Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

domingo, 9 de febrero de 2014

Lo que está en juego

Leí la Carta Abierta nº15 y a Horacio Verbitsky.
Más allá de mi acuerdo o desacuerdo con las diversas afirmaciones que allí se realizan, quiero remarcar que más que nunca vivimos momentos decisivos, que exigen dejar la neutralidad de lado.
Porque lo que está en juego, voy a repetirlo hasta el cansancio-mi cansancio-  es un proyecto de país, el único proyecto de país capaz de ofrecernos actualmente un futuro con algo de inclusión social y redistribución de la riqueza.
No hablo del pasado, como a veces un poco machaconamente habla nuestra presidenta...
 Insisto. Hablo del futuro. Del futuro de todos los que no podemos salvarnos solos, porque esos son bien pocos y ya los conocemos. Son los que se iban a Uruguay en pleno diciembre del 2001, porque les molestaba el ruido de las cacerolas. Los que siempre sacan el dinero antes de que la corrida barra con todo. Los que especulan y especulan...
Si hablo en primera persona del plural no es por retórica. Es porque me reconozco como parte- pequeñita, pero parte al fin- de un movimiento.
No tengo cargo oficial alguno, ni mucho menos poder, pero tengo la convicción de que es responsabilidad de todos los argentinos poner el hombro para sostener este proyecto nacional y popular, que,  con sus virtudes e imperfecciones, es la mejor herramienta con la que contamos para construir una sociedad más justa.
La otra es jugar a los cínicos y al que se la sabe todas, porque mirá-no-todo-es-como-lo-quería.
La otra es ir contra nuestros propios intereses, porque TN nos dice que Cristina es autoritaria y Boudou come niños...
La otra es soñar con la revolución proletaria universal, mientras la historia te pasa por al lado...
Porque si el kirchnerismo es vencido o aguachentado hasta diluirlo, los que más van a sufrir no van a ser ni Cristina, ni Capitanich, ni Boudou...
Va a ser la mayoría del país, los más humildes, los que sacaron apenas la cabeza por encima del agua...
Vamos a ser nosotros, oh orgullosa clase media, siempre tan desconfiada del estado y tan, en el fondo, dependiente de él ...
Lo que viene después de una posible derrota kirchnerista es la vuelta al neoliberalismo más rancio...
No es una amenaza vana. Es la realidad.
Pero no es una fatalidad. Hay un proyecto político que nos sigue ofreciendo la posibilidad de luchar por una mejor redistribución de la riqueza, por un crecimiento con inclusión. El del gobierno actual.Habrá que criticarlo cada vez que se desvíe o no juegue todas las cartas que debe, eso sí.
Lo que no podemos es lavarnos las manos y decir, "esta lucha no es mía", "que se maten entre ellos".
Porque después no tendremos ningún derecho al pataleo.


2 comentarios:

  1. Como Cristinista te felicito, a nadie se le pide que deje sus ideas, paro si apoyen este proyecto Político, como tu dices, que con errores y aciertos, tan mal no nos va., porque con el Neo-Liberalismo, bueno, creo que todos tenemos memoria, y si no la tienen lean Historia desde fines de 1955 al 2003 y del 2003 a la fecha. Si, también soy Peronista y Kirchnerista. Un abrazo.

    ResponderEliminar