Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 1 de marzo de 2014

El discurso más esperado (4ª parte)


Créditos para la producción
La Primera Mandataria indicó que el aumento en la producción pudo hacerse también gracias a la modificación de "la carta orgánica del Banco Central, permitiendo que sea el garante del crecimiento de la economía argentina, además del custodio de la moneda". Señaló que las nuevas líneas de crédito para la producción colocaron "55 mil millones de pesos en el mercado" y resaltó que "50 mil empresas recibieron esos créditos".
Aseguró que las modificaciones instrumentadas permiten "un grado de flexibilización a la autoridad monetaria, similar a la que tiene el Tesoro de Estados Unidos. Acomodar la autoridad monetaria no a un dogma, sino a las necesidades de un país".
Lo que no excluye la necesidad de debatir una reforma de la ley de entidades financieras que nos legó la dictadura. Hay proyectos cajoneados, como el de Heller, que merecen, al menos, una segunda mirada.
Crecimiento de la industria
La Presidenta de la Nación sostuvo que de 2003 a 2013, el producto bruto industrial aumentó un 106,4%, encabezando el crecimiento de los países de la región. Pese a ello, admitió que "los países desarrollados van a tender a que los resultados de las crisis que ellos generaron las paguen los países emergentes. Esto se ve a través de guerras comerciales y guerras de monedas".
Tristemente cierto. Si aplastan a su propia población, no hace falta mucha imaginación para prever lo que nos destinan a nosotros, “los sudacas”.
Pero rechazó las críticas por las restricciones a algunas de las importaciones: "En el lugar de los países que defendemos a nuestra industria y nuestro trabajo, figuramos cuartos", recalcó, por detrás de Brasil, India y Estados Unidos.
Ojalá fuéramos primeros. Je. Pero lo cierto es que si no se fomenta la sustitución de componentes importados en la industria, el cuello de botella seguirá allí.

Lucha contra el alza de precios
La Jefa de estado pidió "a los empresarios que valoren el esfuerzo que hemos hecho". En ese sentido, sostuvo que "no hay ningún justificativo para aumentos de valores que no se condicen con la realidad y que saquean el bolsillo de los argentinos".
Siento ser cínica. Lo hay . Lo hacen porque pueden. Llorar porque los empresarios son insaciables es llorar porque el agua moja. Inútil y redundante.
Aseguró que "vamos a tener que abocarnos desde el Ejecutivo y desde el Legislativo a sancionar instrumentos que defiendan a los usuarios consumidores frente a los sectores concentrados monopólicos y oligopólicos".
Ojalá sea así.
"Si alguien que vende alimentos o bebidas, alguien que tenía dos o tres supermercados, o exportaba muy poco, hoy han ganado mucho dinero y está bien, por qué no ponerle el hombro al país, para continuar con este modelo de crecimiento", exhortó.
Respuesta: porque piensan con el bolsillo (y a veces, incluso, desde la pereza más que de la ambición), no vale la pena hablarles al corazón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario