Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 8 de marzo de 2014

Dejando en claro algunas cosas


Hoy es un día político. Como todos los días.
Vale cuestionarse si hace falta un día en especial para conmemorar las luchas, si tiene el valor de hacerlas visibles o si las confina a ese único día. No lo sé.
Pero en medio de tanta flor y chicle rosa empalagoso, quiero recordar que la utopía está allá, adelante. 
Que aún siguen muriendo mujeres asesinadas por no ser "obedientes", por no adecuarse a lo que se espera de ellas, porque ya no amaban a su pareja y quisieron dejarle, etc.
Que aún luchamos por ser visibles como algo más que amas de casa desesperadas por dejar los pisos brillantes, y objetos sexuales que se venden junto con una botella de cerveza.
Que aún luchamos por cobrar el mismo sueldo por igual trabajo, por romper el techo de cristal que a veces parece de diamante tallado, que- salvo escasas excepciones- hace que nos quedemos por el camino mientras los hombres escalan a los puestos de poder.
Que aún luchamos porque las tareas domésticas se compartan – no como una “ayuda” ocasional, sino asumiendo que la casa familiar no es un hotel, y que todos los que viven en ella – salvo los muy pequeños o muy ancianos- son responsables por su cuidado.
Que no siempre estamos disponibles para cuidar a papá , al abuelo, al suegro, etc, y que , a veces, incluso, necesitamos que nos cuiden.
Que no todas queremos ser barbies ni que se nos trate como boludas por default, como pretenden todos los autores/as de los contenidos mediáticos denominados “femeninos”.
Que luchar por la igualdad de derechos no es odiar a los hombres. Hay hombres feministas ,aunque no lo crean, y es que la opresión de la mujer también perjudica al hombre, porque lo degrada. Como hay mujeres machistas que se sienten bien despreciando a las demás mujeres y sintiéndose cómodas en su posición de inferioridad respecto del hombre, porque les permite no asumir muchas responsabilidades. Si él maneja la plata, elige adonde veranear, decide cómo me visto, con quienes puedo relacionarme y con quienes no, me paga todos los gastos, se encarga de las reparaciones de la casa ¿No es una comodidad? En cierto modo ese hombre no es más que un objeto usado para satisfacer las necesidades de ella. Es el precio de “comprar” una esposa “modelo”. Que jamás podrá contar con ella a la hora de compartir las responsabilidades, que nunca será su compañera.
¿Un estereotipo muy clase media alta? No deja de ser real por eso.
Claro que no todas las mujeres estamos en igualdad de condiciones. Existen diferencias de clase, existe la discriminación racial, la discriminación por religión o ausencia de ésta, por preferencias sexuales, etc.
Y eso supone diferentes prioridades. Incluso puede parecer que el feminismo es una cosa de ricas aburridas y frígidas, cuando no lesbianas frustradas, con ganas de joder la paciencia. Pero denunciar la desigualdad no es un juego ni un capricho. Es búsqueda de justicia para nada menos que la mitad de la población mundial, y no se contrapone a las demás luchas. A lo sumo explica porqué no hay un solo feminismo, sino múltiples y variados.
La opresión tiene muchas caras: la sufre la mujer golpeada por su pareja, la sufre la mujer que va al hospital público y es maltratada por los médicos y las enfermeras al parir su hijo,la mujer que es obligada a tener relaciones sexuales contra su voluntad, la niña a la que se obliga a ser madre porque se incumple la ley y se judicializan los abortos terapéuticos, la que no puede ascender en el trabajo porque tiene hijos , no hay guardería , ni horarios flexibles, su marido tiene su propia carrera y no va a quitarle tiempo a ella, la niña sobre la que recaen todas las tareas domésticas y el cuidado de los hermanitos menores, la joven que es vigilada en todos sus pasos mientras su hermano tiene vía libre, etc. No todas sufren/sufrimos la misma discriminación, pero todas sufrimos alguna.
Hay que tener cuidado, sin embargo, con los supuestos feminismos que ensalsan lo especial de lo femenino para negarnos el mundo y encerrarnos en la cocina. Lo femenino (con excepción de la genitalidad y el embarazo y parto) es un contructo social, tanto como lo masculino.
No hay “intuición femenina” como no hay “intuición masculina”, hay mujeres inteligentes, astutas e ingeniosas, como hay hombres inteligentes, astutos e ingeniosos. Y sin embargo cuando una mujer acierta se dice que es por “intuición femenina” y si el hombre acierta, es porque es listo. La discriminación no siempre implica golpes o insultos. A veces es sutil y hasta amable, pero siempre inferioriza al otro.
Luchamos contra todas las formas de discriminación y opresión, pero debemos ser un poco egoístas y recordar nuestra propia lucha.
No sea cosa que se sigan postergando ad aeternum nuestras reivindicaciones, porque nunca es el momento, porque siempre hay otra cosa.
Que quede claro algo: los momentos políticos, sociales y culturales se crean. Nunca llegará el momento ideal si nos sentamos a esperar. Por eso la lucha, hoy, mañana y hasta que no haya ninguna mujer que sea tratada como inferior por el solo hecho de ser mujer. Hasta que nuestros descendientes se sorprendan de que algo así haya podido suceder. 
Tal vez ese día no llegue nunca, pero es nuestra utopía, y hacia ella caminaremos.

4 comentarios:

  1. Querida amiga : desde hoy con mi esposa Marta Susana, nos hemos convertido en tus seguidores, porque coincidimos plenamente con tus palabras, desde la razón y el sentimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :-) y bienvenidos a mi blogcito.

      Eliminar
  2. Hola Iris, el día de la mujer nos deja a los hombres en pelotas y en estado de perplejidad. ¿Debo felicitarla?... Probablemente no. ¿Debo compadecerla?...Tal vez.
    ¡También usté se mete en cada una!...oficialista, linuxera, defensora de las diferencias, luchadora contra las desigualdades, bloguera, estudiante de exactas, escritora. En fin... la felicito por todo eso y la compadezco por la sociedad patriarcal que le ha tocado.

    ResponderEliminar
  3. Eh, no se ponga tan nervioso. La amabilidad siempre se agradece.
    Gracias :-)
    ¿Vio? Lo mío es meterme en líos.
    Igual hay que decir que me han tocado época, lugar, posición económica,etc, mucho menos jodidos que a otras. A mí me resulta fácil tomar posición. Otras se jugaban/juegan la vida.

    ResponderEliminar