Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 1 de marzo de 2014

El discurso más esperado (1ª parte)


No queda duda de que este era el discurso más esperado, el que trazara las grandes líneas y nos diera la perspectiva de cuales serían los desafíos que nos esperan en este año.
No fue casual la movilización de gente que hubo. Era el momento para estar allí, apoyando a la presidenta, y más aún, a lo que ella representa, un modelo de país con un estado inclusivo, que busca la justicia social, la independencia económica y la soberanía nacional, sin dejar de lado la integración con los países hermanos (peronismo, ni más, ni menos).
Y era el momento para que esperpentos innombrables hablaran de Franco y Mussolini...justamente ellos. Es lo que hace falta para recordarle a una porqué jamás estará de ese lado. Eso y una foto de Laura Alonso con su antichavismo a cuestas. 
Que si Argentina se parece en algo a Venezuela es en el odio de los opositores a toda mejora de los más humildes. 
Por eso la causa de Maduro es la nuestra y viceversa.  
Fue un discurso de reafirmación del modelo. Viendo las caras de los opositores quedó claro que fue demasiado para ellos.
Cristina dejó en claro su liderazgo y ratificó el rumbo. Que no es poco. Contra los que la daban por resignada y en retirada, dejó claro que el kirchnerismo se da el lujo de marcarle la cancha a todos. Como el actor principal que es. 
 

Veamos (mis comentarios en negrita):
 Si me notan muy quejosa, pido disculpas. 
 
Crecimiento económico y reducción de la pobreza
En el inicio de su exposición, la Jefa de Estado anunció que en el último año la economía nacional volvió a crecer, por lo cual "estamos volviendo a completar el período de crecimiento económico con inclusión social más virtuoso de nuestros 200 años de historia como Nación", enmarcado en un proceso de "crecimiento del consumo impactante".
A lo que es verdad, no hay mucho que agregarle. Claro que decimos-como Heller repite siempre- que el único índice de pobreza aceptable es cero, pero a la cima no se llega de un salto. Negar lo hecho es negar la realidad.
En ese marco, destacó que el Banco Mundial emitió un informe en el que elogia la reducción de la pobreza en la Argentina y resalta el rol del gasto público social ("nosotros la llamamos inversión pública social", dijo la Mandataria) y de transferencias monetarias dirigidas a sectores de menores ingresos.
Siempre me da miedo que el Banco Mundial nos elogie, aunque me alegra que no sea por ajustar a los que menos tienen.
Hay palabras que son derrotas culturales: gasto social, en vez de inversión social, gasto en salud y educación, en vez de inversión en salud y educación, gasto en ciencia y técnica, en vez de inversión en ciencia y técnica. Chorrea neoliberalismo nuestro lenguaje, fruto de una época que ha dejado huellas tan profundas como nefastas
No es casual que esos “gastos” hayan sido siempre los primeros en sufrir la tijera cuando el FMI nos dictaba que hacer. Para ser buenos alumnos, claro. Para “insertarnos en el mundo”,claro.
Hoy no faltan los canallas que nos quieren vender ese mismo ricino en botellas de otro color, y los no menos canallas que nos quieren hacer creer que son-todo-lo-mismo, en pose de damiselas traicionadas.
Lo cierto es que el estado inclusivo ha vuelto, y es nuestra responsabilidad que se amplíe y que no vuelva a ser desmantelado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada