aparentes. La clase alta no toleraba que el estado se metiera en sus asuntos, y la clase media no soportaba que los pobres no bajaran la vista como antes.
Los partidos que fundaron tuvieron caminos disímiles: el radicalismo nacional y popular se murió con Yrigoyen o quizá con el peronismo que absorbió a algunos de ellos pero que dejó al partido sin razón de ser. Sólo pudo sobrevivir aferrrándose a la formalidad frente al contenido. Triunfo postmortem de Alvear, podría decirse.
Parece increíble entender cómo y porqué un partido que amagó al menos con ser reformista en favor del pueblo, se enlodara por casi un siglo en complicidades con dictaduras militares a cual más sangrienta y autoritaria. Pero lo hizo, y aunque Alfonsín trató de devolverle su identidad, se entregó en cuerpo y alma al neoliberalismo y siguió así vaciándose de voz propia, hasta llegar a ser hoy en día como una sombra de lo que antes fue, con enanos peleándose entre sí por el título de gigante.
El peronismo, luchador y perseguido, sobrevivió al extreminio del 76, pero no lo hizo ileso. Perdió con Alfonsín,llevando un candidato que prometía impunidad, y creyó renovarse de la mano de un traidor a todos los principios básicos del peronismo, a menos que uno tenga una visión tan hueca del peronismo que acepte como peronismo dejar sin empleo a una bocha de gente, quitar derechos laborales, destruir la educación (justo el peronismo, que alfabetizó el país), la salud pública (justo el peronismo, que creó un ministerio de salud donde antes no había), que perdió con De La Rúa que prometía lo mismo con menos corrupción, como si el neoliberalismo pudiera no ser corrupto, siendo como es una ideología que vive de poner reglas para hacer legal la corrupción empresarial, aflojando controles o destruyéndolos.
Fueron los fantasmas de los dos grandes partidos los que terminaron de hacer trizas al país, y paradójicamente es uno de ellos el que mostró que podía revivirlo, renaciendo el mismo en el proceso.
Así surgió el kirchnerismo, que es el peronismo del siglo XXI, su continuación y su heredero.
No es perfecto, es tan superable como cualquier partido, pero en este momento es el peronismo más genuino que existe en nuestro país, y al mismo tiempo la movida más progresista que el votante  mayoritario se permite pensar.
Cuando su líder habla de una década ganada (ganada, no perfecta) lo hace recordando claramente de dónde venimos y en donde nos encontramos ahora, y no comparándonos con mundos ideales o con libros de Adam Smith o de Karl Marx. Lo hace pensando en la mejora de las mayorías tanto tiempo invisibles e inaudibles, y no en la comodidad de empresarios que ahora deben hacer más trámites o pagar los impuestos o en la facilidad de los medios para obtener primicias o en la facilidad para comprar dólares, moneda de EEUU, no nuestra.
El peronismo ha vuelto a ser sudamericanista y por ello no es extraño el rol que jugó Nestor en el 2005 junto a Chávez (el ĺíder más lúcido que tuvo el proyecto de integración regional) o el que jugó en su breve paso por la secretaría general de la UNASUR, o el que juega Cristina en la UNASUR y en cuanto foro internacional en el que ha participado. Ha aprendido que Argentina no puede sola, y por ello se busca la unidad, una forma distinta de integrarse al mundo , que no "aislamiento internacional", como llaman los genuflexos a la autonomía de las grandes potencias.
Frente a eso el radicalismo es una máquina de repetir fórmulas vacías, con aliados que prometen ora la revolución, ora la vuelta a los 90, ora la nada misma, el "liquidemos al kichnerismo y despues vemos"...
Dos caminos con puntos en común pero que claramente divergen con el cada vez más evidente camino suicida del radicalismo que insiste en no tener identidad. No logrará matarse tan fácilmente, pero le esperan largos años de derrotas fuertes y victorias marginales.
Y al peronismo le espera un destino ambiguo, triunfador hoy, lo acecha el fantasma de la traición de los 90 cuando abandonó su tradición en función del neoliberalismo más recalcitrantre. Quedó la cáscara, pero murió por dentro. Ahora, de la mano del diálogo y el consenso vuelve la amenaza que se creía destruida. Tipos como Massa jamás serán peronistas. Sólo pueden disfrazarse de tales.
Sin un sucesor claro para Cristina, el riezgo de perder el rumbo no es desdeñable. Dependerá de la muñeca política del kirchnerismo y ,sobre todo, de Cristina.
 Lo único seguro es que el peronismo será kirchnerista y hará honor a su fundador, o será cáscara vacía y podrida por dentro. El radicalismo debería servirle de advertencia, ya que no puede ser ejemplo.

miércoles, 3 de julio de 2013

De prepotencias y de la necesidad de unidad para sobrevivir

Una prepoteada más. La genuflexión a EEUU viene incluida.Terminó bien, por suerte. Pero no borra la prepotencia ni el absurdo con el que se condujeron países autoproclamados "civilizados"...
Europa ha caído muy bajo muchas veces, y este es un nuevo paso al abismo.
La respuesta de la UNASUR fue rápida y digna. Como ha sido desde hace años.
La inverosímil acusación, a saber, que llevaba escondido a Snowden, fue la excusa para la humillación a un presidente legítimo de un país democrático.
Está claro que EEUU presiona por todos los medios para evitar que se le conceda asilo político a Snowden. Ya lo hizo antes amenazando económicamente a Ecuador, y va a seguir haciéndolo.
Porque la decadente potencia mundial no admite iguales, solo subordinados , y la actitud digna de los países de la UNASUR, como la de Cuba, les parece intolerable.
Demasiado Hollywood, tanto que se han convencido de que son los más buenos, los más libres y que el mundo les debe la libertad. No ven la realidad o , más bien, nos quieren imponer otra, mucho más autoritaria que la actual...
Más que nunca hay que apostar por la unidad, manteniendo siempre como advertencia el ejemplo de la Unión Europea. No basta unirse, depende de quienes la hacen y el porqué.
No es lo mismo una unión de pueblos que una unión de mercados.No es lo mismo unirse para lograr justicia social que hacerlo para maximizar la ganancia empresaria. Y, aunque suene políticamente incorrecto, la unión no se hace con todos. Con los enemigos del pueblo que viven de explotar sin piedad a sus trabajadores (esclavitud mediante o con salarios bajos y en negro), con los cipayos de cartel, con los asesinos y torturadores, no hay unión posible.
Por lo demás está claro que la unión es un tema de supervivencia. Solos, seremos aplastados por un capitalismo tan salvaje que, en medio de su crisis más grande (y el ajuste más brutal), incluso muerde la mano de quienes le dan de comer.