Diletante y en rebeldía

Diletante y en rebeldía
Algunas cosas no las sabe,otras las ignora, y la mayor parte ni siquiera las sospecha

sábado, 29 de marzo de 2014

Pedacitos (II)

El gigante los venció fácilmente. Para que no resucitaran los cortó en pedacitos y dispersó los pedacitos por varios puntos del planeta.
Luego se fue a descansar. Sentado sobre una roca tocaba una melodía en la flauta mientras se decía que al fin tendría paz.
Pero un rumor sordo lo distrajo. Buscó la causa durante unos minutos y cuando la descubrió se quedó helado.
Los pedacitos se buscaban, se llamaban, y lentamente se encontraban y se iban reuniendo. Con el tiempo, ellos volverían a armarse y todos los esfuerzos del gigante habrían sido en vano.
El gigante corrió y gritó y fue dispersando una y otra vez a los pedacitos, hasta caer agotado.
Era inútil, los pedacitos se reunían una y otra vez, con la certeza de que los esfuerzos del gigantes serían vanos, y que llegaría el día en que los pedacitos estarían todos reunidos. Ese sería el día de su triunfo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario